NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Fraude, muerte y otras cosas de las que nadie habla sobre el ritual de la ayahuasca

21 de febrero de 2018

Carolina Romero

Su consumo es un arma de dos filos: puede llevarte a la transformación completa de tu vida o a la destrucción y a la muerte.



No hay medicina que le ayude. No hay terapia que lo haga sentir mejor. Está perdido y emocionalmente jodido: ha dejado de sentir. Tiene 10 meses para cambiar su vida. Si en ese tiempo no se siente menos miserable, se suicidará.



Entonces decide tomar la última opción: viajar a Latinoamérica para probar la ayahuasca —de la que ha oido, cura la depresión—. Lo que sigue es una cadena de sucesos desafortunados que terminan por cuestionar si el consumo de este té ancestral es tan sanador como lo hemos creído siempre.


Aunque se trata del argumento de la cinta The Last Shaman, existen casos reales de miles de personas que consumen esta sustancia para mejorar su vida, pero acaban siendo víctimas de fraude o de un descuido mortal. No es que la sustancia sea nociva: los componentes de la ayahuasca no presentan niveles de toxicidad peligrosos para el cuerpo humano. Incluso su consumo acarrea enormes beneficios cuando es correctamente utilizada. En las dosis y métodos adecuados, proporciona desintoxicación física, claridad mental y, según muchos, un vínculo espiritual que transforma la vida por completo.


Sin embargo, existen factores de riesgo que debes conocer si piensas hacerlo. Aquí algunos:



-

Pueden estarte timando


Hay falsos “ayahuasqueros” que sólo buscan hacer dinero. Son personas foráneas —estadounidenses en su mayoría— que viven la experiencia, adquieren ciertos conocimientos ceremoniales, comienzan a comprender la dinámica del lugar y se hacen pasar por guías espirituales. Los verdaderos sanadores no cobran, su propósito es ayudar a quienes sufren sin recibir nada a cambio. Sin embargo, cada vez son más las personas quienes ofrecen la ceremonia como un servicio al que hay que retribuir económicamente. Es franca y tristemente, un lucrativo negocio.



-

Ya no es muy real


Debido a la mala reputación de los falsos chamanes y de la desvirtualización de estas ceremonias, los viejos maestros han desaparecido casi por completo o, por lo menos, no son tan fáciles de encontrar. Hacerlo con un charlatán o sin ningún tipo de preparación física y mental provoca que se pierda todo el sentido cosmológico y trascendente de la ceremonia.



-

Puede ser una dura experiencia


Además de someterse a días de purificación —purga—, su consumo ocasiona pasar más de 5 horas de vómito, náuseas y diarrea. Aunque hay momentos elevados de sentimientos positivos intensos, hay quienes pasan por momentos de fuerte ansiedad, miedo o estados de paranoia. Las alucinaciones pueden durar más horas de lo que se puede soportar.



-

Puede desencadenar psicosis o esquizofrenia


Para las personas que sufren conflictos emocionales severos el consumo de ayahuasca es un arma de dos filos: por un lado, pueden "solucionar" el problema, pero por otro, se puede consumar en el surgimiento de esquizofrenia o psicosis. Esto no ocurre en todos los casos, pero es una posibilidad notable en los estudios médicos al respecto.



-

Efectos a largo plazo


Según algunas investigaciones, el consumo de ayahuasca podría estar relacionado con modificaciones estructurales del cerebro humano. Estos cambios deterioran la capacidad de memoria y atención pero acrecientan la “capacidad espiritual” de las personas.



-

Mal empleado, sí puede producir la muerte


Los casos de muerte por ayahuasca son, sobre todo, por el aumento en la presión arterial y la frecuencia cardiaca. También si el consumidor está bajo tratamiento médico. Si esto no es supervisado, el consumidor puede perder la vida al instante.



-

No es una droga recreativa


Existen timadores que se enriquecen a costa de esta bebida sagrada. Incluso envían por paquetería "comprimidos" que venden en dólares. También hay quienes se prestan para ir personalmente a fiestas y dar a los invitados una dosis de la sustancia, algo que es a todas luces una tomada de pelo.



Algunos aseguran haber resuelto sus problemas emocionales enfrentándose con el aspecto inconsciente. Afirman que durante las horas que duró la experiencia tuvieron una especie de “revelación” y pudieron liberarse del encadenamiento del ego y ver la vida en su dimensión real.



Sin embargo, su uso está lejos de ser sólo una terapia: es toda una ceremonia ritual que implica la entrega completa de los practicantes y la responsabilidad de quienes deciden hacerlo. Si existe la disposición y la información adecuada, además de una persona realmente confiable para hacerlo, puede ser una experiencia que cambie tu vida, pero si tienes dudas, lo mejor sería esperar.


*

Todas las fotografías: Kyle Thompson


TAGS: Cerebro Drogas Datos curiosos
REFERENCIAS: Variety Universia BBC Research Gate Lifeder

Carolina Romero


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

32 preguntas que puedes hacerle a tu pareja para saber qué tan fiel será El documental que muestra la verdadera historia detrás de Avicii 18 razones por las que una mujer sale con un hombre que tiene novia 8 películas gratis en linea que son mejores que cualquiera en cartelera Vodkaribbean: una forma diferente de tomar vodka La razón por la que siempre te quejas y odias los lunes

  TE RECOMENDAMOS