INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Probé el famoso café hecho de excremento y esto fue lo que pasó...

24 de agosto de 2018

Mariel Espindola

Acabe con todos los mitos, y fui a conocer todo el proceso con mis propios ojos a Bali.

Por: Julio García Castillo / El Souvenir



Hace no mucho visité Indonesia, tenía como objetivo un encuentro con el café, me habían hablado de su profundo y penetrante aroma. Pero además de saber eso y del clima húmedo que ayuda para que los cafetales crezcan libremente en las alturas, estaba dispuesto a ir más allá: probar el famoso Kopi luwak, un café hecho a base de… ¡excremento!


Así como lo escuchas, una vez alguien me contó que, en Asia las semillas del café eran retiradas de la popó y con ellas se preparaba un delicioso y aromático recuelo. No podía imaginar tal cosa, ¿a quién se le ocurriría semejante aberración?


Lo que para Ripley es algo inverosímil para otros se convierte en un reto, así que investigué y aproveché ese viaje para llegar a la tierra soñada y vivir una experiencia gastronómica distinta.




Experiencia en Yakarta 


Mi primera parada fue en Yakarta, una ciudad dinámica en donde me habían platicado que ahí se ubica un tradicional restaurante de cocina indonesia, El café Batavia, allí se puede degustar cafés procedentes de las distintas islas del país. 


Así que, para calentar motores, primero pedí una taza de café balinés y otra más de café de la isla de Papúa. Estaba en lo dicho, el café de Indonesia es espectacular, por algo es tan famoso y valorado.


Pero yo había llegado hasta ahí por un motivo, así que pedí mi taza del café luwak y sin pensarlo le di el primer sorbo y, cuál fue mi sorpresa, ¡estaba delicioso! 


Al verlo detenidamente, había arenilla como de aquellos cafés que sirven para leer el tarot, así que no había juicio. Además, me lo sirvieron con un par de galletas de mantequilla para mitigar lo amargo. 


Quizá era el ambiente relajado del lugar, de repente me sentí afortunado de pertenecer a un circulo de personas que lo habían conseguido, probar un café hecho de excremento de un animalito, no era cosa del otro mundo.


El Kopy (café) Luwak (civeta) llegó hasta mi mesa después de un proceso especial y ¡con un precio especial! Resulta que cada taza cuesta alrededor de 11.00usd (alrededor de $220.00 pesos mexicanos). Claro, eso si estás en Indonesia, probarlo en otro lado del mundo resulta más caro, algunos restaurantes lo venden hasta 50usd por taza.




¿Cómo es el proceso de este café?


Para obtener los granos, los cafetaleros deben esperar un tiempo a que la civeta escoja las frutas rojas del café, las trague enteras y después estas serán excretadas a través de un proceso natural de su tracto intestinal.


Sí, así como lo oyes, este simpático marsupial se atiborra del café maduro, es su alimento principal, además de insectos y otros frutos que son parte de su alimentación.


Los cafetaleros de las comunidades esperan a que el fruto parcialmente digerido, sea expulsado a través de las heces fecales y posteriormente deberán dejarlas secar al sol para después lavarlas y retirar literalmente toda la popó. 


Debes saber que, cada grano de café no es digerido por el estómago de la civeta, pasa por el intestino prácticamente libre y cubierto por sus capas externas sin que nada lo toque. Quizá si alguna semilla es triturada por el animal, esta será desechada al momento de lavar y escoger los granos enteros. 


Lo curioso es que, este proceso modifica químicamente las enzimas del sabor del fruto para romper las proteínas que lo hacen amargo y con ello gana un sabor especial.




Experiencia en Bali


Después de aclarar todos los mitos, me fui a conocer todo el proceso con mis propios ojos a Bali. En esta maravillosa isla hay bastantes lugares cafetaleros en donde los lugareños te reciben en un tour guiado para explicarte todo el proceso de cómo se hace el kopy luwak.


Ahí en Natural Agro Product, pude conocer a la civeta, una especie de zarigüeya o mapache de hábitos nocturnos. No es animal doméstico ya que tienen garras y dientes muy filosos, pero el turismo puede cargar a las crías y tomarse algunas fotos con ellas.


Posteriormente pude terminar de conocer el proceso del kopi luwak, supe que después de recolectar los granos y lavarlos perfectamente, son descascarillados y después tostados ligeramente para no estropear los complejos sabores de este café; Finalmente se hace la acostumbrada molienda del grano y queda listo para su venta y consumo.


El café llega a la mesa prácticamente como cualquier otro, su sabor no es tan amargo y de repente podría tener toques de menta o canela, pero cada paladar es distinto.


Estos paradores turísticos naturales y cafetaleros se ubican a lo largo de toda la isla; se encuentran llenos de vegetación, plantas de café, aves y flores. Los viajeros llegan curiosos para aprender el proceso del kopi luwak, hacer una degustación de sus productos y comprar café, té y hasta chocolate.


Té de arroz o jamaica, café sabor camote, vainilla, gingseng o coco; chocolate amargo, y azúcar de palma, son solo algunos de los muchos productos que se pueden llevar a casa, pero eso sí, hay que comprar mínimo una bolsita de kopi luwak. Y tú ¿Te atreverías a probarlo?


Si deseas leer más artículos de turismo, visita el portal turístico elsouvenir.com y #NuncaDejesdeViajar

TAGS: Asia viajes Café
REFERENCIAS:

Mariel Espindola


Editora de Estilo de Vida, Viajes y Comida

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Estos son los ingredientes que sí o sí debe llevar la paella La artista que dibuja para salvar la vida de su padre La RAE cambiaría el significado de "negro” para evitar racismo Ilustraciones de Jeff Hong 'Infelices para siempre' que muestran el lado oscuro de Disney El taller de Eddie Opara que te enseñará a diseñar tu propia criptomoneda 9 Ilustraciones que prueban que no conoces nada de tu clítoris

  TE RECOMENDAMOS