Fotografías que demuestran que el turismo de lujo no tiene nada nuevo que ofrecer

Viernes, 19 de mayo de 2017 9:15

|Olympia Villagrán


En el 2018 el Titanic II zarpará a 23 nudos, con 900 tripulantes y 2,400 pasajeros, pero sobre todo con la esperanza de que a diferencia del trasatlántico más famoso del mundo –el Titanic original– esta réplica, construida por el multimillonario australiano Clive Palmer, no se hunda en el fondo del mar.

El romance entre Jack y Rose es una historia hollywoodense que a la mayoría hizo llorar, pero la idea de viajar en la clase más alta de este barco es el sueño de casi todos. Así como la cinta que retrata la trágica muerte de 1,514 personas durante el hundimiento del Titanic, nos llevó a soñar con viajar en un crucero para encontrar el amor, muchas otras historias han convertido al turismo en un derroche –absurdo e innecesario– de dinero. La realidad es que estos lujos no garantizan que vivamos experiencias nuevas o distintas a las que repetimos todos los años cuando viajamos a distintos destinos.

titanic ii

El típico "turismo costero", como se le llamaba a finales del s. XIX y principios del XX a la forma en la que la clase más alta –y por lo tanto elitista– viajaba por las playas españolas, es el mismo que hoy todos intentamos imitar – por lo menos una vez al año– sin siquiera divisar otras posibilidades. Un viaje a las playas más comerciales de México, mismas en las que la gastronomía, la vida nocturna, el hospedaje y cualquier actividad de entretenimiento rebasa nuestro presupuesto, se ha convertido en una de las opciones más elegidas por quienes opinan que el turismo de lujo es el mejor.

turismo de lujo chile

tursimo de lujo nieve

El hecho de pagar cantidades exorbitantes por tours o paquetes de agencia para conocer de la mejor manera posible cualquier destino, limita todas tus posibilidades. No se trata de decidir entre un resort de lujo o un viaje de mochilero, sino de reflexionar a partir de diversas fotografías tomadas hace algunos años durante las vacaciones de distintas personas en diversas partes del mundo. En ellas no vemos más que las mismas fórmulas: vacaciones en la playa, prácticas de esquí o paseos en camello por los desiertos más exóticos del mundo.

tursimo lujo desierto

turismo costero

A partir de estos retratos en los que sólo cambia el diseño de un traje de baño y el color de la imagen, cuál sería la respuesta a la siguiente pregunta: ¿acaso el turismo de lujo tiene algo nuevo que ofrecer? Mirando las fotografías de hace un siglo, la respuesta parece ser más que obvia: los viajes exóticos, los paisajes paradisiacos y los destinos más soñados, nunca cambiarán. Por lo tanto, la experiencia de recorrerlos tampoco será innovadora y mucho menos enriquecedora.

turismo de lujo esqui

turismo de lujo medidas

Históricamente la clase alta se ha privado de vivir experiencias auténticas, pues ellos tienen al turismo en un concepto distinto al que tienen los viajeros legítimos. Estos últimos no se enfocan y mucho menos se preocupan por los lujos que tengan durante todas sus aventura. En cambio, la mayoría –a pesar de no pertenecer a la clase alta– confunde el turismo en general con la inversión de todos sus ahorros, inclusive del dinero que no tienen, en sus próximas vacaciones.

turismo de lujo playas

playa turismo de lujo

La irónico del turismo de lujo es que tú o cualquiera podría pasar un día entero en el spa de un resort, para después entrar a una alberca con una hermosa vista y finalmente cenar en un restaurante italiano de carta exclusiva, en cualquier parte del mundo. Esta experiencia podrías vivirla en Las Vegas, en Kenia o en los Alpes suizos, pues se trata de un turismo construido y no real o natural. Evidentemente, tener contacto con las personas locales, las costumbres y tradiciones reales, las gastronomía originaria o cualquier otra experiencia que valga la pena, será imposible si te sumerges en cuatro paredes llenas de inútiles y banales lujos.  

Por lo tanto, no tiene caso viajar por todo el mundo si la única finalidad es hacer y gastar tu dinero en exactamente lo mismo. 

*

Referencias

El Confidencial



TAGS: Consejos
REFERENCIAS:
Olympia Villagrán

Olympia Villagrán


Editora de Estilo de Vida y Diseño
  COMENTARIOS