NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Obras de arte que muestran la homosexualidad de Cristo y Judas

December 12, 2017

Diego Cera

A pesar de que es considerado uno de los actos más infames en la historia de la humanidad, el beso de Judas a Jesucristo podría esconder mucho más que una traición.



Cuando los fotógrafos Pierre et Gilles decidieron adaptar a una estética homoerótica la figura del mártir San Sebastián, la sociedad cristiana alrededor del mundo se cansó de mostrar su descontento ante una de las obras que consideraron el insulto más grande hacia la fe de muchos. No obstante, todos ellos olvidaron que dicha devoción está infundada en escenas cuya sensualidad es innegable; simplemente el hecho de mencionar el Cantar de los cantares equivale ya a uno de los textos eróticos más grandes de la historia, entonces ¿por qué quejarnos de todo lo que pueda venir después?



El beso de Judas (1800-1806)

William Blake

-



La traición de Jesús (1308-1311)

Duccio

-

En los últimos años la Iglesia se ha encargado exclusivamente a condenar cualquier manifestación de homosexualidad que pueda encontrar en la sociedad; por supuesto, todo ello ocurre mientras ignora el hecho de que frente a sus propios ojos desfilan todos los días esos comportamientos y, todavía más curioso aun, es uno de los momentos más importantes en cuanto a la fe se refiere. Hablamos por supuesto del famoso beso de Judas.



Estatua de Judas y Cristo colocada en la Escalera Santa, Roma.

-



Estatua de Judas besando a Cristo situada en la Basílica de la Sagrada Familia,

diseñada por el modernista Antoni Gaudi en Barcelona, España.

-

La señal indiscutible con la que Judas Iscariote decidió entregar a su maestro a cambio de 30 piezas de plata ha sido señalada a lo largo de mil 984 años —y contando— como uno de los símbolos mundiales de traición. Pero hay otro aspecto importante que debemos considerar antes que cualquier carga simbólica pueda adquirir esta acción: el beso como una señal entre el amor de Cristo y uno de sus discípulos más polémicos. Al igual que ocurre con María Magdalena, diferentes teorías apuntan a que la relación de Judas y su maestro era en realidad más cercana de lo que pensamos.



El beso de Judas (1560)

Luca Giordano

-



Beso de judas (1305)

Giotto

-


Una de ellas apunta a una estrecha relación entre ambos personajes, una tan cercana que termina por señalar a Judas como la única persona capaz de conducir a Jesucristo a su destino y muerte. Dicha creencia ha fascinado a diferentes artistas desde que apareció plasmada en una serie de textos apócrifos a la Biblia; desde Giotto di Bondone hasta Caravaggio, no han sido pocos los artistas —pintores en su gran mayoría— que, adaptándose a su estilo, decidieron plasmar dicho gesto.



La captura de Cristo (1602)

Michelangelo Merisi da Caravaggio

-



El arresto de Cristo (1522)

Wolf Huber

-

En algunas de estas representaciones podemos notar que no se trata de un simple beso, sino de aquél que sólo puede dar quien se despide de alguien a quien ha amado profundamente y que —quizá— nunca pueda volver a ver. Todas estas sospechas de la posible relación amorosa entre ambos contrarios no se basa sólo en las pinturas acerca de una de las despedidas más famosas de la historia de la humanidad; también está ese hueco en el texto bíblico que nos hace pensar que Judas, el tesorero, estuvo antes que todos los discípulos; pues a diferencia de los demás, la llamada de Judas no aparece documentada en ningún momento.



Beso de Judas y prendimiento de Jesús (Siglo XVI)

Anónimo

-



El beso de Judas (2010)

Fernando Botero

-

En 2009, tras la repentina popularidad que la National Geographic le dio a una serie de escritos conocidos como el evangelio de Judas, la escritora Susan Gubar publicó Judas: A biography, un texto en el que, entre otras cosas, hace hincapié en el hecho de que muchos artistas percibieron a Judas como algo más que un compañero de Cristo: su amante, si se quiere ver así. Aunque la autora no lo señala puntualmente, los elementos para sospecharlo están ahí; sobre todo si seguimos su premisa de que el apóstol es una especie de defensor para todos los oprimidos y quienes, por diferentes motivos, han sido apartados de la sociedad.



Beso de Judas (1590)

Ludovico Carracci

-



Beso de Judas (1500)

Cornelis Engebrechtsz

-

Ya sea como una muestra de homosexualidad o una forma de recordar uno de los peores momentos para la religión, no podemos negar que los retratos de este beso gozan en gran medida de esa sensualidad que, con el afán de defender su integridad y su absurda postura hacia las relaciones no-binarias, la Iglesia se ha encargado de negar y censurar en todo momento a pesar de ponerla todo el tiempo frente a nuestros ojos.


TAGS: Dios Religión Grandes artistas
REFERENCIAS: The New Yorker

Diego Cera


Articulista Senior

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

16 cosas que no sabías que le pasarán a tu cuerpo al morir Los mejores cortos sobre asesinos y tus peores fobias que puedes ver en menos de 1 min 15 tatuajes que puedes hacerte con tu pareja para prometerse amor eterno 10 formas de adelgazar la cintura sin ponerte a dieta 25 ilustraciones eróticas de Chelsea Zahara S que te recordarán las escenas porno más perversas Trucos de maquillaje que puedes intentar para adelgazar tu rostro

  TE RECOMENDAMOS