6 razones por las que jamás podremos ser inmortales

Jueves, 14 de diciembre de 2017 10:00

|Rodrigo Ayala Cárdenas
razones por las que no podemos ser inmortales

Los ciclos de la naturaleza apuntan a la necesidad de una renovación de las especies para asegurar la evolución y la supervivencia

Frenar la muerte es el objetivo de Mark Zuckerberg. De lograrlo, estaría consiguiendo lo que por muchos años ha querido el ser humano: detener el envejecimiento e incluso alcanzar la inmortalidad. En 2016, el fundador de Facebook se lanzó con una iniciativa para los próximos diez años en los que su meta es curar todas las enfermedades del mundo, echando mano de un presupuesto de tres billones de dólares.


José Luis Cordeiro, profesor en la Singularity University, no duda al afirmar que para el 2045, el ser humano logrará ser inmortal y que la tarea de Zuckerberg estará completa. El secreto radica en que cada vez hay más científicos que afirman poder controlar la edad de las células y el proceso de envejecimiento de los órganos.


Con ello se estarían cambiando los designios de la naturaleza que tiene en la muerte un ciclo de regeneración necesario para la supervivencia de los recursos medioambientales y de las especies vivas del planeta. Ir en contra de ello aún es imposible por más que sujetos como Cordeiro o Zuckerberg se empeñen en revertir lo que la naturaleza ha impuesto como necesario. Aquí te explicamos por qué la inmortalidad está muy lejos de ser una realidad y por qué los ciclos de la vida no deberían alterarse:


-

Si se frenan las células del envejecimiento podríamos contraer cáncer


razones por las que no podemos ser inmortales 1


A esta conclusión llegaron los investigadores Joanna Masel y Paul Nelson de la Universidad de Arizona cuando dieron con una ecuación que plantea que el envejecimiento y la muerte son inevitables, pues al frenar las células del envejecimiento se dejan proliferar otras que causan cáncer. «Así que estás atrapado entre permitir que estas células inactivas se acumulen o que las células cancerosas proliferen, y si haces una no puedes hacer lo otro. No puedes hacer ambas cosas al mismo tiempo», dijo Paul Nelson. La conclusión es clara: si se fuerza al organismo a permanecer joven, las células del cáncer lo matarían de manera inevitable.


-

El cuerpo está diseñado por naturaleza para deteriorarse y envejecer


razones por las que no podemos ser inmortales 2


En 1882, el biólogo August Weismann propuso que el organismo se daña de manera natural e inevitable: «Como ocurre con los componentes de un coche viejo, las partes que componen el organismo eventualmente fallan debido a su uso constante y repetido, destruyéndose y matando el organismo en el proceso». Este proceso es lamentablemente irremediable.


-

El ADN mitocondrial se daña de manera progresiva


razones por las que no podemos ser inmortales 3


Los cambios y las mutaciones genéticas se van dando con el paso de los años, hasta que el cuerpo envejece y no tiene otro remedio más que morir. El daño genético de las células se ve reflejado en acciones como la pérdida de memoria, descalcificación o la falta de agilidad. El ADN estaría programado desde su raíz para que el cuerpo envejezca progresiva e inevitablemente. Un grupo de investigadores de la Universidad de Cambridge afirman: «el envejecimiento es el resultado de una activación o desactivación en secuencia de ciertos genes, y que la senectud (la edad avanzada) es el momento en el que se manifiestan diversos déficits asociados a la edad».


-

El sistema autoinmune decae con el tiempo


razones por las que no podemos ser inmortales 4


Otra teoría contra la inmortalidad la encontramos en la idea acerca del debilitamiento del sistema autoinmune, el cual al llegar a su envejecimiento ya no es capaz de proteger al cuerpo contra agentes agresivos que lo matan. «A medida que envejecemos, los anticuerpos pierden efectividad y el organismo cada vez combate menos enfermedades con la misma fuerza. Eso lleva a un aumento en el estrés celular y eventualmente, a la muerte», afirma los defensores de esta teoría.


-

La muerte es necesaria para nuestra evolución


razones por las que no podemos ser inmortales 5


Éste es el punto más importante de todos. La especie homo sapiens a la que pertenecemos los seres humanos de la actualidad no existiría sin el fallecimiento de todas las demás que nos antecedieron. Es decir, la muerte de una especie permite que la siguiente sufra cambios necesarios para su mejor adaptabilidad y mejora. Las sucesivas muertes de generaciones enteras de humanos permitieron que las siguientes caminaran cada vez más erguidas y que razonaran mejor, es decir, ocurrió una secuencia evolutiva que fue transformando a los humanos en seres más capacitados para vivir en la Tierra.


-

Porque habría una sobrepoblación de especies vivas que haría que el mundo fuera inhabitable


razones por las que no podemos ser inmortales 6


Imagina tan sólo lo que representaría que nadie ni nada en el mundo muriera. Poco a poco las ciudades se verían sobrepobladas, los recursos de todo tipo no alcanzarían para nadie, los costos de los gobiernos para alimentar y mantener a tantos seres humanos se verían rebasados y el mundo sería una bomba a punto de detonar ante el caos que se desataría. El mundo se renueva y eso nos permite sostener una economía, las sociedades evolucionan en sus creencias y la historia avanza. Si de repente nadie muriera las disputas por un espacio físico o por un empleo o por los alimentos serían catastróficas, un Apocalipsis digno de una novela de ciencia ficción.


-


El ser humano tiene un gran miedo a la muerte y eso lo ha llevado a buscar afanosamente un remedio para detener el paso del tiempo y curar enfermedades que hasta ahora terminan con millones de vidas todos los años. Como ya hemos visto, será complicado que el ser humano pueda ir en contra de los designios de la naturaleza, y si lo hace, deberá atenerse a peligros que podrían resultar catastróficos.


-


También puede interesarte:


Estudios científicos revelan cómo se siente morir


5 teorías filosóficas que intentan explicar la vida después de la muerte


Rodrigo Ayala Cárdenas

Rodrigo Ayala Cárdenas


Articulista
  COMENTARIOS