PUBLICIDAD

VIAJES

El escalofriante Castillo del Diablo que se encuentra en México

Un imponente castillo gótico adornado con ángeles, demonios y gárgolas que puede ser visto desde la carretera Ensenada-Tijuana.

Si eres amante del turismo oscuro y vives en México, no tienes que viajar a otros países para conocer un aterrador castillo que parece el dulce hogar del mismísimo Satanás. En Ensenada, Baja California, se encuentra el Castillo del Diablo, un enorme edificio de motivos demónicos que, aunque suene increíble, tiene un gran amor detrás de su construcción.

Se encuentra en el kilómetro 60 de la carretera Ensenada-Tijuana, casi exactamente a la mitad de las dos ciudades. Ubicado justo frente al mar, el Castillo del Diablo se construyó hace cerca de siete años a cargo de Tony Wells, un hombre estadounidense nacionalizado mexicano que quería edificar algo distinto a las iglesias que abundan en todo el país con gárgolas, vitrales, estatuas de ángeles y demonios que adornan los nichos y quizá el elemento más llamativo: un gigantesco diablo en la fachada, que pueden apreciar todos los automovilistas que pasan desde la carretera.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Así es, el Castillo del Diablo no es una construcción abandonada donde se lleven a cabo rituales satánicos clandestinos, sino que sus dueños viven ahí y están orgullosos de su aportación oscura a la arquitectura de la región. Wells diseñó su casa de la mano de su esposa, Britney Stevenson: los dos son amantes de lo gótico y lo dark y la influencia e inspiración de Stevenson puede apreciarse en cada rincón.

Por esas mismas razones, no es como que cualquier persona pueda llegar a visitarla sin previo aviso. Sus dueños aclaran que no hay tours por el castillo, pero sí suelen prestarlo para sesiones fotográficas y otros eventos. Otro elemento a destacar está en un valioso objeto de memorabilia que Tony Wells guarda en su oscuro hogar como uno de los más preciados y que adquirió en una subasta: la cama que perteneció a Elvis Presley. Y aunque aún no está terminado, Wells espera concluir pronto su más grande proyecto arquitectónico (en el que ha gastado más de dos millones de dólares) y abrirlo, ahora sí, a todo el público.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD