Viajes que debes hacer una vez en la vida para superar todos tus miedos

Sábado, 8 de julio de 2017 9:17

|Diego Cera

La frase “retar a la muerte” se ha vuelto cada vez más atractiva a medida que el cine y la televisión nos bombardean con acciones atrevidas y personajes volando por los aires sin ninguna preocupación. Si bien es cierto que realizar un salto en caída libre sin una instrucción previa suena a una de las manera más estúpidas de morir, el sólo pensar en estar surcando un terreno que los hombres han soñado con dominar a lo largo de la historia es simplemente inigualable.

 A pesar de que numerosas agencias de viajes ofrecen estos servicios como parte de sus paquetes básicos, aún así muchas personas se privan de estas experiencias por el simple hecho de que el miedo los ataca de tal manera que les impide siquiera pensar en la posibilidad de vivir en carne propia lo que vieron en pantalla.

-

No es un secreto que la única manera de vencer nuestros peores miedos es enfrentándonos a ellos, por esta razón en la siguiente lista hay algunas actividades que puedes hacer para enfrentarte a tu propia mente y demostrar que hay mucha diversión detrás de aquello que te pone los nervios de punta.

-

Tahití, Polinesia Francesa

(Surf)

Desde hace poco más de cincuenta años, entre mayo y septiembre las playas de esta isla se llenan de miles de amantes del surf que tratan de montar la ola perfecta, gracias a que la Polinesia se encuentra en la corriente conocida como “los rugientes cuarenta”. El oleaje provocado por estas ráfagas de viento es tan impresionante que cualquier miedo al mar queda superado, la única consideración es el arrecife que apenas está cubierto por el agua.

-

Cataratas Victoria, Zimbabue

(Parapente)

Imagina vencer tu temor a las alturas sintiendo la brisa provocada por la caída de 1,700 metros de ancho del río Zambeze, todo esto mientras flotas en el aire sujetado de unas alas artificiales que apenas te mantienen estable debido al rocío conocido como Mosi-oa-Tuny (El humo que truena). Todo esto se debe hacer a las cinco de la mañana antes de que el primer helicóptero de turistas llegue al lugar, pues una vez que eso pasa la actividad no está permitida.

-

Río Ottawa, Canadá

(Kayak en estilo libre)

Navegar por las aguas de este río es una de las actividades más extremas en Canadá. Sus rápidos están llenos de olas y remolinos que sólo pueden ser librados con la ayuda de un experto. Sobre todo en temporadas de inundaciones, el Ottawa es el paraíso para quienes aman las aguas turbias. Las olas golpearán tan rápido tu kayak que ni siquiera tendrás tiempo para pensar en el miedo que le tenías a esta experiencia.

-

Badami, India

(Escalada deportiva)

El hecho de que la pequeña ciudad de Badami no sea precisamente un punto turístico hace que muchas de las rutas en los peñascos de arenisca de Hampi sean totalmente vírgenes; la única desventaja dentro de todo esto es que, al no ser un terreno tan explotado, la infraestructura para realizar esta actividad es limitada. Incluso para quienes son principiantes, la textura arenosa del peñasco es perfecta para evitar resbalones.

-

Labrador, Canadá

(Escalada en Hielo)

En la pequeña población de Makkovik la experiencia de subir por una pendiente empinada se magnifica, sobre todo cuando ésta es de hielo y se encuentra flotando en medio del mar. Los icebergs que llegan a la costa norte de Canadá tienen la peculiaridad de poder romperse en cualquier momento debido a las diferencias entre la temperatura del núcleo y la superficie, quienes se aventuran a escalar unos de estos gigantes helados deben ser hábiles al momento de clavar el pico para evitar algún accidente.

-

Sentir la adrenalina corriendo por tus venas y tu corazón latiendo tanto que parece que se saldrá de ti será lo único en lo que puedas pensar mientras vuelas en caída libre o cruzas aguas que pocos se han atrevido. Tus peores miedos se irán en cuanto tu mente se ocupe más en pensar cuál será la próxima actividad que intentes.

**

Fuentes

Revista Oxígeno
Red bulletin



TAGS: Destinos
REFERENCIAS:
Diego Cera

Diego Cera


  COMENTARIOS