4 lugares a los que puedes viajar para proteger a los perezosos

Lunes, 18 de diciembre de 2017 11:01

|Diana Garrido

Ellos sonríen, son calmados y tienen una gran paz interior... o al menos eso aparentan. ¿Por qué no habríamos de salvarlos?


Todos deseamos ser un perezoso. Si analizamos su comportamiento, son los animales más felices del mundo. No sólo por su rostro sonriente con ojos cansados y un aire de satisfacción, este animal suele dormir por horas en las ramas de los árboles y descansa por ratos prolongados mientras contempla el cielo que posa sobre él. Come hojas de árboles, por lo que su digestión y salud es muy buena. No hace más que dormir y al finalizar el día va a descansar nuevamente en la cima de los árboles.


La ciencia lo ha dicho: son los animales más felices del mundo debido a que no sufren por casi nada. Claro, deben esconderse de jaguares, águilas y serpientes ya que los atacan. La lentitud de los perezosos es tal que sus piernas cortas no le permiten caminar ni correr, sólo pueden lanzarse por las ramas con los largos y fuertes brazos. Cuando lo asesinan, el animal no deja de sonreír, lo que puede parecer muy perturbador; sin embargo, él se mantiene sereno, sin ningún tipo de presión o eso pareciera.



La caza ilegal y el consumo de los depredadores, han ido acabando lentamente con la especie. Aunque los indicadores digan que el peligro de extinción en el que se encuentran es menor los seres humanos estamos terminando con ellos. Así, debemos encontrar varias formas de salvarlos y ayudarlos a que sigan siendo los animales más felices del mundo. Por ejemplo, viajando a algunos lugares en los que la prioridad son ellos y sus vidas.


-

Santuario Aviarios del Caribe


En Costa Rica abrieron este centro de rehabilitación para perezosos que está a disposición del público para ofrecer visitas guiadas en las que puedes conocer mejor sus condiciones de vida. Es uno de los centros con mayor demografía de perezosos en su hábitat natural. Cada semana recibe a varios de los ejemplares que viven en la selva, en especial si están heridos o varados. Se les asiste hasta que pueden regresar a su lugar de origen.



-

Caldas


Tinka Plese es una mujer que una tarde apareció en las montañas antioqueñas de Colombia para proteger a los mamíferos. Ella llegó a la selva con sólo un tapabocas, su chaleco y un maletín para ayudar a los animales que iba viendo a su paso. desde entonces, cada día va a ayudarlos y cuidarlos, mientras convoca a otros que sean fanáticos de la naturaleza.



-

Merazonia


Una tarde, un bebé perezoso llegó arrastrándose, mojado y llorando a Merazonia en Ecuador. Los policías le dieron pocas esperanzas de vida, por lo que una voluntaria decidió ayudar al pequeño que nombró Alí. Estuvo en revisión y le ayudaron a vivir y crecer sanamente, Alí sobrevivió y siguió creciendo. A través de una radio local, hubo una convocatoria para más voluntarios, la cual fue atendido y sigue pasando. De igual manera, hay un programa de reforestación de flora y vegetación local.



-

Colombia


La Fundación Unau atiende a los casos de rescate y reubicación de los animales. La fragmentación del hábitat ha dañado severamente a las poblaciones animales, en especial al perezoso. En Colombia puedes visitar el espacio destinado a los perezosos en donde hay condiciones precarias para ellos. Puedes participar en la Estrategia Nacional para Prevención y Control al Tráfico Ilegal de las Especies a través de cuidados especiales y ayuda en cuanto a la difusión de la importancia de estos animales.



-


Tal vez son lentos, no aportan mucho a la vida de otras especies y están en peligro de extinción, precisamente por ello, debemos ser más conscientes de los daños que le hacemos a las especies como éstas, mismas que debemos conservar. Además, quién no quiere mantener con vida al animal más feliz del mundo.


**


Viaja por todo el mundo como voluntario salvando animales o cuidándolos como si fueron tuyos.

Diana Garrido

Diana Garrido


Articulista
  COMENTARIOS