¿Qué dice de tu personalidad lo que compartes en redes sociales?

Martes, 13 de febrero de 2018 16:20

|Alonso Martínez

Aunque no te des cuenta, Facebook e Instagram pueden analizar tu comportamiento en línea para ofrecerte publicidad dirigida, o incluso salvarte de un suicidio.


¿Qué fue lo último que publicaste? ¿Fue una imagen triste? ¿Un video positivo sobre viajes espirituales? ¿Una canción que describe cómo te sientes? ¿Un gran meme? ¿Un texto deprimente?


De cualquier forma, sin saberlo le diste a Facebook o Instagram un mapa de tu mente. Cada uno de los post que realizas diariamente se convierte en parte de un registro constante de tu estado de animo, las cosas que piensas, lo que te gusta y lo que consumes.


Es sabido el hecho de que Facebook usa esa información para dirigirte publicidad específica, pero es difícil saber hasta qué punto las redes sociales pueden llegar a conocer nuestra mente con precisión. Es decir, Facebook sabe que, si te gustan las bandas indie y las películas de Marvel, será recomendable mostrarte la publicidad del nuevo disco de Beck o la película de Black Panther, pero actualmente se están desarrollando herramientas que podrían identificar si alguien está teniendo pensamientos suicidas o que incluso podrían predecir el propio comportamiento humano.



Adivinar el futuro


Un reciente análisis realizado por Jules Montague de la BBC, señala que ya existen algunos métodos de análisis de datos que permitieron predecir brotes de gripe en algunas zonas del mundo. Las herramientas analizaron las publicaciones de algunos usuarios de Facebook que mencionaban haber tenido algún síntoma o que hacían referencia directa a la enfermedad, permitiendo a los investigadores notar que se encontraban frente a un posible brote de gripa, lo cual se comprobó a los pocos días.


Básicamente ese método es el mismo que se utiliza para saber cuáles son los trending topic en Facebook y Twitter, pero Montague habla sobre otro tipo de investigaciones que se están realizando.


El periodista señala que cada vez se están desarrollando más tecnologías que buscan analizar completamente el comportamiento de un usuario, para saber cuál es su estado de ánimo y qué tipo de comportamientos puede desarrollar.



Depresión en Instagram


Por ejemplo, el autor citó algunos estudios realizados de forma tradicional que afirman que las personas con depresión son más propensas a publicar colores más azules, grises y oscuros en sus posts de Instagram. Asimismo, esos individuos tienen menos likes, y mayor cantidad de comentarios.


Lo interesante es que, cuando esos estudios fueron realizados con técnicas tecnológicas encontraron los mismos resultados pero con mayor precisión, incluso eliminando los falsos positivos que se generaron durante los primeros análisis.



¿Qué significa esto?


En resumen, no sólo las tecnologías ya están más capacitadas para saber lo que pensamos o lo que expresamos en Internet, sino que también es posible que en el futuro pueden crear una red con esas conclusiones, teniendo un mapa de nuestros procesos mentales. En otras palabras, alguien podría saber lo que pensamos, o al menos suponerlo con gran precisión.


Ya existe una herramienta llamada AnalyzeWords que puede analizar todos los tweets de una cuenta y desglosar si una persona es generalmente feliz o pesimista. En el caso del autor de este artículo, el test arrojó altos niveles de depresión y baja cantidad de optimismo, y aunque parezca simple, en realidad puede ser el inicio de algo más grande.



Actualmente Instagram suele preguntarle a los usuarios si necesitan ayuda profesional cuando buscan etiquetas como #suicide o #depression, pero en el futuro podríamos ver cómo Facebook u otras redes interviene de otras formas en los usuarios que constantemente muestran cuadros de depresión o de mala salud mental. Quizá incluso tratando de entrar en contacto físico para evitar suicidios, una de las causas de muerte más preocupantes en Estados Unidos.


En el caso de las personas que publiquen cosas positivas, u optimistas, podría pensarse que no existe un problema, sin embargo, al considerar las posibilidades que puede tener el uso del big data, podemos asegurar que su comportamiento no sólo está siendo analizado para saber qué tipo de publicidad funcionará en ellos, también para formar una base en la que su información pueda ser usada para generar otro tipo de diagnósticos. Todos sin saberlo se convierten en sólo datos que sirven para comprender mejor a las personas.


-


Da un poco de miedo que las tecnologías cada vez se adentren en nuestros pensamientos e ideas, cuando antes sólo existían suposiciones y generalizaciones. Todo lo que publicamos se convierte en datos listos para ser analizados.


Imaginemos que toda esa información se convierta en parte de nuestra tarjeta de presentación. Aquellos que sufren de depresión podrían sufrir discriminación, además de que quizá recibirían publicidad de farmacéuticas constantemente. Mientras que las personas felices podrían estar rodeados de contenido alegre, cerrándose a una realidad muy distinta en la que habita.


Facebook asegura que esas herramientas están hechas para ayudarle a las personas, pero con su historial de invasión a la privacidad, sabemos que este es el primer paso para un futuro en el que las redes sabrán lo que pensamos y lo convertirán en un arma para su conveniencia.


REFERENCIAS: BBC
Alonso Martínez

Alonso Martínez


Editor de Cine
  COMENTARIOS