La polémica teoría científica que explica por qué el orgasmo femenino no sirve para nada

Jueves, 22 de febrero de 2018 16:28

|Alejandro I. López
orgasmo femenino

¿Cuál es la utilidad orgánica del orgasmo femenino si no es necesario para la reproducción? ¿Por qué la naturaleza habría de conservar un estímulo tan poderoso sin ningún fin evidente?



Los seres humanos sólo usamos el 10 % del cerebro. Se trata de uno de los mitos sobre el cuerpo más difundidos y aceptados como realidad por un sinfín de personas que aseguran, este órgano tiene un potencial oculto.


El principal argumento para refutar este mito es el principio de eficiencia: el cerebro es el órgano más complejo de todos los conocidos en el reino animal y como tal, el gasto energético que requiere para realizar sus funciones es mayúsculo.


orgasmo femenino 1


Si en realidad ocupáramos únicamente una décima parte de este órgano, el resto de materia gris sería un despropósito, un desperdicio de energía y nutrientes para mantenerlo operativo. Los humanos con un cerebro más pequeño (y por lo tanto eficiente) tendrían una ventaja decisiva para sobrevivir ante el derroche energético de las personas con un cerebro más grande y los organismos con masa gris restante desaparecerían gradualmente.


Así funciona el intrincado proceso de la evolución. Se encarga de "diseñar" a través de acierto y error, mutaciones y variabilidad genética organismos que responden mejor a su entorno, creando innovaciones y restando características que dejan de ser útiles para la adaptación al medio de un ser vivo cualquiera.


Una vez comprendido esto, es momento de hablar del misterio evolutivo más placentero del ser humano: el orgasmo femenino.


orgasmo femenino 2


Más allá de las diferencias entre lo sencillo que resulta experimentar un orgasmo masculino y la dificultad que entraña llegar el orgasmo femenino, existe una incógnita que inquieta tanto a biólogos como a médicos por igual.


Mientras la función del clímax en los hombres está clara (eyacular y con ello, expulsar millones de espermatozoides), en el caso de las mujeres el orgasmo no parece tener un rol decisivo en la reproducción y no es necesaria su aparición durante una relación sexual.


Atendiendo a la lógica evolutiva y el principio de eficiencia, surge una pregunta obligada: ¿Cuál es la utilidad orgánica del orgasmo femenino si no es necesario para la reproducción? ¿Por qué la naturaleza habría de conservar un estímulo tan poderoso sin ningún fin evidente?


orgasmo femenino 3


El mejor camino para encontrar respuestas es buscar en el pasado remoto de la ovulación, hace aproximadamente más de 70 millones de años. En la actualidad, los seres humanos, los primates y otros mamíferos ovulan espontáneamente, de forma independiente a la actividad sexual; dando forma a un ciclo menstrual donde el gameto femenino se desprende y está disponible durante un breve periodo de tiempo para su fecundación en el útero.


Sin embargo, los mamíferos de entonces poseían un mecanismo distinto y menos evolucionado, conocido como ovulación inducida, donde el desprendimiento de óvulos no respondía a un ciclo menstrual, sino que estaba directamente relacionado a la estimulación sexual: mientras tenían sexo, un cocktail de hormonas estimulaba una respuesta endocrina y daba como resultado el desprendimiento ovular en ese instante; una estrategia poco sofisticada pero muy efectiva para conseguir la fecundación que aún se mantiene presente en roedores y algunos felinos.


orgasmo femenino 4


El orgasmo femenino es un descendiente directo de la ovulación inducida: el placer que provoca funcionó durante un tiempo para desprender las células sexuales femeninas en un acto similar a la eyaculación masculina. En la actualidad, es un rastro evolutivo aún presente, cuya única función es proveer placer.


Aún más: es posible comprobar lo anterior anatómicamente. El camino más seguro hacia el orgasmo femenino es el clítoris, un órgano con miles de terminaciones nerviosas cuya única función conocida es la de procurar placer. La evidencia anatómica en distintas especies animales que conservan la ovulación inducida demuestra que su clítoris se ubica dentro de la vagina, donde puede ser estimulado durante la penetración.


Es probable que la reubicación del clítoris con el paso del tiempo en las especies que ovulan de forma espontánea (como los humanos) se deba a la separación entre el orgasmo y la reproducción, mejorando el mecanismo de generar vida, pero conservando y especializando los puntos necesarios para el placer.


*

¿Cómo puede ayudarte la ciencia a tener los mejores orgasmos de tu vida?

Efecto Coolidge: la razón por la que nos excita tener más de una pareja sexual


Alejandro I. López

Alejandro I. López


Editor de Cultura
  COMENTARIOS