PUBLICIDAD

VIAJES

¿Cuál es el lugar más limpio (o menos sucio) para agarrarse en el Metro?

Una bióloga tomó muestras de los lugares que más tocamos en el Metro... y quizá no querrás volver a poner la mano en este tubo dentro del vagón.

Cada vez que usamos el transporte público, además de convivir con cientos de personas desconocidas, entramos en contacto con millones de microorganismos. Aunque no los veamos están ahí, viviendo su vida microscópica; son bacterias, virus y otras células que viven en la piel de cada persona. Aunque suene horripilante, esas últimas no son dañinas para la mayor parte de la gente: son parte de nosotros como el aire que respiramos, y viven en lugares como el Metro de la Ciudad de México.

En un mundo después de la pandemia, los hábitos de higiene de las personas en los espacios públicos cambiaron drásticamente: la gran mayoría carga con alcohol en gel, usa cubrebocas en espacios cerrados y evita tocarse la cara. Y es que nuestros dedos entran en contacto con superficies llenas de bacterias en el Metro: los torniquetes de la entrada, el barandal de las escaleras eléctricas y los tubos para agarrarse dentro del vagón. Es por eso que nos preguntamos: ¿Cuál es el lugar más limpio para agarrarse cuando viajas de una estación a otra? ¿Sería mejor desarrollar el superpoder de guardar el equilibrio en un tren en movimiento y no tocar absolutamente nada?

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

En TikTok, una bióloga (@preguntalealbiologo) se dio a la tarea de averiguar cuál es el lugar con menos microorganismos para tocar en el Metro. Tomó muestras con hisopos estériles de los lugares más “tocados” por la gente, como los torniquetes, la máquina de recarga, los barandales y los tubos horizontales, verticales y los que están sobre los asientos. Después resumió el experimento, que le tomó casi un mes, en un TikTok de poco más de cinco minutos.

Como todos los experimentos, este también tuvo su prueba y error. Tras un intento fallido en el que las muestras se contaminaron, la tiktoker volvió al Metro a tomar nuevas muestras, esta vez con nuevas variables que dieron resultados más confiables. Mientras que en las muestras del asiento y el tubo de la puerta no creció casi nada (por lo que se puede asumir que son algunos de los lugares menos llenos de microorganismos), no fue así con el barandal de las escaleras y los torniquetes: esas dos presentaron pequeñas colonias de bacterias y hongos. La muestra de la máquina presentó hongos y una microcolonia de bacterias. El lugar más lleno de microorganismos fue el tubo horizontal con bacterias, hongos y al menos siete colonias distintas.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Así que ya lo sabes: la próxima vez que viajes en Metro recuerda que, de acuerdo con los resultados de este experimento, algunos de los lugares más limpios (o menos sucios) para agarrarse son el tubo del asiento y el tubo de la puerta. A menos que, como ya dijimos, tengas el superpoder chilango de mantener el equilibrio sin tocar absolutamente nada.

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD