5 panteones en México con leyendas aterradores con las que pasarás una noche de terror
Viajes

5 panteones en México con leyendas aterradores con las que pasarás una noche de terror

Avatar of Paola Vazquez

Por: Paola Vazquez

10 de febrero, 2016

Viajes 5 panteones en México con leyendas aterradores con las que pasarás una noche de terror
Avatar of Paola Vazquez

Por: Paola Vazquez

10 de febrero, 2016


En México, las leyendas sobre fantasmas, chaneques, nahuales, son más que ficción; son una tradición que revive una tétrica historia. Cuántas veces de niños no se nos erizó la piel al escuchar una historia de fantasmas de viva voz de nuestros abuelos, aún hoy las leyendas siguen haciéndonos sentir escalofríos. Historias casi surrealistas que remiten a mitos donde vivos y muertos, fantasmas y hombres conviven en la misma realidad.

En la tradición prehispánica, el Mictlán era el mundo de los muertos, después de la Colonia, fue equiparado con el Infierno judeo cristiano, sin embargo, el Mictlán es un paraje al que las almas llegan después de un largo transitar en donde las almas deben pasar varios retos para llegar. Por ello en los entierros antiguos, se acostumbraba enterrar a los muertos con comida, joyas y armas como cuchillos para ese recorrido.

panteones-diamuertos

El alma de los muertos, o su “tonalli”, finalmente descansaba o se liberaba cuando llegaban a su destino. Sin embargo, dentro de la tradición cristiana, cuando un alma no llegaba al cielo ni al infierno, quedaba vagando en el purgatorio, el limbo de las almas perdidas. A lo largo del tiempo estas historias sobre la muerte han ido pasando de generación en generación en forma de mitos y leyendas que se han hecho populares.

Según la cosmovisión prehispánica, es posible transitar entre el mundo de los muertos y el de los vivos gracias a los umbrales, sitios de tránsito entre estos dos mundos. Los rituales permiten conectarse a estos mundos, manteniendo el vínculo de lo humano con las entidades no humanas, muestra de ella es la celebración de Día de Muertos el 1 y 2 de noviembre, en que los panteones se convierten en escenario de fiesta y misterio. Los panteones son para muchos esa puerta, un umbral entre este y otro mundo, pues ahí se mantienen enterrados los cuerpos de quienes ya se fueron y, las almas aún en tránsito, condenadas a vagar en este mundo porque algún “pendiente” no les permite partir.

panteones-animas

En estos lugares, panteones repartidos en distintos lugares del país, se cuentan las historias más escalofriantes que si te atreves a visitar, podrían hacerte pasar una noche de horror. Las historias que se cuentan, casi siempre provienen de los veladores, quienes se dicen testigos de episodios que están más allá de este mundo. Si te animas a visitar estos lugares, asegúrate que a tu linterna no se le acaben las pilas y que no te lleves a casa una inesperada e inquieta compañía.

Museo Panteón de San Fernando

panteones-san fernandp

Uno de los más antiguos de la ciudad; ubicado en la colonia Guerrero, es ejemplo del arte funerario, pues su arquitectura del siglo XIX hace gala de su rimbombante belleza. Famosos como el presidente Benito Juárez  y otros generales, políticos y personajes relevantes, descansan junto con el resto de pobladores comunes.

Se dice que los espíritus aún pasean libremente por las noches. Se cuenta de sombras que se mueven en la noche, pero la más escalofriante es una mujer robusta y blanca que te mira de lejos y sus ojos negros se clavan hasta paralizarte. Ella se mantiene a lo lejos de pie, quieta, parada, rígida, hasta que su rostro se deforma en un grito y los ojos se hunden, esfumándose con el silbido del viento. Podría ser el fantasma de Dolores Escalante, víctima de una epidemia de cólera que ronda aún sin encontrar su camino.

El último miércoles de cada mes hay visitas guiadas a las 19 hrs.

Panteón de Belén


En el Centro Histórico de Guadalajara, este panteón es un referente turístico innegable. Recinto donde descansan poetas, escritores, políticos y más personajes, y cuyos pasillos guardan historias innombrables.

La leyenda del niño Nachito que pide dulce en este cementerio es una de tantas leyendas de la región. En el panteón, de hermosos mausoleos, se dice que ronda un niño enterrado ahí hace más de medio siglo. La gente deja en su tumba juguetes y dulces ya que la historia es famosa puesto que se ha presentado en programas y libros. La historia cuenta que el niño tenía una aversión a la oscuridad y los lugares cerrados, el niño muere inexplicablemente, pero al día siguiente de ser enterrado, el velador descubre con horror que el ataúd del niño está abierto y el cadáver está sobre la loza, suceso que se presentó por 10 días consecutivos. La psicofonía que grabó al niño es muy conocida, en la cual susurra "¿me das un chocolatito?"

El panteón cuenta con recorridos nocturnos los jueves, viernes y sábados por la noche. Lleva dulces contigo, por si de casualidad te encuentras con este niño.

Panteón Inglés

panteones-dama

Debe su nombre precisamente a que en sus terrenos están enterrados británicos y europeos, que en la zona habitaban debido al negocio de las minas. Ubicado en Real del Monte, Hidalgo, el lugar está lleno de insignias masónicas, lo cual le da un toque más místico.

Es típica la leyenda de una mujer que vestida toda de negro se aparecía en la carretera entre Pachuca y Real del Monte. Con sombrero y velo, pide a los conductores un ‘ride’ en una madrugada de neblina. Cuando el despistado conductor llega al lugar que pide la dama, se llevan la sorpresa de que se trata de la entrada del panteón, ella se desliza delicadamente del auto y atraviesa las rejas. El conductor huye despavorido.

Si alguna vez vas por la ruta, no dudes en colaborar con esta extraña dama que quizá con tu ayuda logre hallar su destino.

Panteón General de Mérida

panteones-merida

Este panteón, perteneciente a una antigua hacienda, es impactante por sus calzadas y por la cantidad de esculturas de tipo neoclásico, gótico y griego que resguardan sus muros en forma de mausoleos y bóvedas. Cientos de ángeles de todos tamaños y posturas parecen mirarnos desde sus blancos y vacíos ojos. En sus muros se puede admirar el paredón de fusilamiento de Felipe Carrillo Puerto, primer gobernante con políticas sociales en beneficio de los indios mayas de Yucatán.

Las historias que se cuentan provienen de los veladores, particularmente de la señora Hortensia, vendedora de flores, quien en entrevista para Milenio relata: “Una aprende a hacerse fuerte en el cementerio y no lo digo sólo por los fantasmas o la sugestión que les da a las personas andar en estos sitios, sino por los dramas que ocurren entre los familiares y las escenas de tristeza”. Ella, escéptica al principio, comenzó a escuchar las historias que se contaban en la zona. Una de ellas era la de un hacendado que rondaba el panteón vestido con su guayabera y su sombrero, típicos en la región. Los hijos peleaban aún por la herencia y dicen que eso no lo dejaba descansar. Ella lo vio, notó que no caminaba porque se veía de carne y hueso, pero al acercarse, estaba como volando bajo, levitando hasta que desapareció. Su nombre, se susurra bajito al viento: Arsenio, Arsenio Alonzo.


Panteón de Dolores

panteones-lara

Cerca del Bosque de Chapultepec se aloja uno de los panteones donde descansan grandes personalidades de la Independencia, muralistas mexicanos como Rivera, y artistas como Agustín Lara. Inaugurado en 1872, este panteón resguarda entre las frías lápidas y esculturas de sus tumbas, historias que no todos se atreven a oír a riesgo de no dormir.

En este panteón, uno de los más grandes de América Latina, las historias de fantasmas son tradición, uno de los lugares donde los veladores conviven a diario con el olor a muerte y presencian miles de incineraciones. El cremador Gonzalo Monroy está ya habituado a este oficio, pasa horas cremando cadáveres y las historias de fantasmas son cotidianas, desde un ángel-diablito que al pasar te golpea con su espada, el niño que pide que busques a su mamá porque se siente solo o el “Charro Negro” que se hacen presentes en este recinto lúgubre y silencioso.

*

Te puede interesar:

Mictlán: el lugar de los muertos

Leyendas de terror que atormentan al mundo


Referencias: