¿Por qué nos gustan los asesinos seriales?

El ver la muerte en nuestra comodidad nos transmite sensaciones placenteras.