INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Qué pasa cuando mueres en 10 pinturas

26 de febrero de 2018

Diego Cera

Todas las preguntas que el ser humano se ha hecho a lo largo de los años acerca de la muerte pueden resumirse en estas imágenes que retratan tanto su angustia como esperanza de morir.



El mundo se divide en sólo dos grupos de personas: los que le temen a la muerte y los que esperan que llegue lo antes posible. Cada uno de ellos comparte una idea diferente acerca de este momento tan extraño de nuestra existencia; el hecho de imaginar que después de haber visto o al menos pensado en la inmensidad del mundo, exista una aparente nada que gobernará nuestros cuerpos y pensamientos se vuelve angustiante, pero al mismo tiempo es una sensación totalmente emocionante.



Las primeras representaciones de la muerte se hicieron por medio de naturalezas muertas en las que reinaba el concepto del «Vanitas vanitatum omnia vanitas» («Vanidad de vanidades, todo es vanidad»), justo como se puede ver en esta pintura de Balthasar van der Ast.

-


Mosaico del Siglo I encontrado en Pompeya. En la imagen se puede ver un cráneo que aún conserva sus orejas.


-

Decir qué es y cómo se ve exactamente la muerte es probablemente otro asunto complicado de definir. Para las culturas antiguas como la mexica, la muerte era incluso vista como uno de los dioses más respetados de todo su panteón. Mictlantecuhtli, señor del inframundo, es posiblemente la primera representación de la muerte en todo Mesoamérica o al menos la más conocida por los mexicanos. Incluso antes de que esta deidad fuera descubierta por los europeos, ellos ya tenían una noción de cómo debía verse la muerte en caso de que ésta fuese un personaje con pies y cabeza.



-

Incluso siendo un dios, Mictlantecuhtli era representado con un cuerpo lleno de llagas y el hígado expuesto.



-

El francés Jacques-Antoine Chovin realizó una serie de grabados donde la muerte aparece como un cuerpo aún con piel, pero sin rostro, mismo que recoge las almas de todo el mundo, no importando si son Papas o reyes.


Todo parece indicar que las representaciones artísticas de la muerte están directamente ligadas con el proceso que sigue un cuerpo al descomponerse después de que su corazón dejara de latir. Poco antes de la Edad Media, morir era uno de los momentos más enigmáticos de nuestra vida; tanto así que nadie le encontraba una representación gráfica posible; por ello algunos artistas optaron por retratarla valiéndose de lo que hoy llamamos "naturaleza muerta" ¿Por qué? La esencia ─o alma─ de esas frutas las había abandonado desde que fueron cortadas del árbol que las vio nacer.


En El caballero, la Muerte y el Diablo, el pintor alemán Alberto Durero representó a la parca como un rey putrefacto que conserva incluso sus ojos.

-


El triunfo de la muerte (1448) Anónimo

-

Una vez que al ser humano se le escapa esa fuerza vital, también entra en un proceso de descomposición que ni siquiera el mejor embalsamador podría retratar. Casi como una curiosa alegoría acerca de este proceso en la existencia de todo ser vivo, el arte alrededor del mundo se ha encargado de retratar a la muerte, primero, como un caballero negro que recoge a las almas de soldados que mueren caídos en batalla, para luego pasar a ser un cadáver putrefacto cargando una serie de utensilios de agricultura para hacernos saber que su trabajo es ser un recolector de almas.


Tríptico de la vanidad terrestre y salvación divina (1485) Hans Memling

-


El triunfo de la muerte (1562) Pieter Bruegel the Elder


-

La imagen del esqueleto cubierto con una túnica es relativamente nueva, pero nosotros continuamos siendo esa fruta que desde que nace comienza ese innegable proceso de putrefacción del que podemos dar fe cada día al mirarnos al espejo. La muerte negra y cubierta fue inventada en tiempos de la peste y la hambruna durante la colonización de América. Aunque más que una alusión a la muerte éste es un retrato de uno de los jinetes que auguran la llegada del juicio final.


Danza macabra (S/F) Bernt Notke.


-

Los grabados de José Guadalupe Posada son un recordatorio de cómo el ser humano, a pesar de sus ganas de vivir, siempre está en contacto con su propia muerte.


-

Al final de cuentas, todas las representaciones que refieren a este enigmático momento de nuestra existencia apuntan hacia un mismo punto: la fragilidad y lo pasajero de nuestros cuerpos que a pesar de lucir invencibles frente al mundo, llega un momento en el que incluso el viento es una caricia destructora que pesa sobre nuestras espaldas que ya sienten encima la presencia de esta pálida figura putrefacta o en los huesos que, si somos optimistas, nos llevará a un lugar mucho mejor que éste. No importa si le tenemos miedo o lo deseamos con todas nuestras fuerzas, el morir es algo que nos une a todos.



TAGS: muerte Grandes artistas Pintura
REFERENCIAS: Fonoteca de México

Diego Cera


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Aquí Espantan: la leyenda del niño fantasma del Kilómetro 31 Fotografías de Maddie McGarvey del pueblo que adelantó la Navidad a septiembre para un niño con cáncer Qué pasa si un niño se come una pila por accidente Cómo funciona Pegasus, el software espía del gobierno de México que sigue activo en 2018 Fenómenos meteorológicos y astronómicos que vienen para otoño The Golden Rules For Hair Color: 9 Tips You Need To Know For A Perfect (and Healthy) Dyed Mane

  TE RECOMENDAMOS