NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

El violento acto que inspiró a Mussolini para crear el fascismo

14 de noviembre de 2017

Regina Nava

Este hecho le demostró a Benito que un grupo violento es capaz de imponerse sobre lo que se considera incorrecto, y lo impulsó a fundar su propia banda represiva en la Piazza San Sepole.



Desde que se adaptó el término Política en las diferentes sociedades, el mundo ha sido testigo y víctima de las atrocidades de líderes enfermos de poder. Los genocidios, las guerras, la colonización, la esclavitud y demás crímenes de lesa humanidad han surgido de las mentes de personajes que utilizan su posición ventajosa para imponerse por encima de la moral. ¿Pero estas figuras nacieron así, inherentemente "malvados"? ¿O habrá sido el contexto y la sociedad que los formó?


Benito Amilcare Andrea Mussolini nació un 29 de julio de 1883 en un pueblo de la provincia Italiana. Sus padres, Alessandro Mussolini y Rosa Maltoni, lo bautizaron en honor a Benito Juárez —presidente mexicano—, y los socialistas italianos Andrea Costa y Amilcare Cipriani. Se podría decir que el carácter político de Mussolini venía con él desde su nacimiento, pues a lo largo de su vida sería notable el deseo de hacer honor a los nombres dados, primero como periodista y posteriormente como dictador.

 

La personalidad nata de Mussolini no sería el único factor innegable para su efectivo acceso al poder; el contexto en el que vivió también fue un punto favorable para su éxito. Tras la Primera Guerra Mundial que concluyó en 1918, la joven Italia se encontraba en situaciones bastante desfavorables a pesar de haberse anexado al bando ganador. Los decesos superaron la cifra de 600 mil, la lira perdió el 80% de su valor, la Iglesia se negaba a hacer sus labores si no recibía una remuneración mínima, e incluso se hablaba de una vittoria mutilata —concepto acuñado por Gabriele d'Annunzio para hacer referencia al incumplimiento del Tratado de Londres firmado en Abril de 1915, en el que se prometió conceder a Italia los territorios de Trentino, Istria y Dalmacia; sin embargo, estos permanecían fuera de su alcance.

 




Mussolini, consciente de lo que acontecía dentro de su país, escribió textos sobre la izquierda política; pero se dio cuenta de la ineficiencia que el parlamento liberal mostraba. Entonces surgió la idea de que un Estado totalitario sí sería capaz de controlar las diversas problemáticas, sin importar que para esto tuviera que violar los Derechos Humanos y utilizar la fuerza. No sorprende que fue justamente por medio de ésta que logró alcanzar sus objetivos.

 

El 11 de septiembre de 1919, Mussolini presenció un acto que desencadenaría gran parte de sus futuros planes. En el Teatro della Scalla de Milán, el socialista Leonida Bissolati —que expresaba libremente su opinión— sería reprimido a golpes por un grupo de veteranos; quienes después serían aplaudidos por sus acciones. Este hecho le demostró a Benito que un grupo violento es capaz de imponerse sobre lo que se considera incorrecto, y lo impulsó a fundar su propia banda represiva en la Piazza San Sepole: el fascismo.

 




En sus inicios, el fascismo usó la violencia en favor de las clases dominantes, ya que reprimía a todo aquel proletariado que se atreviera a sublevarse. Así se volvió un arma indispensable y venerada por aquellos que se veían amenazados en los movimientos revolucionarios; como la huelga del partido socialista en Milán, en la que serían congratulados por "mantener el orden" y ser expresión de los sentimientos populares.

 

Sin duda, el movimiento adquiría importancia rápidamente como brazo derecho de la aristocracia. El número de integrantes se elevaba cada vez más porque el salario ofrecido —de 35 a 48 liras— superaba la media. No obstante, políticamente era aún muy débil, ya que en las elecciones del 19 de Noviembre de 1919 recibieron tan sólo mil votos que denotaron su incompetencia.

 




Sería hasta 1921 que el fascismo daría su primer gran paso político al adherirse a las listas nominales liberales y haciendo campañas de repudio a la violencia. Gracias a esto recibirían por fin 35 actas de diputados. Ya dentro del sistema a finales del mismo año, Mussolini se sentiría lo suficientemente fuerte para instaurar el Partido Nacional Fascista legalmente.

 

Un año después, en el Congreso Nacional del PNF, celebrado el 24 de octubre en el Teatro de San Carlos, anunciaría que de no serle entregado el gobierno marcharía sobre Roma y lo tomaría de cualquier forma. En un intento por prevenir el caos, Luigi Facta se dirigió al Rey Victor Manuel III y le propuso declarar el estado de guerra; pero éste lo rechazó dejando el camino libre a los 50 mil hombres dispuestos a cumplir órdenes. Unos días más tarde, Mussolini fue invitado por medio de un telegrama a reunirse con el Rey para ser nombrado Jefe de Gobierno.

 




Esta victoria le proporcionó el acceso a su ulterior dictadura, forjada por la aceptación de un proyecto de ley que establecía que su partido pudiera volver a ganar las elecciones. Mussolini se hizo de dos tercios de los escaños de la Cámara, y de este modo abolió la libertad de prensa. En las posteriores elecciones de 1924 optó por elaborar dos tipos de listas nominales: en la primera incluyó a partidos liberales, populares y de democracia social; en la segunda, presentada únicamente en Toscana, Lazio-Umbría, Abruzos y Apulia, la opción disponible era la de votar por el partido fascista. Su triunfo corrupto no pudo ser cuestionado.

 

De los 7 millones de votos que fueron considerados válidos, 4 millones y medio —el 66%— fueron para la efectiva instauración de la dictadura italiana. La estrategia de Mussolini consistió en perseverancia y manipulación de lo legalmente establecido. Supo reprimir y usar la ley a su favor hasta 1945, año en que "Il Duce" sería finalmente fusilado de la mano de su hegemonía.


**


Desafortunadamente, el siglo XX estuvo marcado por genocidios que cambiaron a la humanidad. Debemos conocer y recordar cada uno de ellos, para tener siempre en mente que jamás será válido atentar en contra de la vida de millones sólo por ganar guerras inútiles y despiadadas.



TAGS: Europa Política Fascismo
REFERENCIAS:

Regina Nava


  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

16 cosas que no sabías que le pasarán a tu cuerpo al morir Los mejores cortos sobre asesinos y tus peores fobias que puedes ver en menos de 1 min 15 tatuajes que puedes hacerte con tu pareja para prometerse amor eterno 10 formas de adelgazar la cintura sin ponerte a dieta 25 ilustraciones eróticas de Chelsea Zahara S que te recordarán las escenas porno más perversas Trucos de maquillaje que puedes intentar para adelgazar tu rostro

  TE RECOMENDAMOS