INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

6 señales de tu cuerpo que demuestran la evolución humana

3 de noviembre de 2017

Carolina Romero

El coxis, las muelas del juicio, la piel de gallina o despertar bruscamente en medio de la noche: todos son un síntoma inequívoco de la evolución.


No necesitas libros, basta con que pongas un espejo delante de ti. Si miras con atención, tu cuerpo podrá darte una cátedra asombrosa sobre la evolución. En él, encontrarás rastros de lo que un día fue y lo que permitió que pudieras ver, caminar, respirar, comer y amar. Antes de ti, en los cuerpos de otros humanos sucedieron cosas asombrosas con un único fin: que tú y todos los habitantes actuales y futuros del planeta pudieran adaptarse al medio y sobrevivir. Aquí algunos de ellos:

 

 Los oídos


 

Las generaciones más antiguas podían mover sus oídos como lo hacen los conejos. El músculo extrínseco del pabellón auricular era esencial para sobrevivir. Gracias a él, las orejas podían moverse con facilidad para detectar si había peligro cerca. Al escuchar a algún depredador, se emprendía la huida. La evolución desarrolló mecanismos de protección en el cuerpo humano y a partir de que el hombre se valió de su inteligencia para subsistir, el músculo mencionado ya no fue necesario y perdió su movilidad.

 

Coxis


 

En el pasado, los humanos teníamos cola como otros mamíferos y la mejor prueba de ello es el coxis. Dejó de ser parte de nuestro cuerpo porque los homínidos comenzaron a caminar erguidos. El coxis no tiene ninguna función en la vida actual, pero es de los primeros huesos que se lastiman más cuando se sufre alguna caída.

 

Piel de gallina



Cuando hace mucho frío y tus vellos se empiezan a erizar; un vestigio de tu pasado milenario. Hace mucho tiempo, cuando la humanidad no tenía vestimentas apropiadas para proteger su cuerpo del frío, los folículos se levantaban para proteger la piel de las inclemencias del tiempo, también funcionaba para repeler a un posible agresor natural.

 

Muelas del juicio y colmillos



La mayoría de las personas odia sus terceros molares por el horrible malestar que causan al salir; en muchos casos se requiere de una cirugía dental para extraerlos, lo que duele muchísimo. A pesar de que no hay una opinión irrefutable al respecto, la conclusión más común es que nuestros antecesores los poseían por una razón muy simple: masticar la carne cruda que tenían que comer.

 

Parasomnias


 

Tiene un nombre extraño pero es un fenómeno que la mayoría de las personas conoce: despertar abruptamente a la mitad de un sueño. Aunque puede estar relacionado con factores de estrés o de alguna inquietud permanente, también ha sido explicado como un vestigio del pasado: nuestros antecesores tenían que mantenerse alerta aún en lo más profundo de la noche para evitar el ataque de un depredador, lo cual nos fue heredado.

 

Sentir amor

 

 


El amor no es más que una trampa de la evolución para reproducirnos y obligarnos a que perdure la especie, al menos esa es la respuesta de algunos biólogos evolutivos. Los primeros humanos —que no tenían películas de Hollywood para alimentar sus ideas románticas— se reproducían con una guía básica: el instinto. Aún lo hacemos ahora, la atracción puede producirse desde olor, hasta la transmisión de saliva y claro, la forma de cuerpo de nuestra pareja. Todos esos son elementos que inconscientemente tomamos en cuenta para saber si somos compatibles genéticamente y de esa relación saldrá un ser humano sano.

 

 

Es realmente impresionante —y hermoso— encontrar en tu cuerpo cientos de respuestas del pasado. En cada latir del corazón, en cada músculo que se mueve para llevarte donde quieras, en cada respiración que das para llenarte de oxígeno, hay algo que compartes con humanos que existieron millones de años antes de que nacieras. Mira bien el cambio y ahora piensa en lo que vendrá después, cuando después de miles de generaciones recuerden la tuya como la antesala nostálgica de sus vidas.

 

**


Si quieres conocer más datos asombrosos sobre la ciencia, descubre por qué es tan importante un beso para elegir a tu pareja según la ciencia y también conoce las 5 teorías filosóficas que intentan explicar la vida después de la muerte.

TAGS: Datos curiosos cuerpo evolution
REFERENCIAS: VOX 10 +1 Europa Press

Carolina Romero


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Los peores looks del Latin Grammy 2018 7 características que debes buscar cuando elijas tu primer coche 7 ofertas que puedes aprovechar este Buen Fin para mejorar tu estilo La ciencia confirma por qué te enamoras de quien jamás te hará caso Alberto Sicilia Falcón “El barón de las drogas”, el narco cubano que logró fugarse del Lecumberri Cosas extrañas que hacen las mujeres para mantener su vagina limpia

  TE RECOMENDAMOS