INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Besarme con desconocidos y otras cosas que hago desde el día que te fuiste

22 de febrero de 2018

Diana Garrido

Hola, te mando estos dibujos para contarte que no te extraño ni te necesito.



¿Llevas la cuenta del tiempo que hemos estado separados? Yo sí y lo hago en función de todo lo que he hecho desde que tú no estás. Esa primera noche me derrumbé, pero luego de llorar un rato, decidí escuchar música que me mataría lentamente, pero es que tú sonabas en ella. Cada acorde era un beso, las notas me remontaban a las caricias y a la pasión que sentía por ti. No lo niego, me tiré a llorar y a sufrir un poco, pero todo pasó muy rápido. Las canciones me recordaron que yo era más que tu recuerdo y me levanté.


No te voy a mentir: me recosté por tres días con un cigarro en la mano, una lágrima colgante y un dolor en el pecho que hasta el momento me lastima. Mi cuerpo casi inerte en el suelo, en la cocina, en la cama y en la bañera, sólo merodeaba por el lugar sin pensar en nada salvo en ti, en tu grotesco rostro y tu innecesario adiós.



Ponía un par de canciones y en ellas estabas tú. Tu baile absurdo, tu voz aburrida y tu gusto musical excelso. Mismo que me dejaste sólo para recordarme la crueldad con la que me trataste. Cada nota era un suspiro y las letras no eran más que un recordatorio de lo mucho que te amé y lo poco que duró. Entonces caí en cuenta de que sólo me estaba lastimando sin razón.


Así que, con todo el dolor de mi corazón y con una mano sosteniendo mi dignidad, me despojé de mis bragas, encendí un cigarro y me quité la tristeza de encima con un baño tibio, un labial rojo y tacones.



Me miré al espejo y me amé, conocí cada detalle de mi anatomía: el ombligo, las piernas, el cuello y los brazos. Practiqué diálogos que quería decirte a la cara sin la necesidad de verte y te insulté como nunca lo había hecho antes. Me reí frente a tu foto y la quemé. Te hice señas, me burlé y lloré de nuevo, pero esta vez de felicidad porque al fin estaba liberándome de ti.



De pronto me sentí atraída por mí misma... me recosté en la cama y me dejé llevar.



Luego de una dosis de amor propio como hace mucho no tenía, me dispuse a salir y a dejarme amar. Si ya había encontrado el amor por mí misma, ahora podía prestárselo a alguien más. Quería que me trataran de manera sucia, que jugaran con mi trasero, me mordieran los labios y me abrazaran de la cintura tan fuerte que no quisiera despegarme nunca. Eso hice. Salí en busca de un nuevo amor aunque fuera momentáneo porque al final, ese tipo de encuentros son los mejores y más placenteros.



Así me topé con un hombre o con dos o tres que me dieron lo que yo esperaba: noches inolvidables en medio de la oscura ciudad, de una mañana ruidosa o de un silencio infinito. Ellos me hicieron lo que jamás imaginé: me amarraron, me quemaron, me mordieron, me subieron, me tocaron, me amaron... todo lo que tú nunca pudiste ni siquiera intentar. Ellos me convirtieron en la mujer que siempre soñé: fuerte, sexy, llena de poder y, lo más importante, segura de mí misma.


Estaba gozando de la vida y el amor real, el que encontré en mi cuerpo.



Y así, entre desconocidos, noches en vela, tardes de lujuria y una amplia gama de posiciones sexuales, entendí que no debía odiarte, sino todo lo opuesto. Era momento de agradecerte y enviarte un regalo porque fue por tu causa que comencé a amarme realmente y me di cuenta de que no te necesito para NADA. Ni para sobrevivir ni para ser feliz, mucho menos para tener relaciones sexuales. Me basta conmigo misma y nunca falta algún interesado en mi figura.


En serio, gracias.



Ese regalo es un paquete con dibujos que te dirán cómo es mi vida sin ti y lo mucho que la disfruto. Pero antes de que me llames por cualquier apodo hiriente, me insultes o te enojes, debes saber que no soy la única mujer que ama que se corran en su boca o que disfruta del BDSM o de que dos hombres quieran penetrarla. Existen muchas mujeres en el mundo dispuestas a dejar a personas como tú para disfrutar de su vida.



Una de esas personas es la ilustradora de apodo @flupieland, quien en su cuenta de Instagram postea día con día el sentir de muchas mujeres que somos presas de la vergüenza, el miedo y la inseguridad.



Con sus ilustraciones a lápiz y algunos toques de acuarela, la mujer se pone en la piel de todas nosotras y nos da voz a través de sus creaciones, que muestran escenas eróticas en las que ellas protagonizan los momentos más candentes en la vida de cualquier mujer. Así, con una boca enloquecida, una par de manos curiosas y placer interminable, esta ilustradora recrea los deseos más íntimos.


Por lo regular, la artista manifiesta sus deseos en planos medios y pocas veces deja ver escenas completas. De este modo puede darle más relevancia a cada uno de los mensajes que emite. Con colores muy convencionales le da vida a estas ilustraciones que presenta en fondos sólidos con contorneados delgados y pocos detalles.



Senos, vaginas, besos y pasión describen las ilustraciones de esta mujer que se ha liberado de la opresión de su pareja y la sociedad. Afortunadamente, ella, yo y muchas más mujeres hemos despertado a la vida y no se trata de entregarse al libertinaje y a la locura, sino de hacerlo de manera consciente y que el objetivo principal sea el placer de vivir.


Conforme ha avanzado el tiempo su técnica mejora, pero es evidente la practicidad con la que realiza sus obras, las cuales tienen mensajes sencillos: disfruta de tu vida y sé feliz.



Así que te dejo estas ilustraciones que ahora son la representación de mi vida, la cual disfruto desde que te fuiste, y si no me crees, compruébalo. Eres uno de los accidentes que agradezco, porque gracias a tu patanería, tu vulgaridad y el daño que me hiciste puedo decir que soy feliz y me encantó conocerme, amarme y respetarme como si fuese un matrimonio conmigo misma. Ahora estoy consciente de todo lo que puedo hacer.


Adiós y gracias.



Si quieres conocer más del trabajo de @flupieland, consulta su Instagram y, como sus creaciones, sé tú misma y libérate.


TAGS: Sexo Ilustraciones Ilustraciones sexuales
REFERENCIAS: Flupieland

Diana Garrido


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

La teoría que afirma que la religión es sólo un truco de la evolución humana Hongos, infecciones y otros peligros de estar en una alberca Poema de amor para que entiendas que para mí eres todo y nada Las 5 muertes más trágicas de artistas mexicanos 5 ventajas de no usar maquillaje y amar todas tus "imperfecciones" 14 mentiras que suelen decir las mujeres después del sexo (cuando todo salió mal)

  TE RECOMENDAMOS