Switch to English
Arte
Cine
Comida
Entretenimiento
Estilo de vida
Historia
Letras
Moda
Fotografía
Música
Viajes
Catar

VIAJES

Países en los que nunca podrás tener un encuentro íntimo casual

Por: Diana Garrido 18 de septiembre de 2019

Estas son algunas partes del mundo en donde te juzgarían por tener siquiera imaginar un encuentro casual.

¿Cuántas parejas sexuales has tenido el último año? Un estudio reciente de la Universidad de Cornell aseguró que entre más sexo casual tengan tanto hombres como mujeres, serán más propensos a la discriminación, pero de igual manera, tendrán un círculo pequeño de verdaderos amigos rodeándole. Es decir, la sociedad en conjunto juzga el hecho de que una persona en edad adulta (no importa su género u orientación) viva su sexualidad explícitamente y sin remordimientos.

Esto quiere decir que el entorno social en el que habitamos no es precisamente el más abierto ni el más libre. El sexo casual sigue siendo tan peligroso como hace unas décadas y hablar explícitamente de ello podría causar conflictos morales. Te contamos cuáles son los países en los que juzgan por tener sexo casual.

De este modo, cual cereza de pastel, otro estudio realizado por la misma universidad, en mancuerna con la de Nueva York, sugiere que el sexo casual aumenta la confianza personal; pero esta sensación de poder es momentánea, ya que a largo plazo origina un daño a la salud mental, provocando ansiedad y depresión. Parece ser que, a pesar de vivir en la segunda década del siglo, el sexo casual aún es mal visto y la presión social nos produce un enorme sentimiento de culpa.Desafortunadamente, hay lugares en los que dichas prácticas son satanizadas y juzgadas erróneamente; si el imaginario social mexicano se comporta (en ocasiones) un tanto retrógrada y contradictorio, hay lugares en los que ni por error podrías tener sexo casual, especialmente si eres mujer.

Este conteo está basado principalmente en las experiencias de mujeres: lo que ellas tienen que sufrir al reprimir su sexualidad, deseo y necesidad de cariño; elementos retirados de sus vidas por conservar cierta moralidad que recae en lo absurdo.

Colombia

No en todo el país, cabe señalar. En ciertas regiones, sobre todo indígenas, se practica la mutilación de genitales femeninos. La ablación –extirpación del clítoris– se realiza frecuentemente. La finalidad es evitar que las mujeres caigan en pecado, disfrutando del proceso reproductivo; por ello, desde niñas o cuando comienza su regla, son sometidas a procesos arcaicos y dolorosos sin algún tipo de anestesia o higiene.

Somalia

En este lugar, las mujeres son comercializadas desde niñas, y son vendidas a las familias de más alto poder económico para poder alcanzar un estatus mayor. Casarse a temprana edad las convierte en propiedad del marido. Estos hombres suelen ser personas de negocios que las embarazan apenas pueden y les brindan un hogar que más bien parece una prisión, ya que son privadas de todo derecho. Ellas nunca son libres, desde el hogar viven bajo las órdenes de la familia y al casarse son presas de sus esposos.

Marruecos

El analfabetismo ha hecho que hombres y mujeres marroquíes sean fácilmente engañados y abusados de muchas formas. Una de la más comunes es la sexual, misma que hace imposible que una mujer crea y entienda que tener sexo casual no es malo. De hecho, consideran esta práctica como una aberración completamente impensable. En promedio, el indice de analfabetismo en mujeres es de 76%, lo que hace que entre ellas hagan mucho más grande el mito de que la sexualidad femenina no se puede disfrutar.

Líbano

Si un reglamento impera en este país es el religioso. Las leyes que hablan del estatus personal como el divorcio y el matrimonio provocaban, hasta hace unos años, que las mujeres vivieran reprimidas y fueran castigadas y juzgadas por sus actos ante una deidad y sus seguidores. En la actualidad se han establecido algunas leyes que promueven sus derechos y castigan algunos delitos como la violencia doméstica. Aún con ello, hay personas que juzgan el hecho de que las féminas disfruten de su libertad sexual porque pueden faltar el respeto de su dios.

Irán

En este país, las mujeres no hacen nada si no lo aprueban sus esposos o padres. Por lo tanto, no pueden casarse, salir del país y mucho menos tener sexo sin que haya alguien que les diga que pueden. Para tener relaciones sexuales, primero, deben estar casadas o de lo contrario son castigadas por haber perdido la virginidad de 'manera impura' y desobedeciendo las reglas propias de su comunidad.

Yemen

Tener sexo es considerado un acto de infidelidad a la moral y a la familia. En Yemen, las niñas son casadas desde muy pequeñas (las más grandes apenas rozan los 15 años). Algunas de las mujeres que han logrado sobrevivir (moralmente) a este tipo de abuso y aseguran que aceptan los matrimonios arreglados con hombres para poder escapar de los abusos de sus familias y ejercer su derecho a la sexualidad.

Guatemala

Tener relaciones sin protección es una de las tareas más difíciles en Guatemala, ya que en algunas regiones, a las mujeres no les venden preservativos, además de que en otras zonas es difícil hallarlos. Como resultado de esto, el contagio de enfermedades de transmisión sexual es alto. Los hombres aún viven inmersos en un machismo infundado en que, dicen, un condón o una pastilla afectará los designios de Dios y su propia hombría; por ello, muchos de Estos "sacian" sus ganas en otros lugares y al volver sólo esparcen las ITS, afectado directamente a sus parejas.

Austria

En este país han ido en aumento grupos neonazis, mismos que discriminan judíos, musulmanes y latinoamericanos, por ello, tener sexo casual es impensable ya que se han dado casos en los que engañan a otros con el fin de jugarles bromas pesadas a hombres y mujeres por igual. Esta concentración neonazi se mantiene latente y no hay manera de que pueda ser erradicada con facilidad.

En ocasiones, las consecuencias de tener sexo casual van mucho más allá de la depresión y la autoestima, es una complicación moral social y hasta religiosa a la que se enfrentan cientos de mujeres y hombres alrededor del mundo. Una sexualidad plena va mucho más allá de sólo tener relaciones con quien te guste en ese momento; significa ejercer un derecho que se ha construido por años y por cientos de personas. No sólo es poder decir 'sí, tengo sexo con cuantas personas quiero porque soy libre', es sentirse lo suficientemente seguros para ejercer ese derecho plenamente. Es eliminar la restricción y el arrepentimiento causados por las tradiciones, la cultura o las costumbres que tenga el país de origen.

También lee:

¡Nunca es muy temprano! Las personas que decoran antes de Navidad son más felices

La diferencia que debes entender entre el amor de tu vida y tu alma gemela


Recomendados: Enlaces promovidos por MGID: