INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES EL CANDIDATO INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

"Geografía transformada", la exposición que no te debes perder si amas el arte y la gastronomía

23 de mayo de 2018

David Daza

"Geografía transformada", la nueva exposición de Yessica Díaz, nos presenta la alimentación como símbolo de la identidad.



La gastronomía es un aspecto a destacar en el patrimonio histórico-cultural de México. Desde hace milenios, en el territorio nacional la comida es de suma importancia entre las tradiciones que sus pueblos practican; distintas fuentes, mitológicas o historiográficas, hablan de lxs mesoamericanxs en términos de “gente de maíz”. También en Estados Unidos, por ejemplo, despectivamente llaman "beaners" (frijolerxs) a lxs latinxs. Tan arraigada está la gastronomía en la sociedad mexicana, que ya es carta de presentación de nuestra identidad colectiva. 


Desde la antigüedad, es común ver representaciones de alimentos en el arte. Están, entre otros, los tradicionales bodegones y naturalezas muertas, registros visuales de las formas culinarias en distintos contextos; mismos que, por su falta de "originalidad" o "exotismo", injustamente han sido llamados “artes menores” en Occidente. Actualmente, el tratamiento que se le da al tema desde el arte contemporáneo puede ser muy distinto y complejo, muchas veces invita a replantearse los tópicos de la alimentación con puntos de vista alternativos, profundos, como pocas veces reflexionamos al respecto. Así es el caso de la artista visual mexicana Yessica Díaz, en su exposición Geografía transformada





Nacida en Tlalmalnalco de Velázques, Estado de México, en 1980. Académicamente, Yessica Díaz se ha formado como artista multidisciplinaria en la Universidad Autónoma del Estado de México, la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, la Universidad Autónoma de Baja California, la Universidad Complutense de Madrid, en España, y la Universidad de Antioquia, en Medellín, Colombia, entre otras. Desde hace tres lustros, centra su producción en torno a la comida.  


Como suele pasar entre lxs artistas, la historia de vida de Yessica Díaz fue un antecedente trascendental que influyó de raíz en la forma de su trabajo. La cultura gastronómica de su lugar de origen, reproducida con creces por su familia nuclear, ha sido la atmósfera que hasta ahora envuelve su mundo. Por supuesto que la comida trastoca todos los aspectos en la vida de cualquiera, el dicho dice: “eres lo que comes”. Sin embargo, en el caso de Díaz es una realidad que permea aún más profundo en su existencia, como directriz biológica, intelectual y espiritual, hasta laboral y económica. 





En sus propias palabras: 


La cocina me gusta mucho (…). Nunca he tomado un curso, pero todo viene de mi familia (…), les encanta hacer comida todo el tiempo (…). Recuerdo a mi mamá haciendo el pozole y a mi papá matando el chivo y cocinando él, a mi mamá haciendo el pastel para cuando cumplíamos años (…), siempre había esta dinámica en casa. Yo digo que todo lo que me gasto, en dinero y así, siempre tiene que ver con eso [comida] porque es lo único que me voy a llevar si me muero. No me voy a llevar un gran carro o una gran casa. En realidad, me voy a ir con este cuerpo, que se va a desintegrar, y con lo que pasó; compartió momentos, compartió tiempos de comida. Le doy más valor a eso. 





En esta ocasión, Yessica Díaz presenta una exposición individual de dibujo mural, titulada Geografía transformada, en la galería del 123, en el centro histórico de la Ciudad de México. En ésta, replantea imágenes de la comida, de su producción y consumo, en términos de cartografías, vinculan una idea sobre el “territorio” con la gastronomía. Debe advertirse que esta exposición fue concebida para presentarse específicamente en el espacio del 123, porque cuenta con una galería de arte anexa a un restaurante, de manera que sólo podrá apreciarse durante el mes de mayo de este año. La búsqueda de un espacio donde las dinámicas del arte y la gastronomía estuvieran ligadas, ya era parte de la agenda de la artista: 


...Conocí el 123 y dije “eso es lo que necesito” (…), que en el espacio esté la comida y que yo pueda hacer un vínculo, una pieza in situ.





El proceso de creación del mural también fue particular. Primero, la artista realizó una serie de 250 fotografías en el restaurante, registró las dinámicas sociales que ahí se desarrollan en torno a la comida; desde la preparación de los alimentos, los platillos servidos, hasta su consumo. Acto seguido, con base en el registro fotográfico, la artista elaboró 70 dibujos, posteriormente fragmentados, para crear diversas composiciones visuales. Finalmente, sólo tres de estas últimas quedaron plasmadas en los muros de la galería: 


Hago unas fotos, las convierto en dibujo. Hago una composición y la pongo sobre un muro (…). A partir de ahí se generó esa pieza, y a mí me gustó un montón (…) ese proceso de ir y estar en un restaurante: ver todo el movimiento, la composición del espacio con los objetos y demás (…). Estuve como cuatro horas una mañana, le dije a todos: “oigan voy a estar tomando fotos” (…). Hice una selección y fueron 70 las que pasé a dibujo. Ya de ahí, hice muchas composiciones. De hecho, el día que llegué a dibujar llevaba todas esas composiciones y ya sabía cuál iba a quedar enfrente, en el muro (…), y lo demás no sabía cómo iba quedar (…). Es la primera vez que hago algo tan grande. En cada pared nos aventamos 5 horas. (…) Si lo hubiera hecho sola habrían sido 30 horas de trabajo, pero como invité a alguien [La artista mexicana de cómic, Flor Guga] nos hicimos 15 horas. Para mí fue como un mantra (…), creo que dibujé lo que no había dibujado en todo el año. 





El mural, elaborado totalmente con lápices de grafito, de 3.5 metros de alto por 10.5 metros de largo, abarca tres de las cuatro paredes de la galería. El dibujo de Yessica Díaz, hecho básicamente con líneas, rico en texturas, monocromático, representa el movimiento en el restaurante; las dinámicas de trabajo, los rituales, ritmos, sabores, olores, formas, texturas, la interacción humana; fenómenos culturales híbridos que se manifiestan en torno a una mesa con comida, forma de socialización tan antigua que se pierde en la noche de los tiempos. 


Las imágenes presentadas en Geografía transformada son una suerte de mapping; inspiradas en la cartografía, figuran el espacio, pero no desde una perspectiva física, sino fenomenológica. Representaciones del espacio social, abarcando también al tiempo y al movimiento; “espacio” como un proceso dinámico e imaginario, creado a partir de la experiencia humana-sensible en torno a la alimentación; una multiplicidad de espacios-tiempos en diversas trayectorias, direcciones y velocidades, formas, sabores e imaginarios. 





Como analiza la microhistoria italiana, la existencia de un solo objeto, tan simple como un vaso con agua o un bolígrafo, tiene un trasfondo histórico tan complejo que, al analizarlo con lupa, se forma una idea de la historia general ¿Cuánto tuvo que pasar en el mundo para que hoy podamos sostener un vaso de cristal con agua purificada? Asimismo, Geografía transformada lleva a reflexionar sobre la complejidad detrás de lo cotidiano, en eventos tan rutinarios como la comida, cuestión sobre la que pocas veces nos detenemos a reflexionar. ¿Qué hay detrás de unas brochetas de cerdo estilo tailandés en un restaurante de la Ciudad de México? ¿Qué personajes y cuántas historias pueden contarse al respecto? 


La exposición de Yessica Díaz, estará abierta al público de manera gratuita en la calle Artículo 123 #123, entre Bucareli e Iturbide, colonia Centro de la Ciudad de México, durante todo el mes de abril. Forma parte del proyecto 1 Mes 1 Artista, que cada mes invita a exponer a artistas diferentes, reconocidxs y emergentes, mexicanxs o con residencia en México. 





**


Descubre cómo el arte logra transmitir experiencias sensoriales y compartir nuevas formas de construir el mundo y a sí mismos, como las pinturas de fuego de Sabino Guisu que demuestran que los mexicanos sabemos renacer de las cenizas o Amparo Sard, la artista que nos enseña que los huecos son necesarios para sanar las heridas.



TAGS: Restaurantes Murales arte contemporáneo
REFERENCIAS:

David Daza


  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

El loco en medio del circo: La historia de Luisito Rey a través de sus canciones 4 cosas que se esperan después del triunfo de México La oscura razón por la que un sacerdote católico no puede tener hijos Las 8 formas más extrañas y peligrosas de morir, según la ciencia La banda que embrujó a Quentin Tarantino y nos mostró que el Rock n' Roll no está muerto 8 estrenos de películas que debes ver pero que no encontrarás en los cines comerciales

  TE RECOMENDAMOS