PUBLICIDAD

VIAJES

La cueva de Voronia, la más profunda y cercana al centro de la Tierra

También conocida como “el Everest de las cuevas”, es un sueño para los exploradores y espeleólogos y en ella se han encontrado nuevas especies animales.

En el Cáucaso occidental, en medio del Macizo de Arabiza y en la república autónoma de Abjasia en Georgia, se encuentra una cueva tan profunda que se cree que podría ser la más cercana al centro de la Tierra. Por supuesto, es un sueño para los amantes de la espeleología, que encuentran en la cueva de Voronia un fascinante espacio para comprender estas formaciones, pero también un peligroso y oscuro túnel a lo desconocido. Solo los más valientes, experimentados y preparados pueden aventurarse a investigar su interior.

También conocida como Krubera Cave (o “la cueva del cuervo”, por su traducción del ruso), cueva de Krúbera-Voronya o cueva de Krúbera, es parte de otras cinco formaciones que superan los mil metros de profundidad. La cueva de Voronia tiene 2,197 metros de profundidad y es una de las pocas conocidas, en todo el mundo, que superan los dos kilómetros. El ucraniano Gennadiy Samokhin posee el récord, pues es el único que ha podido alcanzar la cota de esos -2,197 metros.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

La espeluznante cueva fue descubierta por primera vez en 1960 por exploradores de la URSS. En esa ocasión solamente alcanzaron los 180 metros de profundidad, pero expediciones posteriores revelaron la verdadera longitud del sistema. En 2010, el equipo CAVEX, conformado por espeleólogos rusos y españoles, encontró en su interior cientos de especies que hasta entonces eran desconocidas. Una de esas fue el el Plutomurus ortobalaganensis, un artrópodo de seis patas que es un ejemplo de los animales capaces de vivir a mayor profundidad en la Tierra, que se encontró a -1980 metros.

El sistema de cuevas al que pertenece esta cueva tiene una longitud de 16,058 metros entre pasajes interconectados (no aptos para personas claustrofóbicas). De hecho, para acceder a ella es necesario hacerlo a través de una entrada muy estrecha. Algunos de sus pasajes debieron ser “tallados” para permitir el paso de personas, pero otros son tan amplios como gigantescos túneles.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Esta cueva se divide en dos partes principales cuando alcanza los 200 metros de profundidad. Se puede acceder al punto más bajo de la cueva de Voronia desde otras dos entradas en el sistema de Arábika: uno es la cueva Kúibyshev y la otra es la fosa de Henrich, que están en la parte baja en las faldas de la montaña. La cueva Berchil, otra de las entradas, está a 100 metros por encima de la cueva Voronia.

Como ocurre con muchas cuevas del mundo, sus túneles se inundan a menudo. Por eso es que, para su exploración, muchas veces es necesario el equipo de buceo. Algunos de sus sumideros alcanzan una profundidad de 52 metros (otro aspecto escalofriante de la cueva, no apto para personas talasofóbicas).

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO



Podría interesarte
Etiquetas:viajes
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD