El queso puede ser adictivo

Gracias a una proteína que contiene el queso, este puede llegar a ser tan adictivo como una droga.