Cosas que todo el mundo odia de los turistas

jueves, 26 de enero de 2017 2:55

|Daniel Morales Olea



Sandalias y calcetas, gorros y pantalones caqui, piel rosada y la nariz muy humectada por el protector solar. El cliché del turista ya es una especie cada vez más rara pero no te confíes, aún existe. Hoy los turistas se mezclan un poco más con la cultura del viajero. Los años les han enseñado a ser más eficientes en sus viajes y a dejar los complejos de superioridad que arrastran desde su lugar de origen. Los puedes encontrar con ropa típica del lugar intentando hablar con la gente local, pero aún así, hay algunas cosas que los turistas hacen que nunca van a ser bien vistas o soportadas.

turistas

Cada ciudad tiene o crea un tipo de turista. Tal vez es la altitud, pero también es la cultura local que desentona con gente de otros países que sin saberlo, cargan con el estigma de turista nefasto. Y es que no puedes comportarte de la misma forma en todo el mundo y esperar que las cosas salgan bien. Por ejemplo, mientras en algunas culturas asiáticas siempre se aprecia que vistas de blanco, en Beijing la gente te verá como un idiota, pues los niveles de contaminación son tan altos que la ropa blanca se mancha en seguida. Por ahora te dejaremos con algunas cosas que nunca deberías hacer en ninguna ciudad si no quieres ser tachado de irrespetuoso e ignorante.

Pararte en medio de la calle

turistas calle

La arquitectura siempre es pieza fundamental del viaje. Caminar por templos sagrados, zonas arqueológicas o lugares destinados para el turismo te permiten parar y observar las columnas, techos y los cuidadosos diseños de los edificios. Por otra parte, si los edificios se encuentran en zonas de afluencia, lugares donde hay oficinas y el ritmo de la ciudad es normal, quedarte parado en la calle que todos recorren a la mayor velocidad posible puede, incluso, causar accidentes.

La primer opción es seguir caminando, pero también puedes pegarte a la pared y dejar que todos pasen mientras tú observas las maravillas arquitectónicas. Esto sucede en muchas ciudades y mientras en la Ciudad de México es común en el Centro Histórico, en Nueva York es común a lo largo de toda la ciudad.
-

Turistas borrachos

turistas borracho

En noches de fiesta no hay nada malo. Todos saben que te estás divirtiendo, que ahorraste y viajaste muy lejos para disfrutar los placeres dionisíacos. El problema es cuando son las dos de la tarde y sales tambaleándote de una cantina, un bar o aún peor, un restaurante común. En Europa, lugar en el que la gente acostumbra a beber distintas clases de alcohol durante todo el día y en donde no es tan penado llevar alcohol en la calle, es especialmente irritante. 
-

Turistas de países específicos

turistas paises

Julian Morgans columnista australiano de Vice lo dijo a la perfección: "Viajar me hizo racista. No en el gran sentido de la palabra (...) me hizo racista con la gente de países ricos, somos tan molestos. Los chicos británicos viajan en manadas de siete intentando acostarse con alguien mientras muestran sus quemaduras del sol a todo el país. Los alemanes y holandeses van buscando la más auténtica experiencia de viaje, lo que es horripilante. Los estadounidenses viajan solos, pero sólo buscan a otras personas para hablar de su país. Nunca escucharás a un estadounidense preguntarte de dónde eres".

Son jóvenes que tienen 18 o 19 años y viajan por el mundo con sus amigos. Claro que no se trata de las personas más conscientes. Es obvio que no todos son así y tal como lo dijo Morgans, es racista pensarlo pero basta con viajar a Cancún y encontrar a miles de jóvenes que creen que la ciudad es una fiesta gigante preparada sólo para ellos. 
-

Clichés andantes

turistas cliche

Conocer el lugar de tus sueños, del que muchas veces has leído, escuchado y visto tanto, es toda una experiencia que debes vivir completa. Eso no implica que debas caminar por Nueva York con una playera de "I Love New York", por Londres con un sombrero parecido al de la policía de la ciudad o por cualquier centro turístico de México con una playera de Snoopy diciendo groserías —algún día sabremos de dónde surgieron tan espantosas playeras—. La foto cargando la Torre de Pisa, o sosteniendo la punta del Big Ben o la Torre Eiffel no son algo nuevo, es más, ni siquiera es irónico. 
-

Fotógrafos

turistas camara

La gente no duda de tus habilidades con la cámara y tomar buenas fotos es esencial para los recuerdos, pero están los turistas que saben cuándo vale la pena sacar su impresionante cámara con un lente capaz de hacer hermosas obras de arte, y están los turistas que usan tablets para todo. Los turistas con estos dispositivos en un museo son el segundo tipo de personas más molestas después de los niños que sólo llegan a copiar las fichas junto a las obras. 
-

Los turistas deben aprender a respetar pero también hay que entender que se trata de gente que viajó miles de kilómetros e intenta sumergirse en la cultura de la mejor forma posible. Es trabajo de ambos lados para llegar a un utópico momento en el que todos los turistas recorrerán una ciudad sin ser señalados como extranjeros que no tienen idea de lo que hacen en ese lugar. 

***

Fuentes: 

Vice, Huffington Post
TAGS: Europa
REFERENCIAS:
Daniel Morales Olea

Daniel Morales Olea


  COMENTARIOS