La isla habitaba por dragones de komodo y amenazada por el turismo

La isla habitaba por dragones de komodo y amenazada por el turismo

Por: Georgette -

El Parque Nacional de Komodo en Indonesia en donde las reglas están a punto de cambiar.

*Por Diego Gómez Pickering

Una veintena de islas bañadas por las idílicas aguas del Océano Índico, 260 diferentes especies de coral, cerca de mil variedades de peces, dos tipos de tortugas marinas, seis de tiburones y dos de mantarrayas; pero un solo e indiscutible rey: el dragón de Komodo.

El Parque Nacional de Komodo en Indonesia es una de las joyas de la corona del mosaico natural de este país, uno de los países con mayor biodiversidad del planeta de acuerdo con Naciones Unidas, y durante años, uno de los lugares más socorridos por los millones de turistas que llegan hasta la vecina e hiperdesarrollada isla de Bali, uno de los pocos puntos de acceso directo al parque. Pero todo eso está, para bien o para mal, a punto de cambiar.

La isla habitaba por dragones de komodo y amenazada por el turismo 1📸 steeleburrow

«Y por si fuera poco, si a las madres les agarra el hambre, pueden sin el menor remordimiento almorzarse a sus propias crías», el tono lúgubre y la voz pausada de Casimiro imprimen un sello escalofriante a sus palabras que logra el objetivo de asustar, casi hasta el llanto, al par de jóvenes e incrédulas visitantes niponas que guía por los senderos que mezclan sabana con manglares en la Isla de Rinca, una de las únicas tres del parque, y del mundo entero, en donde puede encontrarse al mítico dragón de Komodo.La isla habitaba por dragones de komodo y amenazada por el turismo 2

Isla de Rinca 📸 sailtigerblue

De 34 años, tupido bigote negro y facciones más melanesias que malayas, el guardabosques, originario de la isla, forma parte de la cooperativa auspiciada en parte por el gobierno indonesio que se encarga de guiar y salvaguardar a los miles de turistas que visitan diariamente el parque nacional.

Junto a una treintena de compañeros, igual de entusiastas y dicharacheros, Casimiro se encarga de desvelar los más hondos secretos de los enormes lagartos que cohabitan su terruño para quienes hasta ahora han tenido la fortuna de poner pie en el espacio natural declarado por la UNESCO como Patrimonio Mundial en 1991.La isla habitaba por dragones de komodo y amenazada por el turismo 3

Restricciones de acceso al parque

«Si se trata de restablecer las poblaciones locales de ciervos, búfalos y jabalíes es sin duda una buena idea, aunque las autoridades tendrían también que valorar las consecuencias para nosotros y para los komodo», cuenta Osi, un antiguo guardaparques, ahora jubilado en la vecina isla de Komodo, quien ha montado un pequeño merendero en el muelle donde desembarcan las lanchas a motor y los barcos de madera que traen a los turistas, reflexiona sobre lo que está en boca de todos los isleños y de los aventureros del mundo entero desde hace un año: la inminente entrada en vigor de restricciones en el acceso y disfrute del parque nacional.

Para el Ministerio de Turismo las cosas tampoco están muy claras fuera del hecho de que a partir de enero de 2020 todo será diferente. En declaraciones a la prensa a inicios de noviembre, Shana Fatina, directora de la unidad de turismo de Labuan Bajo, provincia indonesia donde se encuentra el parque, y funcionaria del citado ministerio, alertó la necesidad de volver a enfocar el modelo de sustentabilidad y de negocios del parque de los dragones. «En lo que va del año por concepto de entradas se han recaudado sólo 33 mil millones de rupias (aproximadamente 2.3 millones de dólares) de los 129 mil millones que necesitamos» enfatizó al confirmar que el parque no cerraría sus puertas como inicialmente se había anunciado pero sí iniciaría una 'nueva era con medidas distintas'».La isla habitaba por dragones de komodo y amenazada por el turismo 4A Osi y a muchos otros de los casi dos mil habitantes de la isla de Komodo, casi igual número que el total de dragones con quienes la comparten, mil 700 en el caso de las lagartijas cuaternarias; cerrar temporalmente el parque ayudaría a mejorar el equilibrio entre las poblaciones de animales de las que se alimentan los dragones pero también aumentaría la presencia de los cazadores furtivos. «Ahora vienen de vez en cuando y por la noche, pero sin tener a los miles de visitantes diarios, quizá lo harían más seguido», sospecha el septuagenario sobre los allegados de allende que buscan hacerse de carne de ciervo y cerdo de forma gratuita y en ocasiones, hasta lucrar en el mercado negro con crías del emblemático reptil. Además, el cierre del parque, por ahora descartado, tendría severas implicaciones en la economía de todas las familias del archipiélago que con los sueldos de la cooperativa apenas sobreviven.

Relacionadolos-impactos-ambientales-del-turismo-y-del-ecoturismoLa triste realidad detrás del turismo ecológico que está destruyendo el planeta

Las medidas para la preservación de la especie

Entre las medidas contempladas hasta la fecha, que de acuerdo con la misma Fatina y demás autoridades del Ministerio serán finalmente anunciadas en enero, destacan dos: reducir considerablemente el número de visitantes, para mitigar los efectos erosivos y de disrupción en el delicado balance natural del parque, hábitat de los Komodo, e incrementar el precio de ingreso ‘hasta los mil dólares por persona’. Mientras llega el momento de conocer las condiciones definitivas para visitar en un futuro el Parque Nacional de Komodo, el tiempo vuela y sólo quedan algunas semanas más para ser de los pocos afortunados que aún se topan con esas admirables reliquias del pasado rondando entre arenas y palmares.

Relacionadolas-playas-hermosas-en-peligro-de-desaparecer-por-el-turismoLa de DiCaprio en 'La Playa' y 4 islas paradisíacas en peligro por el turismo masivo

La leyenda de la Princesa Komodo

Míticas bestias de garras descomunales, lenguas partidas en dos y piel de acero que lo mismo despiertan temor que admiración. “Baby, baby” gritan al unísono el par de japonesitas emocionadas al divisar a unos pasos de nuestro grupo a un pequeñísimo dragón de Komodo camino de la playa de azules cristalinos. «No tiene más de un año», les confirma Casimiro animándoles a que se acerquen para hacerle algunas fotografías. Mientras sonríe satisfecho, cuenta la leyenda de la Princesa Komodo, quien hace muchas lunas gobernaba sobre las tierras que ahora pisamos, y al embarazarse por vez primera dio a luz a gemelos.

Un niño humano a quien llamó Gerong y una niña dragón a la que puso por nombre Ora. Separados al nacer, el niño creció en la aldea y la pequeña dragón en el bosque. Muchos años después se reencontraron al cazar Gerong un ciervo que Ora súbita devoró. Cuando el hermano estuvo a punto de clavar una lanza mortal a su gemela para saldar la deuda por el ciervo, la madre de ambos se interpuso entre los dos, revelándoles su verdadero vínculo filial.

La isla habitaba por dragones de komodo y amenazada por el turismo 5📸mcrksman

Desde entonces, cuenta la leyenda, el hombre y el dragón han vivido en Komodo uno al lado del otro y en paz.

Lee también:

Playas en México que brillan en la noche para encontrar la luz en la oscuridad

Los países más baratos para recorrer de mochilero

Referencias: