El hombre sireno

Davi Sereiro, usa una cola y ronda las playas de Rio de Janeiro.