NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Todo lo que aprendimos mal del amor gracias a Shakespeare y 'Romeo y Julieta'

22 de diciembre de 2017

Diana Garrido

En el caso de Romeo y Julieta, el amor que se tienen es destructivo, no sólo para ellos, para su entorno también.


Tus ojos brillan con sólo escuchar “Romeo y Julieta”, ¿no es así? La historia de amor con la que siempre quieres comparar tu romance es la escrita por William Shakespeare, misma que ha inspirado obras teatrales, poemas, canciones y películas. Podrías pensar que no hay una historia mejor y más interesante que esa. Estás en lo cierto, Romeo y Julieta es una historia muy intensa, pero no para bien y tampoco connota amor y pasión desbordante como crees. En realidad, es una historia peligrosa, cruel y en algún punto, espeluznante.



Los lectores se rinden ante la muerte de los jóvenes amantes. Tú deseas encontrar a tu Romeo o a tu Julieta, según sea el caso, no importa en dónde ni cómo, pero deseas tener ese romance intenso lleno de pasión. No obstante, ¿has analizado realmente lo que ocurre dentro de la obra? Tal vez no y esa es la razón por la que sueñas con tener un amorío similar. La idea del amor que Shakespeare nos dejó no es más que un trágico camino a la muerte lleno de tropiezos, encrucijadas, dudas y un falso sentimiento al que denominamos amor. Esta historia es una tragedia disfrazada de gozo, pero que, desafortunadamente, trazó la idea histórica del amor justo como no debería: como un acto que se mide en acciones y la intensidad de la mismas.



Todos nos rendimos ante el romance de este par de jóvenes, mismos que tienen como propósito amarse más allá de la eternidad, con todo y sus defectos, lo cual aprenderán en cuestión de horas, al igual que su supuesto verdadero amor. ¿Por qué decimos supuesto? Porque en realidad ellos no se amaban, se conocieron por unos días y decidieron morir juntos sin siquiera saber por qué. Shakespeare nos ha dejado una de las enseñanzas más crueles del mundo: el amor es agresivo, violento y hasta inexistente.


-

El amor a primera vista no existe


Sólo es atracción. Shakespeare plantea que ambos se miraron y sintieron algo el uno por el otro. En realidad, lo que sintieron fue atracción física, no hubo más que una afinidad por sus cuerpos, sus rostros y su forma de actuar en el momento. Ellos encontraron en el otro algo que no habían descubierto antes, es decir, tuvieron ese primer gran momento en el que se sienten mariposas en el estómago, se escapan algunas sonrisas absurdas y se asoman ademanes que delatan los sentimientos.



-

No vale la pena morir por nadie


Ellos apenas se conocían y por una confusión, se suicidaron. Todo parecía indicar que era por amor al otro, pero ¿en realidad sucedió de esa manera? El conocerse por tan poco tiempo sólo hizo de la relación un turbulento romance que culminó en tragedia dejando aún más problemas de los que había, los cuales solucionaron la familias más a la fuerza que por ganas. Al final, cuando mueren, no hay nada ni nadie que los vuelva a unir, sus corazones se han detenido. Entonces ¿valió la pena morir? No, sólo es acortar las posibilidades de conocer el verdadero amor o de vivirlo.



-

El amor no es impulsivo (es un proceso)


Romeo y Julieta no piensan en un futuro, no planean su vida y tampoco tienen en mente una forma de continuar juntos. Sencillamente, son seres que planean vivir el momento. El amor no es impulsivo, por lo tanto, llevar una vida en la que no se piensen las cosas ni se mediten, al menos por un corto plazo, tendrá como consecuencia altibajos emocionales y decepciones de todo tipo. No se trata de armar un plan estratégico repleto de ideas y planes por cada año de vida, pero no está de más saber o tener una idea de lo que queremos en el futuro.



-

El amor no es egoísta


Romeo y Julieta lo fueron. Desafortunadamente, ambos sólo pensaron en sí mismos y en un supuesto amor que los llevó a quitarse la vida, pero nadie pensó en el dolor de sus familias y lo mal que se sentirían al verlos inertes en el suelo. Al contrario, sólo pensaron en que su capricho debía ser cumplido y en que la vida era demasiado corta para ellos, por lo que debían vivir rápido. Quizá si no hubieran sido tan egoístas pensando únicamente en su satisfacción, habrían tenido un amor mucho más largo y lleno de momentos que les harían valorar el romance y el amor.



-

El amor no destruye


En el caso de la obra de Shakespeare, el amor que se tienen es destructivo, no sólo para ellos, para su entorno también. Sus vidas fueron muy breves, desproporcionadas y tan veloces que es casi seguro que si no hubiese ocurrido, nada cambiaría, es decir, los dos habrían buscado la manera de mostrarse y hacerse ver. El amor busca que haya una estabilidad emocional; en cambio, fue una turbulenta travesía alrededor de un sentimiento que tampoco se desarrolló, puesto que el amor no se da en cuestión de horas, se requiere de tiempo y hay que tomárselo en serio.



-


Shakespeare nos vendió la idea de que el amor debe ser profundo y sincero, estamos de acuerdo, pero si en algo erró el escritor, fue en que la intensidad del amor se mide en los caprichos y necesidades personales, mismos que afectan a otros. El amor verdadero no puede conducir a la destrucción impulsiva que terminó con la vida de dos jóvenes. Su final fue innecesario y no fue en nombre del amor, sino de un ego un tanto pronunciado. Amar se volvió una tortura después de Shakespeare y su clásica obra, pero está en uno mismo abandonarla o dejarla continuar.


**


Tres obras de Shakespeare que tienen un coautor gracias al big data y cómo es que Shakespeare se convirtió en el primer feminista.

TAGS: Amor de tu vida Muerte Amor
REFERENCIAS: Familias Cartelera de Teatro

Diana Garrido


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

5 consejos que debes seguir para maquillarte según la forma de tus ojos Ilustraciones de Wanjin Gim sobre el placer del hombre Las 8 pinturas latinoamericanas más caras de la historia ¿Qué es un bot y cómo puede hacerte votar por el peor candidato? Fotografías de Justin Bieber y Selena Gomez que demuestran que el amor puede destruirte Lecciones de moda que debemos aprender de Ryan Reynolds

  TE RECOMENDAMOS