La ciudad sagrada de la India que debes visitar para renovar tu espíritu y encontrar paz

miércoles, 5 de julio de 2017 12:12

|Yolanda Cantu



Caos, suciedad y mucha pobreza. Es la primera impresión que se tiene al viajar a Varanasi, también conocida como Benarés; sin embargo, lo que hace única a la ciudad más antigua de India es la espiritualidad que surge del río Ganges que tiene una longitud de dos mil 525 km; es uno de los más contaminados y, a su vez, uno de los más sagrados del mundo. 

Existen muchos mitos que envuelven el misterio por el cual este río es tan sagrado. Una de las historias más populares entre los hindúes involucra a las tres deidades principales del hinduismo. Se dice que el dios Brahmá creó el río del sudor de Visnú, el dios preservador; la calma y la serenidad que posee se debe al poder de Shiva, el dios destructor.

 

Otra creencia es que un rey de nombre Sagara ofrendó un caballo a los dioses, pero éste le fue robado; enojado, Sagara culpó a un sabio inocente, quien por venganza mató a todos sus hijos. Ante la fatalidad, un familiar del rey imploró a Brahmá que la diosa Ganga bajara a limpiar las cenizas de los hijos para que pudieran terminar su ciclo de reencarnaciones.

Considerando estas creencias, es fácil entender por qué el sueño de cualquier hindú es ser incinerado en el “Manikarnika”, como se le conoce al crematorio más famoso a orillas del Ganges.



Algunos extranjeros ven este lugar sólo como un foco de infección; sin embargo, es una muestra impresionante de la fe que los hindúes poseen mientras esperan la liberación espiritual o “moksha” de sus seres queridos. Ser cremados en este sitio ofrece a los creyentes la oportunidad de liberarse de su karma y terminar el ciclo del “samsara” o reencarnación. Es por ello que se cree que con este proceso es posible llegar a la eterna comunión con Brahmá, el dios creador.

Para muchos hindúes ser incinerados en este sitio sagrado representa un esfuerzo de años que supone ahorrar dinero, ya que la madera utilizada para realizar este proceso se obtiene del árbol de sándalo; una madera cara y considerada divina. La razón por la que la emplean es que no deriva ningún mal olor durante el ritual. La India es famosa por sus olores, que no siempre son muy agradables. Pero a pesar de que el crematorio se encuentra rodeado de vacas, perros, búfalos y gallinas, así como de basura, excremento y otros deshechos desagradables, el lugar no despide ningún mal olor.

 

El costo de esta madera oscila entre los 20 y 25 mil rupees por cremación, lo que equivale a unos 300 dólares americanos; debido al elevado costo, muchos hindúes intentan unirse con Brahmá de manera directa y lanzan los cuerpos al río, lo cual genera una problemática alarmante por el nivel de contaminación que esto provoca. 

 Conocer este lugar es una experiencia que, probablemente, jamás olvidarás porque te marcará la vida. No importa la religión que practiques, pero hay que aceptar que dentro del caos de Benarés existe un aura que la vuelve única y sagrada.

Apreciar la quietud de las aguas del río en medio del caos y notar lo inodoro del lugar en medio de un escenario de deshechos, deja a cualquiera con una extraña sensación de paz o, quizá, de fascinación al contemplar la fe con la que los hindúes se bañan y beben el agua del río para purificarse, sin importarles que el Ganges sea receptor diario de trozos de cuerpos, cenizas, huesos y cabellos de humanos, pues como dicen los hindúes: “Se quema y se aprende”.

 

 **

Lo único que necesitas para decidirte a realizar el viaje de tu sueños a la India es ver estas 37 fotografías, además estas son las 9 cosas que debes tomar en cuenta antes de viajar como mochilero a este país.

 

 

TAGS: Destinos
REFERENCIAS:
Yolanda Cantu

Yolanda Cantu


  COMENTARIOS