Lugares en el mundo que sólo un corazón trágico amará visitar

jueves, 7 de abril de 2016 16:47

|Eduardo Limon


En la impaciencia y en la incertidumbre es donde se encuentra la mayoría de las veces nuestro corazón; nos esforzamos constantemente para darle diferentes matices a nuestros días con la idea esperanzadora de que todo será mejor en algún momento. No es por ser pesimista ni por el afán de decir lo contrario, porque a simple vista no tendría fundamento alguno –o derecho­– para destrozar las intenciones de nadie, pero debemos partir de un supuesto innegable: la vida en sí misma es sufrimiento.

Lugares trágicos - Mujer


Desde filósofos occidentales hasta orientales, pensadores y religiosos, ha habido demasiadas mentes en este mundo que han compartido dicha idea como un método de investigación o una condición con la cual lidiar todas las mañanas al despertar. Recordemos a Siddhartha, a Krishna en voz de Viasa, a Kierkegaard, a Nietzsche, a Unamuno y demás escritores que aceptan este hecho mediante un llamado a la acción, a la reflexión y al conocimiento.

También hay autores que no necesariamente escribieron del tema, pero tuvieron una vida lo suficientemente trágica como para impregnar de este aroma cruel las páginas de sus libros por venir y así darle un marcado énfasis a los lugares donde se desarrollaron sus relatos, tanto en la narración como en su escritura.

Es así como entonces se marcan puntos en el mundo que son ideales para ilustrar o recordar la obra de alguno de estos seres con quienes compartimos esa mirada devastadora ante nuestra existencia, la cual nos da la posibilidad de seguir adelante.



-
Bukowski – Los Angeles

Lugares trágicos

Contrario a lo que se cree, este autor de la bebida empedernida no bebía en los bares de Hollywood, pero en ocasiones llegaba a frecuentar alguno de ellos. La vida nocturna de la ciudad, en general, nos puede acercar a esa tragedia que él vivía constantemente, pero hay un lugar en específico que nos puede ligar aún más a su visión: Frolic Room.



-
Nietzsche – La montaña alemana

Lugares trágicos

Retomando un poco lo que escribió en “Así habló Zaratustra”, podemos pensar en la figura de la montaña como un sitio ideal para experimentar la filosofía trágica que este pensador presentaba. Un lugar para ser el ermitaño y posteriormente bajar para mezclarse con el mundo; nunca se ubicó detalladamente ese monumento natural, pero podemos pensar en Zugspitze.



-
Virginia Woolf – Río Ouse


Lugares trágicos

En la soledad de una vida incomprendida y atormentada por sus condiciones mentales e intelectuales; Virginia Woolf se destacó además de su escritura por el sufrimiento o la lucha que conllevaba despertar a diario con las voces y la tarea de ir en contra de lo establecido. El río donde ella cometió suicidio se llama Ouse y se encuentra en Sussex. Inglaterra.



-
Esquilo – Grecia

Lugares trágicos

Este dramaturgo de la edad clásica es considerado el precursor de la tragedia griega; con una notable sensibilidad para trabajar la existencia humana a partir de sus desgracias como una oportunidad de reconstitución y reflexión, podemos pensar en las ruinas del Teatro Epidauro, símbolo de la antigua presentación artística religiosa.



-
Siddhartha – Bangkok

Lugares trágicos - Mujer

Siguiendo el pensamiento de Siddhartha, en el que la vida es un sufrimiento constante, pero se tiene la oportunidad –casi obligación– de actuar al respecto, podemos dirigir nuestra mirada y nuestro cuerpo a uno de los destinos budistas más importante: el templo de Wat Pho en Bangkok, donde se representa a este maestro en una posición de descanso (la cual representa el grado máximo de conocimiento, de libertad).



Ir a estos sitios definitivamente no nos dará una salida inmediata ni mucho menos a lo que consideramos como el sufrir; tampoco es que estar ahí signifique adoptar sus posturas de la misma manera que los autores aquí mencionados lo hicieron, sólo es una oportunidad para acercarse a esos escenarios que sirvieron para dar continuidad y fin a sus propias perspectivas trágicas. La posibilidad de compartir esa identificación.


***
Te puede interesar:

10 lugares para tener una cita contigo

10 lugares para ser feliz





TAGS: destino
REFERENCIAS:
Eduardo Limon

Eduardo Limon


  COMENTARIOS