Hombres endiablados que sueltan latigazos a los pecadores.

En El Salvador estos verdugos salen a las calles a limpiar los pecados de los lugareños con latigazos.