INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Señales de que tu dolor de estómago no es normal y tienes apendicitis

27 de abril de 2018

Alonso Martínez

Si en este momento estás sintiendo un fuerte dolor que no se va, quizás es momento de ir a emergencias, pero primero revisa bien tus síntomas.



¿Sabías que puedes morir de apendicitis?


Tan sólo 50 mil personas murieron de esa condición en 2015 y —a pesar de los avances médicos— ese número no parece disminuir, principalmente porque la mayoría de las personas decide ignorarlo o creen que es otra enfermedad y no conocen los daños que puede causar en el cuerpo.


La apendicitis es la inflamación del apéndice, un pequeño tubo a partir del que se desarrolla el embrión cuando apenas estamos formándonos como humanos en el embarazo y aunque se dice que no tiene función, en realidad ayuda al sistema inmune y a mantener sana la flora intestinal.



El apéndice puede inflamarse por un bloqueo en una de sus puntas por pequeños pedazos de heces fecales. Esto provoca que se llene de bacterias e impide el paso de la sangre, lo cual daña directamente al tejido, incrementando así la probabilidad de una infección fuera del apéndice, afectando a todo el sistema. De esa forma se generarían complicaciones que suelen culminar en la muerte.


Así que si crees que puedes tener apendicitis, revisa bien tus síntomas —aunque en realidad tu médico se encargará de hacerlo de manera más amplia— y visita a un experto, ya que si lo ignoras y sí es apendicitis, todo podría empeorar.


*Información tomada de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.



Cada momento incrementa el dolor



Las primeras etapas de la apendicitis se caracterizan por un dolor en la zona umbilical (alrededor del ombligo), por ese motivo creemos que es un problema del estómago. Posteriormente, ese malestar se traslada al cuadrante derecho inferior (unos 4 cm bajo el ombligo y 2 cm a la derecha), en donde se encuentran los intestinos, lo cual también puede confundirse como un problema gastrointestinal. Sin embargo, el dolor de la apendicitis va incrementando cada momento y pueden pasar varios días antes de que alguien se dé cuenta de que algo no está bien. La intensidad va incrementando hasta que la pared del muro abdominal se inflama, provocando molestias en todo el cuerpo, haciendo imposible cualquier actividad. Si después de comer, defecar o descansar no se quita la molestia —y ya intentaste con un medicamento para el estómago— quizás es momento de ir a urgencias.


-

Anorexia




Si de pronto sientes que no tienes hambre y pasas varios días sin poder comer porque el dolor incrementa cada vez que lo haces, es una señal de apendicitis. Es un síntoma común que aparece en el 90 % de los casos de adultos y en la mitad de los niños que lo padecen. Esto sucede porque la apendicitis provoca inflamación en todo el tejido de la pared abdominal, lo cual afecta directamente al estómago y provoca que no reaccione de forma normal.


-

Náusea



Ese mismo malestar provoca náuseas acompañadas de vómito, a pesar de que no hayas consumido alimentos. Prácticamente es una reacción del estómago y el resto del sistema digestivo, ya que —como no está funcionando— pretende evitar procesar la comida. De igual forma es una simple causalidad física por la inflamación la posible expulsión de bacterias fuera del apéndice, lo cual podría empeorar la condición.


-

Evacuación alterada



Mientras que en los adultos la diarrea suele ser rara, en los pequeños es más común. Las personas mayores podrían sufrir de cambio de color o de consistencia en las heces, por lo que eso puede ser una señal de alerta, especialmente si el dolor abdominal no se reduce después de evacuar. También es posible que por la anorexia y la imposibilidad de consumir alimentos, no exista materia fecal para desechar y haya un periodo de constipación.


-

Fiebre



Aunque algunos pacientes suelen mantener la misma temperatura corporal, la mayoría suele presentar un incremento a 38 o 39 grados centígrados. Esto es la reacción del cuerpo, que trata de liberar las bacterias que posiblemente ya salieron del apéndice. Cabe destacar que no se debe tomar como una señal de alerta hasta que se identifique otro síntoma o un fuerte dolor en la zona mencionada.


-

Taquicardia



En algunos casos es posible que el paciente sufra de un ritmo cardiaco incrementado o que cambie constantemente, provocado por los distintos síntomas. Se trata de una señal que puede ayudarle a los médicos a confirmar la condición, pero tampoco es una señal de alerta. Es posible sufrir una infección estomacal que provoque fiebre y taquicardia, pero eso no significa que exista apendicitis.


-

La clave está en localizar el dolor y acudir al doctor. Los médicos tienen distintos puntos y señales para diagnosticar apropiadamente la condición y te ayudarán a eliminar el problema lo más pronto posible. La apendicitis mata a más personas de las que uno podría imaginar así que debemos tener cuidado, ya que en cualquier momento podría suceder. Es bastante común, pero no debemos entrar en pánico, ya que es muy fácil solucionarlo.


*Este texto no sustituye de ninguna manera a la atención de un experto y su carácter es exclusivamente orientativo, basado en la información de organismos públicos de salud disponibles en la red.


TAGS: salud cuerpo Medicina
REFERENCIAS: IMSS Medigraphic

Alonso Martínez


Editor de Cine

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Is Blue The Warmest Color?: How "The Unsent Project" Shows The Pigments Of Closure El niño que luchó contra el VIH e inspiró una canción de Michael Jackson Here's Why Claudia Romo Edelman Believes You Can Change The World 4 consejos para convertirte en viajero si tienes un trabajo muy demandante Pinturas de Philip Barlow que demuestran cómo ve el mundo la gente con miopía Ideas para tus selfies cuando no sabes cómo posar

  TE RECOMENDAMOS