NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Tus llamadas telefónicas, los mensajes que envías y otras cosas que Facebook sabe de ti

26 de marzo de 2018

Alejandro I. López

Millones de usuarios han decidido cerrar sus cuentas en la red social después del escándalo de Cambridge Analytica y de la tibia respuesta de la red social.



No es ninguna sorpresa que la red social más grande del mundo reporte año con año ganancias multimillonarias por su capacidad de almacenar miles de millones de datos de los hábitos, gustos, preferencias, ubicaciones y conductas de sus usuarios para enfocarlos en estrategias publicitarias con el fin de dirigir su objetivo a un público hipersegmentado e influir en él con el fin de realizar una acción –como comprar un producto, acudir a un evento, o como en el escandaloso caso de Cambridge Analytica, con fines aún más oscuros como distorsionar la realidad y promover una decisión con el poder de cambiar el rumbo de un país.




Facebook almacena información detallada de cada uno de los usuarios que deliberadamente –por torpeza o simple desinformación– aceptan compartir sus datos personales más valiosos; alimentando al monstruo que ahora mismo enfrenta una crisis mediática sin precedentes en sus casi 15 años de historia.


Sin embargo, aún estamos lejos de conocer a fondo la forma exacta en la que Facebook almacena sus datos y cuál es su uso. El programador neozelandés Dylan McKay decidió probar con sus propios medios el alcance de la red social para recopilar datos, esto después del escándalo de Cambridge Analytica. Sin embargo, tras solicitar una copia de sus datos a Facebook y descargarla, descubrió que compartía más información de la que creía:



En el archivo descargado encontró una lista detallada de las llamadas que había del teléfono celular donde tenía descargada la app de Facebook, así como sus características. La primera columna describía el tipo de llamada (saliente, entrante o perdida), seguida de la fecha en que ocurrió y el tiempo de duración en minutos, además del nombre del contacto con quien se comunicó.


No sólo eso, McKay también encontró una lista de todos los contactos que alguna vez almacenó en el directorio de su teléfono celular, incluso los eliminados. También descubrió metadatos de sus SMS enviados y recibidos, como el destinatario y la hora en que se enviaron.



Peor aún: McKay nunca ha vinculado la app de Facebook Messenger a sus SMS.



A pesar de la grave intromisión a su privacidad, no se trata de un caso de robo de datos —al menos no en el papel—, pues las políticas de privacidad de Facebook –sí, ese contrato que aceptas con un botón y nunca lees– especifican qué tipo de información de tu smartphone pueden almacenar al respecto:


«Nuestros sistemas pueden almacenar detalles sobre el tipo y la ubicación de tus dispositivos móviles cuando estén encendidos, así como de llamadas y los mensajes de texto que envías y recibes (no conservamos el contenido de esas llamadas y mensajes después de entregados) y otros servicios de datos que utilices».


Estas políticas son aceptadas en distintos instantes: cuando se abre una cuenta por primera vez, una vez que se baja la app oficial y cuando se utiliza Facebook Messenger. Millones de usuarios han decidido cerrar sus cuentas en la red social después del escándalo de Cambridge Analytica y de la tibia respuesta de la red social. Hoy más que nunca, el discurso de la protección de datos personales y el espionaje masivo a través de redes sociales cobra sentido ante los ojos del mundo, un grueso que por primera vez mira preocupado el inconmensurable poder que Facebook tiene sobre el mundo y sus decisiones.


Para descargar una copia de tu información en Facebook, sólo debes dirigirte a 'Configuración general de la cuenta' y hacer click en 'Descarga una copia de tu información.



El problema de Facebook no tiene solución porque erradicarlo sería un suicidio. Zuckerberg puede endurecer una y otra vez las políticas de privacidad, proteger los datos y cifrar una y otra vez las conversaciones que suceden en Messenger, pero el negocio está en los datos personales que intencional –o ingenuamente– miles de millones de individuos depositan en la red social más grande del mundo.


*

Ahora lee:


5 crudas verdades de Facebook que el mundo se niega a aceptar

La burbuja de Facebook y el desastre perfecto de un mundo confundido y desinformado

TAGS: Internet Facebook Problemas
REFERENCIAS:

Alejandro I. López


Editor de Historia y Ciencia

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

¿Cómo curar un corazón roto? "Hay una luz que nunca se apaga" - The Smiths "One, Two, Three, Four!" Ramones Mujeres que cambiaron la música All You Need Is Love - The Beatles Películas que predijeron los gadgets de hoy

  TE RECOMENDAMOS