INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Los científicos que están "hackeando" células para salvar vidas

8 de junio de 2018

Carlos Ponce Rojas

¿Será posible reprogramar células para combatir los problemas cardiacos?



El corazón es una de las estructuras más impresionantes y magníficas de los seres vivos. Es una bomba hecha de tejido celular que consta de cuatro cámaras y que en promedio late 70 veces por minuto. Si hacemos algunos cálculos rápidos con lápiz y papel, los números que se obtienen son impresionantes: el corazón late 100 mil veces durante un día; es decir, 35 millones de veces en un año. Si el promedio de vida del ser humano es de 70 años, entonces el corazón latirá 2 mil 450 millones de veces durante la vida de una persona. ¿Lo quieres ver de otra manera? El corazón bombea aproximadamente 70 mililitros de sangre en cada latido; es decir, aproximadamente el volumen contenido en una lata de refresco en cinco latidos. Esto se traduce en que el corazón bombea cinco litros de sangre en un minuto, o 300 litros de sangre por hora o 7 mil 200 litros de sangre en un día, el contenido de tres tanques de agua suficiente para cubrir las necesidades de 10 personas en un día.


Con una dieta rica en grasas y poco ejercicio, uno de los padecimientos más comunes que afectan al corazón es el infarto al miocardio. Esto ocurre cuando las dos finas arterias que alimentan al corazón se obstruyen por la formación de placas y el corazón no se nutre adecuadamente. Lo cual conlleva a inflamación y daño al órgano, que se puede volver recurrente y crónico. En el peor de los escenarios, el tejido se llena de lesiones fibrosas que no son reparadas de manera adecuada, por lo cual el corazón trabaja ineficientemente.





Los tratamientos actuales para tal padecimiento se enfocan en ayudar a las arterias coronarias a irrigar al corazón. En algunos casos, el trasplante de corazón es la única solución al daño generado. Sin embargo, científicos en Japón se acercan cada vez más a una solución innovadora y revolucionaria para tratar el daño cardiaco.


Seguramente has escuchado de las células madre y su potencial uso como agentes terapéuticos en muchos padecimientos. Pues bien, un grupo de médicos en Japón liderado por el Dr. Yoshiki Saka, de la Universidad de Osaka, ha obtenido la aprobación del ministerio de salud de Japón para utilizar células madre pluripotentes inducidas (iPS) en el tratamiento del daño al corazón por las causas mencionadas. Sin embargo, el nombre de dichas células llama la atención dado que incluye el adjetivo “inducidas”. El impacto de dicho estudio recae en que es la primera vez que se utilizan ese tipo de células con algunos detalles que las convierten en un agente terapéutico potencial para su uso.





Pero vayamos por partes, ¿cuál es la diferencia entre una célula madre pluripotente y una célula madre pluripotente inducida (iPS)? Una célula madre es aquella que no se ha diferenciado en un linaje específico. En otras palabras, se puede convertir en cualquier tipo de célula de acuerdo a los estímulos que se encuentre durante su ciclo de vida. Como ejemplo, las células de un embrión son células idénticas y sin perfiles específicos en etapas tempranas del desarrollo. Tales células poco a poco se van convirtiendo en células del tracto digestivo, neuronas, células de la piel, células cardiacas, etcétera. Posteriormente, en un ser humano adulto, las células ya diferenciadas no pueden, de manera natural, regresar a su estado basal. O al menos eso era lo que se creía hasta el año 2006, cuando el Dr. Shinya Yamanaka, de la Universidad de Kyoto en Japón, presentó ante una audiencia atónita en una reunión de científicos en Toronto, Canadá, una manera de lograr que células de la piel, con los estímulos adecuados, lograran regresar a un estado sumamente parecido a una célula madre en cultivo celular, a las que llamó células madre pluripotentes inducidas —les llamó así dado que se necesitan más estudios para saber qué tan idénticas son ambos tipos de células madre.


Este hecho representó un parteaguas en el estudio de las células madre y su potencial uso terapéutico en el tratamiento de enfermedades. Tanto así que le valió ganar el premio nobel de Fisiología o Medicina en el año 2012, junto al británico John Gurdon. Ahora el Dr. Yoshiki Saka utiliza capas de células generadas en cultivo celular, provenientes de células de la piel de pacientes con daño al corazón. Una vez tratadas para volverlas células iPS, las injerta en el corazón de los pacientes, esperando que esto contribuya a sanar el tejido cardiaco y por ende su funcionalidad. Las ventajas de usar este tipo de terapia recaen principalmente en que no hay problemas de rechazo, como en el transplante de corazón o de células madre ajenas a los pacientes tratados.





En palabras del Dr. Saka, la terapia con células iPS está “científicamente y éticamente justificada”. Esto en respuesta a argumentos de una parte de la comunidad científica que piensa que se necesitan más estudios para determinar con precisión las características de las iPSs, pues no se sabe qué tan parecidas son a las células madre naturales. Uno de los principales temores se debe a que la fórmula mágica para producir iPSs incluye el uso de genes que en otros escenarios transforman a una célula normal en una célula cancerosa. “Si funcione o no, es algo que tenemos que averiguar”, añade el Dr. Saka.


Este es un evento muy importante en este campo de la medicina moderna. En muchos otros escenarios en otros momentos de la historia de la Medicina, tratamientos arriesgados se han probado con miedo de los efectos secundarios que puedan ocasionar. Este tipo de riesgos son los que determinan en gran medida el éxito de una nueva oportunidad para tratar las enfermedades humanas. Mientras esperamos con intriga los resultados de dichos tratamientos iniciales, la decisión del uso de las iPSs recaerá también en los deseos de los pacientes por explotar una herramienta que les pueda ofrecer una alternativa eficaz para mejorar su calidad de vida.





**


Las cosas que ocurren en tu cerebro cuando consumes cierto tipo de drogas

 podrían ayudarte a 
superar tu depresión
. Si tienes curiosidad y te sientes listo para vivir esta experiencia, aquí te compartimos 
los mejores lugares en el mundo para usar hongos alucinógenos
.



TAGS: Siglo xxi Ciencia Medicina
REFERENCIAS: Revista Nature Revista Nature

Carlos Ponce Rojas


Colaborador

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

El hombre con manos de piedra que triunfó en uno de los deportes más peligrosos "Antropobsceno", el libro para entender la conexión entre la naturaleza y la tecnología obsoleta 10 momentos de Keanu Reeves que demuestran que es un actor insuperable Rihanna Vs. Kylie: 5 Must-Have Palettes You Need For This Summer Makeup El último vagón del metro: Fotografías del sexo casual entre hombres de la CDMX Peinados fáciles para cabello largo que debes intentar antes de cortarlo y arrepentirte

  TE RECOMENDAMOS