Excremento, piel muerta y todo lo que respiras durante una contingencia ambiental

Jueves, 7 de junio de 2018 10:24

|Alejandro I. López
contingencia ambiental

Media tonelada de heces fecales, 40 cigarros y una bocanada de ozono: esto es todo lo que respiras en un día en contingencia en la CDMX.


La calidad del aire en la Ciudad de México se calcula a partir del IMECA, un índice que mide la concentración de dos tipos de emisiones que afectan a la calidad del aire: las partículas suspendidas en el ambiente y el ozono.


El 6 de junio el índice IMECA registró un máximo de 161 puntos de ozono en la Ciudad de México, especialmente en las delegaciones Cuauhtémoc y Álvaro Obregón, lo que supone una calidad del aire “muy mala”, provocada por la alta concentración de ozono en el aire, pero...



¿Qué es el ozono?


contingencia ambiental 1


Es un gas el resultado de la interacción entre la luz solar y distintos gases contaminantes, una combinación tóxica que en grandes cantidades resulta potencialmente mortal. Este ozono nada tiene que ver con la capa de la atmósfera que rodea a la Tierra.


Según la OMS, «el exceso de ozono en el aire puede producir efectos adversos de consideración en la salud humana. Puede causar problemas respiratorios, provocar asma, reducir la función pulmonar y originar enfermedades pulmonares».



La niebla tóxica: un cocktail mortal


contingencia ambiental 2


Es la razón por la que no puedes ver un edificio lejano, ni tomar fotografías de los volcanes que rodean al Valle de México. Se le conoce como niebla tóxica al resultado de la concentración de distintos contaminantes en el ambiente, especialmente el ozono, un gas nocivo para la salud que según la OMS, está relacionado directamente con la friolera de 4.2 millones de muertes prematuras anualmente.



Excremento, humo y piel muerta: estas son las partículas suspendidas


contingencia ambiental 3


Las partículas quedan suspendidas en el aire cuando no hay suficiente viento que las disperse, concentrándose en. En el caso de la Ciudad de México, las partículas más comunes son el humo provocado por los escapes de automóviles, fábricas y cigarros, el polvo de obras públicas, heces fecales y hasta piel muerta de las más de 15 millones de personas que habitan el área metropolitana.


Por lo tanto, la recomendación mientras está presente la contingencia es reducir al mínimo el tiempo de exposición al aire libre, ni realizar deporte en espacios abiertos. Las concentraciones de ozono aumentan durante la mañana y las primeras horas de la tarde y suelen dispersarse una vez que cae el sol.


Alejandro I. López

Alejandro I. López


Editor de Cultura
  COMENTARIOS