INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

¿Qué pasa con tu cuerpo cuando dejas de fumar?

10 de enero de 2018

Carolina Romero

Ya te sabes de memoria las consecuencias nocivas del cigarro pero aun así no lo dejas. Quizá saber lo que pasa cuando dejas de fumar te anime a dar al paso decisivo.



¿Imaginas perder todos tus recuerdos a cambio de unas cuantas bocanadas de ácido cianhídrico, plomo, arsénico, amoniaco, elementos radiactivos, monóxido de carbono, hidrocarburos aromáticos y más de 70 sustancias tóxicas?

 

El próximo cigarrillo que te lleves a la boca podría hacerte perder la memoria. Según un estudio de la revista especializada Archives of Internal Medicine, las personas que fuman tienen el doble de probabilidades de desarrollar demencia vascular y Alzheimer.

 

«¿Y?», piensas. Pues hasta el cansancio te han dicho qué es lo que pasas si fumas: disfunción eréctil, enfermedades cardiacas, enfisema, infertilidad, mal aliento, cáncer y ahora, perder la memoria. Si sabiendo todo eso aún no te has animado a dar el paso para dejar de fumar, quizá lo que te motive a dejar de hacerlo sean las cosas buenas que pasan cuando lo dejas. Esto es lo que ganarás si apagas el cigarrillo ahora mismo:

 

-

20 minutos

 

La presión sanguínea se regulariza. La tensión arterial también disminuye y la taquicardia desaparece. No sientes antojo de fumar más porque aún el efecto de la nicotina está en tu cuerpo.


 

-

8 horas

 

Aún hay nicotina en tu sangre, pero baja cerca del 7 %. Quieres —necesitas— fumar otro cigarro. El síndrome de abstinencia comienza a asomarse.



-

12 horas

 

Después de una forzada labor de tu cuerpo, la oxigenación de la sangre regresa a la normalidad. Las ganas de uno más aumenta cada minuto que pasa. Crees que es momento de rendirte y tomar el encendedor. 


-

24 horas

 

Ansiedad y síndrome de abstinencia se hacen presentes. Sin embargo, tu cuerpo lucha por hacer desaparecer el monóxido de carbono y eliminar las partículas tóxicas. Desde aquí, el riesgo de un ataque cardiaco es menor. Tu corazón también tiene un mejor funcionamiento.



-

2 días

 

Comienza la regeneración de las terminaciones nerviosas afectadas. Eso hace que los sabores y olores puedan ser mucho mejor percibidos. Se te antoja mucho más cuando percibes que alguien cerca está fumando.


-

3 días

 

Casi toda la nicotina ha salido de tu cuerpo pero tienes más ganas de fumar. Los cambios de humor y la irritabilidad estarán a la orden de día y probablemente desarrolles dolores de cabeza o ganas de comer compulsivamente. 


 

-

1 semana

 

Tus pulmones funcionan mejor, pero sigues con deseos de fumar aunque ahora son menos imperiosos. Comienzas a sentirte con menos sueño, menos mal humor y con más energía para hacer cualquier actividad.


-

4 semanas

 

La ansiedad y necesidad disminuyen casi en su totalidad.

 


-

1 a 3 meses

 

La circulación mejora y la fatiga al subir escaleras o hacer ejercicio físico disminuye. Tu función pulmonar aumenta hasta en un 10 %. No sientes ansiedad y piensas más claramente. Emocionalmente te encuentras más estable.


-

6 meses

 

Los cilios pulmonares —que son las estructuras responsables de proteger tus pulmones—vuelven a crecer. Respiras mucho mejor y aunque se te puede antojar, ya no sientes ansiedad por hacerlo.


 

-

10 años

 

Desde los 5 años los vasos sanguíneos y las arterias comienzan a volver a ensanchar su forma, pero hasta los 10 el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón, garganta, boca, riñón, páncreas o esófago disminuye drásticamente. Aunque alguna vez se te puede volver a antojar, ya no sientes la compulsión por hacerlo y prefieres seguir sintiéndote bien a volver a perder tu bienestar por "una fumada".

 

-

Un momento de placer, un gusto necesario, una necesidad, un tiempo para pensar. Como sea que justifiques tu consumo, debes saber que las consecuencias para tu salud pueden llegar a ser fatales. Así como cualquier otra droga —aunque esta sea legal y socialmente aceptada— es necesario que “toques fondo” hasta que te decidas a dejarlo por completo.

 

Tú y sólo tú puedes tomar la decisión de cambiar de vida. Sin embargo, no es sólo a ti a quien afecta este consumo, los “fumadores pasivos” —esas personas que reciben tu humo al estar cerca de ti— también corren altos riesgos de salud de los que no son responsables. Sopesa los riesgos y las ventajas y toma una decisión responsable.

 

**

Si quieres saber más sobre cómo actúan las sustancias tóxicas que consumes, descubre qué le pasa a tu cuerpo cuando dejas de beber alcohol y conoce la escala que revela el daño y la dependencia real que causan las drogas.


TAGS: Cerebro Datos curiosos cuerpo
REFERENCIAS: Clarín Smoke Free The List Cancer.org Ciberned

Carolina Romero


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

¿Qué dice realmente la nueva canción de Paul McCartney "Fuh You"? 6 datos que debes saber acerca de la pastilla del día siguiente El rasgo físico que delata que un hombre es infiel, según la ciencia 6 Reasons That'll Finally Convince You To Learn A Foreign Language Los beneficios (saludables y románticos) de dormir desnudo con tu pareja 10 canciones que no sabías inspiraron brutales asesinatos

  TE RECOMENDAMOS