6 señales de que podrías tener problemas en el colon

Los problemas de colon pueden ser uno de los más molestos y comprometer seriamente tu salud si ignoras las señales.


Además del estreñimiento o la dispepsia (náuseas, pesadez, dolor de estómago, ardor o flatulencia), los problemas de colon (la última porción del sistema digestivo) es uno de los padecimientos del aparato digestivo más comunes entre las personas de diversas edades, pero especialmente entre los adultos en edad laborable. ¿Por qué? El estrés y el ritmo de vida acelerado que llevan quienes poseen un empleo tradicional o un negocio al que deben atender de manera permanente, pueden provocar trastornos digestivos de moderados a graves.



Trabajar en un solo lugar durante ocho horas diarias conduce al sedentarismo, la presión por cumplir con horarios y proyectos pueden llevar a comer alimentos no del todo nutritivos por el simple hecho de regresar rápido a sus actividades, o los horarios a veces inflexibles ‘obligan’ a saltarse comidas que son importantes para mantener un sistema digestivo sano y un cuerpo saludable.


Estos puntos son importantes para evaluar las causas por las que aparecen problemas de colon. Los descuidos en la alimentación o el desinterés por llevar una disciplina al respecto conducen a un deterioro progresivo de esta parte del organismo. Las señales de un colon dañado se manifiestan en problemas comunes como los siguientes:


Diarrea



Puede haber un periodo de diarreas frecuentes y después otros en los que la evacuación se normaliza. A la diarrea le acompaña en casi la mayoría de los casos un dolor abdominal de diferente intensidad que se quieta en el momento de defecar.


-

Dolor abdominal y calambres



Generalmente duran un par de horas y se quitan en el momento de defecar. Lo molesto en el caso de estos síntomas es que comienzan de manera progresiva hasta llegar a niveles que pueden llegar a ser bastante molestos como quemazón, ardor o pinchazos.


-

Fiebre y fatiga



La fatiga es normal cuando has tenido un día de actividad intensa o poco sueño, pero si de manera inexplicable tu cuerpo se siente fatigado y con fiebre, visita a tu médico para hacerte las evaluaciones necesarias.



-

Sangre en las heces



En caso de que esto se vuelva repetitivo, es causa de una visita lo más pronto posible a tu médico de cabecera para que te recete los exámenes pertinentes. También debes prestar atención al color, tamaño y aspecto de tus heces, pues un cambio en esto puede ser síntoma de una enfermedad mucho más considerable. 


-

Disminución del apetito



Los escasos deseos de probar alimentos suelen ser un problema recurrente del llamado colon irritable. También puede ocurrir a la inversa: si al poco tiempo después de comer hay un hambre muy grande, habría que evaluar si es otra señal de algún problema en el colon.


-

Pérdida de peso involuntaria



En este caso podríamos estar hablando de algo mucho peor, como un cáncer. Perder, al menos, el 5% del peso corporal en 6 meses es causa de una visita urgente con el médico. En el caso de un cáncer se pierde peso cuando las células cancerígenas absorben grasa almacenada para desarrollarse. Además, cuando está afectado, el sistema inmunitario quema más calorías de lo normal.


-

Malos hábitos que pueden estar dañando tu colon:


Una dieta alta en grasas o alimentos refinados. Las grasas y los alimentos industrializados tienden a dañar tu estómago cuando se consumen en exceso.


Consumir muchos irritantes o comida muy condimentada. El chile es un condimento que a mucha gente le agrada, el problema es que es sumamente irritante para el estómago cuando se come en cantidades muy altas.


Sedentarismo. La falta de actividad y ejercicio constante nimpide el buen tránsito intestinal, haciendo que el colon lo resienta.



Estrés, miedos, preocupaciones. El estrés se concentra en esta parte del cuerpo y sufre consecuencias innecesarias.


Tabaquismo. El tabaquismo es fuente de muchos males. Evitarlo siempre será una buena opción para conservar o recuperar tu salud.


Alcohol. Al igual que el tabaquismo, la alta ingesta de alcohol se relaciona con muchos problemas de salud. Simplemente modera las cantidades y podrás llevar una vida más sana.


Saltarse comidas. Es una de las prácticas más comunes y una de las peores: tu estómago lo resiente y lo lleva a manifestar continuas molestias.


**

Evita en la medida de lo posible estos hábitos negativos que pueden causar un daño mayor a largo plazo en tu colon. La visita regular al médico, los exámenes generales para evaluar tu estado de salud, además de llevar una dieta balanceada y lo más natural posible son factores que influyen de manera positiva en el buen rendimiento de tu organismo.



Referencias: