La razón científica por la que ir al baño sentado está mal
Tecnología

La razón científica por la que ir al baño sentado está mal

Avatar of Beatriz Esquivel

Por: Beatriz Esquivel

7 de diciembre, 2018

Tecnología La razón científica por la que ir al baño sentado está mal
Avatar of Beatriz Esquivel

Por: Beatriz Esquivel

7 de diciembre, 2018

La probabilidad de que lo hayas estado haciendo mal a lo largo de toda tu vida es bastante alta.

Durante su reinado, Luis XIV popularizó que las mujeres dieran a luz acostadas, incrementando el nivel de dolor que experimentan durante el parto. Algo similar ocurre con nuestros movimientos intestinales, que se han visto afectadas —y no precisamente para bien— por el inodoro. 

Contrario a lo que se puede pensar, sentarse para ir al baño es una costumbre humana proveniente de la Antigüedad. En principio, los asientos eran reservados para los más ricos, pero con el paso de los años, esta postura se generalizó hasta que sentarse se convirtió en el estándar, por lo menos en el mundo Occidental. 

hacer del baño sentado es malo

La antigüedad de esta posición para defecar sin duda haría pensar a cualquiera que es la posición natural correcta, no obstante, no podríamos estar más equivocados. 

Una confusión de miles de años

En lugar de sentarse, la forma más natural de hacer del baño es hacerlo de cuclillas, pues resulta en un menor esfuerzo. Giulia Enders, escritora especializada en el tema, afirmó para The Guardian que: 

«1.2 mil millones de personas alrededor del mundo que se ponen de cuclillas casi no tienen incidencias de diverticulitis y tienen menos problemas de hemorroides».

Siendo la diverticulitis una condición que implica la inflamación y formación de pequeños sacos las paredes del tracto digestivo.

hacer del baño sentado es malo Y… ¿cuál es la diferencia? 

La diferencia primordial entre hacer de cuclillas y sentados, es que en esta última debemos de presionar y apretar nuestros intestinos hasta que logramos defecar. La presión que generamos es lo que provoca nuestros problemas intestinales. 

¿Cómo puedo solucionarlo?

Si bien algunos podrían recomendarte que te subas a tu inodoro y hagas una cuclilla sobre éste, probablemente hacerlo no sea lo más confortable ni seguro, pues podrías terminar rompiendo tu taza o cayendo. La forma más sencilla de cambiar tu posición es hacerte de un banquillo que eleve tus piernas e inclinarte hacia enfrente, emulando así la posición en la que nuestros dos esfínteres dilatan y no están parcialmente bloqueados. 

hacer del baño sentado es malo

¿Dos esfínteres?

En nuestro cuerpo existen dos esfínteres que controlan nuestras ganas de ir al baño: el primordial es el interior, pues es el encargado de mandar la señal hasta nuestro cerebro de que lo que necesita salir es material sólido y no podemos controlarlo. Una vez que el cerebro recibe la señal y mide nuestro entorno –es decir, se pone en consideración si estamos en casa, trabajo, la calle o en un sitio en el que podemos defecar–. En caso de que la respuesta sea positiva, entonces es posible controlar a consciencia el esfínter exterior. 

hacer del baño sentado es malo


Si bien el estudio de todo nuestro sistema digestivo es muy amplio, aún queda mucho por descubrir. Giulia Enders menciona que nuestros intestinos, incluyendo las bacterias y nervios que contiene, podrían estar íntimamente relacionados con algunos padecimientos mentales, como la depresión.


*

Te podría interesar: 

8 cosas asquerosas que le están ocurriendo a tu cuerpo justo en este momento

Trasplante de útero: ¿Usarías la matriz de alguien más para poder tener hijos?