INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Qué sucede con tu cuerpo cuando lo donas a la ciencia

7 de junio de 2018

Diana Garrido

Nada de lo que puedas arrepentirte...



Resulta impactante el momento en el que alguien anuncia el deceso de una persona cercana. La piel se estremece, el estómago duele, el corazón palpita y se forma un nudo en la garganta, pero si hay algo que causa un impacto mucho más profundo en alguien, es saber que el cuerpo de aquel ser querido nunca tendrá una despedida oficial porque en vida decidió donarlo a la ciencia.



Este simple enunciado es causante de dudas y miedos que los familiares experimentan por no tener la información necesaria respecto al uso que se da a los cuerpos inertes una vez que son donados con fines científicos. Sin embargo, la respuesta es realmente sencilla: al morir, el donante es llevado a alguna universidad para ayudar a los futuros médicos a comprender el funcionamiento del cuerpo humano. En ocasiones son investigadores quienes usan el organismo para hallar la cura a alguna enfermedad o al menos, para avanzar en la búsqueda de una solución a la misma.


Pero, ¿sabes qué sucede una vez que el cuerpo es estudiado?


-

Al morir, las instituciones se hacen cargo de todo


Basta con que un familiar notifique el deceso para que los servicios médicos acudan al lugar. En ocasiones, las instituciones que se encargan del estudio posterior del cuerpo, es decir, las universidades tienen convenios con hospitales y médicos especializados, por lo que el traslado del cuerpo, la autopsia, la preparación póstuma y la cremación final no tienen costo alguno para la familia del donante. En cuanto a las ceremonias o rituales que se quieran efectuar para celebrar —o llorar— la pérdida, así como otro tipo de homenajes, no son considerados por los investigadores.



-

El cuerpo es inyectado con formol


Hasta el siglo XX, el formol era la única forma de retrasar la descomposición de un cuerpo inerte. El fallecido era sumergido en una tina llena del químico por un tiempo para impregnarse de él. En la actualidad, el proceso ha cambiado y basta con inyectar una dosis de formol en el cuerpo. En algunas universidades como la Autónoma de Madrid, han experimentado con fórmulas menos abrasivas como la combinación de sales, antisépticos y anticongelantes, mismos que además de conservar el cuerpo previenen los malos olores manteniendo la apariencia física.



-

El cuerpo permanece congelado


Además de la conservación a base de formol y otras sustancias, los investigadores resguardan el cuerpo en un sistema de congelación para facilitar el manejo del mismo. Este proceso se usa con mayor frecuencia para las osamentas. No obstante, un cuerpo debe permanecer bajo hielo por 10 años o menos, una vez superado el tiempo, se vuelve inservible.



-

El cuerpo no es mutilado ni cortado al azar


Por mucho tiempo se pensó que los cuerpos eran mutilados sin motivo o precaución. Esto es una mentira. Por lo general, los estudiantes e investigadores usan el cuerpo completo para realizar un simulacro mucho más real, pero si, por algún motivo se requiere poner énfasis en una parte específica, ésta es separada del resto con cuidado, tratando de no afectar el resto.



-

El proceso se realiza bajo el anonimato


Esto se refiere a que una vez que alguien decide donar su cuerpo y notifica a la familia y allegados, nadie más conoce el nombre del donante, salvo la institución. Cuando llega la muerte y se efectúan los trámites correspondientes, el fallecido "pierde" el nombre, es decir, las personas que usen el cuerpo no sabrán nada de su vida, salvo —en ocasiones— el historial médico y la causa de la muerte.



-

Se realiza un check in antes de los preparativos


En ocasiones, las instituciones pueden negarse a cumplir con el contrato de usar el cuerpo con fines científicos. Esto ocurre cuando el fallecido sufría de obesidad o si la muerte ocurrió de manera trágica. Es casi una ley universal en el ámbito que la donación se puede anular si el cuerpo tiene un excedente de grasa o si al fallecer es mutilado o dañado de manera grave, de igual manera, si el deceso se dio a causa de una enfermedad como cáncer, VIH o similares, el organismo y su estudio se reserva para ayudar a encontrar una cura o algo más en relación a dichas enfermedades, pero es poco servible para otras investigaciones.



-

Los órganos no se donan, en la mayoría de los casos


Para que un cuerpo sea funcional para la ciencia, es necesario que permanezca completo. Por lo tanto, la donación de órganos está, —básicamente— prohibida. Es decir, una vez que el cuerpo fue usado por los practicantes o investigadores y está a punto de ser cremado, los médicos inspeccionan si es que aún hay algún órgano funcional y si el donante autorizó en vida cederlos a alguien que lo requiera, entonces se trasladan a bancos u hospitales. Desafortunadamente, luego del uso del cuerpo es difícil que funcione algo, ya que los químicos y la manipulación de los mismos afectan el funcionamiento.



-

El cuerpo es incinerado al terminar el proceso


Cuando se han concluido las investigaciones y no hay más por hacer, el cuerpo es cremado en su totalidad y se devuelve a la familia. En México, cada donante tiene dos testigos que firman a la par que él, reafirmando la decisión. Es a ellos a quien se devuelven las cenizas. En algunos países se entrega un reporte de lo que sucedió con el cuerpo y en otros, prefieren mantenerlo bajo discreción por mera ética profesional —y moral—.



-

Si nadie "reclama" el cuerpo, se conserva hasta que sea inservible


Entonces, tratan de sacarle aún más provecho. Si el cuerpo ha dado todo de sí y no hay más por hacer, pero la familia no desea conservar las cenizas, es donado para exhibirse en exposiciones o en las escuelas de medicina. Ningún cuerpo puede ser humillado, pero en algunos casos son presentados en muestras médicas o en galerías y museos como maniquíes de muestra, siempre de forma anónima.



-

Algunos familiares son testigos del proceso


En Inglaterra, los estudiantes tienen contacto directo con la familia del occiso. Esto es para que sepan cual es el proceso al que se somete el cuerpo y que tengan la certeza de que se le brinda un trato amable aunque él ya no pueda percibirlo. El país europeo lo decidió luego de que en Estados Unidos se registrara la venta de órganos en el mercado negro cuando alguien decidía donar su cuerpo a la ciencia, así como un maltrato al fallecido.



-

Tal vez el cuerpo es manipulado por extraños, pero siempre con un objetivo fijo que es apoyar al estudio del organismo y las posibles causas de enfermedades que hoy aquejan a la sociedad. La donación de cuerpos ha causado controversia alrededor del mundo, pero afortunadamente en América Latina la información aumenta día a día y cada vez son más países los que se suman a esta práctica, siendo México, Chile y Brasil los países con mayor demanda en la materia.


Fotos: About Dying y La Morgue de Andrés Serrano.


TAGS: Ciencia Datos curiosos cuerpo
REFERENCIAS:

Diana Garrido


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Lecciones de psicología que puedes aprender de Maniac, de Netflix Los mejores animes que están en Netflix y debes ver ahora mismo Outfits que todas las mujeres pueden usar sin importar su edad Los mejores animes que están en Netflix y debes ver ahora mismo Qué pasó con las comunidades que lo perdieron todo en el 19S Ejecuciones, sangre y dolor: 15 crudas fotografías de la guerra contra el narcotráfico en Filipinas de Eloisa Lopez

  TE RECOMENDAMOS