INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

666: la historia del número maldito

16 de noviembre de 2017

Rodrigo Ayala Cárdenas

La cinematografía de horror, los relatos del mismo género, predicadores escandalosos y el inconsciente colectivo se han encargado en gran medida de darle un significado satánico.



Uno de los monstruos más terribles de los que se tenga registro en la historia es el que describe la Biblia en Revelación 13:1 y 2…

«Y se quedó de pie inmóvil sobre la arena del mar.

Y vi una bestia salvaje que ascendía del mar, con diez cuernos y siete cabezas, y sobre sus cuernos diez diademas, pero sobre sus cabezas nombres blasfemos.

Y la bestia que vi era semejante a un leopardo, y sus pies como de oso, y su boca como boca de león. Y el dragón le dio su poder y su trono, y grande autoridad».



Líneas después, en Revelación 13:18, se da detalle del número que porta:


«Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, que calcule el número de la bestia, porque el número es el de un hombre, y su número es 666».


Aquellos que se sienten atemorizados por las palabras de la Biblia y la llegada del fin de los tiempos asocian el 666 con lo Maligno. La cinematografía de horror, los relatos del mismo género, predicadores escandalosos y el inconsciente colectivo que transmite el miedo como si de una plaga se tratara se han encargado en gran manera de darle ese significado satánico. La verdad en torno a ello es mucho más misteriosa y quizá menos oscura de lo que se piensa. En torno al 666 hay muchas teorías acerca de su origen.



Empecemos por decir que muchos de los números mencionados en la Biblia son simbólicos. El 7, por ejemplo, representa la plenitud o perfección, mientras que el 6 es lo opuesto: en él está lo incompleto o imperfecto. En muchos pasajes bíblicos se hace evidente esta idea: como en Crónicas 20:6 en el que se describe lo siguiente: «Y llegó a haber guerra de nuevo en Gat, cuando sucedió que hubo un hombre de tamaño extraordinario, cuyos dedos de las manos y de los pies estaban en cantidades de seis: veinticuatro; y él, también, había nacido de los refaím».


Por otro lado, el teólogo Ian Boxall, de la Universidad Católica de América, ilustra la relación que en la antigüedad tenían los números con los nombres y cómo se hacían códigos usando ambos elementos. Es probable que el apóstol San Juan, autor del Apocalipsis en el que se menciona el número 666, haya querido hacer un ataque al Imperio Romano y a uno de sus emperadores más crueles: Nerón César, un implacable cazador de cristianos, usando la simbología de los números. Dice Boxall: «En los alfabetos griego y hebreo cada letra tenía un número correspondiente, de manera que si sumabas todas las de tu nombre, tenías un código numérico. Usemos 'Ana' como ejemplo. El número para A es 1 y para N es 50 = 52. Ahora, si escribes el nombre en hebreo de Nerón Cesar, quien fue emperador del Imperio romano desde el año 54 d.C hasta el 68 d.C., los números que corresponden a cada letra son: 50 + 200 + 6 + 50 y 100 + 60 + 200».



Como ya te habrás dado cuenta, la suma es de 666. Era una manera en que se podía aludir al nombre de alguien sin que éste y otras autoridades se enteraran. Juan de Patmos, autor del libro de las Revelaciones, tal vez no haya estado vaticinando precisamente un futuro sino más bien haciendo una advertencia a los cristianos del poder de Roma y la figura de sus sanguinarios emperadores, como Nerón. El Imperio Romano se caracterizaba por hacer monedas en las que los rostros de sus emperadores y dioses aparecían grabados, simulando un carácter divino que era contrario al cristianismo, en el que ningún ser humano podía tener una igualdad o superioridad a su dios. Las monedas hacían énfasis en la idea de que sólo por la gracia divina de dioses y emperadores el pueblo podía adquirir bienes o escalar posiciones en la sociedad romana. La idolatría de esta sociedad hacia sus mismos hombres, o el anhelo de éstos por ser idolatrados sería inadmisible para un culto cristiano que pone su fe en un ser no-terrenal.



El erudito del Nuevo Testamento, Craig C. Hill, dice: «Es mucho más probable que la marca simbolice el poder económico de Roma, cuya misma moneda llevaba la imagen del emperador y transmitía sus pretensiones de divinidad (por ejemplo, al incluir los rayos del sol en el retrato del gobernante). Se hizo cada vez más difícil para los cristianos funcionar en un mundo en el que la vida pública, incluida la vida económica de los gremios comerciales, requería la participación en la idolatría».



¿Qué quiso decir en realidad San Juan? ¿La bestia de las siete cabezas con los nombres blasfemos impresos sobre sus cabezas sería una alegoría a los emperadores romanos que negaron el nombre de Dios y se erigieron como divinidades? ¿El 666 que hace referencia a esta criatura sería, aparte del nombre de Nerón, el grado de imperfección tres veces acentuado que tendría el Imperio entero que perseguía a los cristianos para llevarlo a los siniestros espectáculos del Coliseo? En nuestros días, el número 666 se mantiene en la sociedad como una de las representaciones más famosas del Mal, asociado a cultos oscuros donde se adora a demonios y otras entidades sobrenaturales. Las conclusiones acerca de su verdadero significado continúan siendo un reto para los investigadores de la historia. Es una realidad que la Biblia sigue siendo uno de los libros más enigmáticos que se han escrito en la historia de la humanidad y su contenido de principio a fin continúa levantando enigmas cada vez que se habla acerca de ella.


TAGS: Historia mundial Diablo Religión
REFERENCIAS: Science Alert BBC

Rodrigo Ayala Cárdenas


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Colores de cabello que te hacen ver mayor Trucos de maquillaje si tienes párpados caídos Fotografías de John Moore de la migración en la frontera entre Estados Unidos y México 8 pasos para identificar si eres egoísta durante el sexo Fotografías de Omar Martínez Noyola de cómo viven los haitianos en Tijuana Las 10 ciudades con más infieles en México

  TE RECOMENDAMOS