La ciencia detrás del beso.

Ésta es la razón por la que los besos son tan adictivos.