¡Magneto sí existe!

Los objetos metálicos que están cerca de Zulfikar Ibrahim se adhieren a su cuerpo como si fuera un gran imán.