INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

El día que dos estudiantes de veterinaria y una fichera robaron el Museo de Antropología

September 19, 2018

Beatriz Esquivel

Ésta es la historia de “El robo del siglo”, acontecido la Navidad de 1985 en la Ciudad de México.


Cuando se trata de robos tan grandes, calificados como él robo, resulta fácil creer que se trató de un grupo profesional dedicado a lucrar con objetos de alto valor histórico y económico. No obstante, en este caso, los perpetradores eran dos estudiantes —algunos reportan que eran fósiles, es decir, estudiantes rezagados— de veterinaria, sin un historial de robos a gran escala y al parecer, sin grandes ambiciones una vez obtenido el botín. Esta es la historia.



Los perpetradores fueron Carlos Perches Treviño y Ramón Sardina García, quienes sustrajeron del Museo de Antropología 124 piezas de las salas Maya, México y Oaxaca. De acuerdo con la nota de El País del 28 de diciembre de 1985:


«Según las autoridades del museo, dependiente del Ministerio de Educación, lo robado constituye el más grande despojo que se haya hecho al patrimonio arqueológico mexicano y el más grande robo sufrido por ningún museo de ese país».

-

¿Cómo pasó?


Previo a la madrugada del 25 de diciembre, los jóvenes de 20 años visitaron el museo ubicado a un costado del Paseo de la Reforma en repetidas ocasiones. Su objetivo era localizar las piezas de mayor valor, fotografiarlas y reconocer los patrones de vigilancia del museo, que en aquel entonces no tenía alarmas contra robo y sólo dependía de los rondines de los vigilantes del museo.



Una vez tuvieron trazado su plan, el robo se dio con relativa seguridad. Colándose por los ductos de ventilación del museo, tanto Carlos como Ramón, en aproximadamente 3 horas se hicieron de una buena parte del patrimonio cultural, aprovechando que los vigilantes estaban disfrutando una celebración improvisada de Navidad. Horas que debieron haber sido muy largas para los dos delincuentes, pero que vieron cristalizadas cuando finalmente salieron del museo y pudieron huir a bordo de un Volkswagen al domicilio de Carlos, en Satélite. 

-

La incertidumbre y el inventario


A partir de entonces, las piezas permanecieron ocultas en una maleta de lona en el clóset de Carlos, al tiempo que las autoridades y el propio INAH no tenían una cifra exacta de las piezas robadas, dado que no habían catalogado ni fotografiado todo el acervo, esto llevó que en un inicio se sospechara que se habían robado hasta 140 piezas, cuando en realidad el número rondaba las 120.



-

La historia se complica 


La Asociación de Amigos del Museo Nacional de Antropología ofreció una recompensa de 50 millones de pesos a quien diera datos precisos para dar con el paradero de las piezas y los culpables del crimen. La millonaria recompensa jamás fue entregada, pues la pista para resolver el rompecabezas y encontrar el botín provino del lugar menos imaginado: un narcotraficante, Salvador Gutiérrez, conocido como “El Cabo”.



Al año de perpetrar el crimen, Carlos viajó a Acapulco, ahí conoció a José Serrano, un narcotraficante y a su amante, la famosa vedette Isabel Camila Masiero, mejor conocida como “la Princesa Yamal”, quienes más tarde también serían incriminados como encubridores y colaboradores, pues aparentemente intentaron ayudar al joven estudiante a vender algunas de las piezas más valiosas y también habían recibido algunas a cambio de cocaína. En el caso de la Princesa Yamal —tras cumplir varios años de condena— se probó su inocencia en el robo.



Finalmente, cuatro años después del robo, un 10 de junio de 1989 Carlos Perches fue detenido y 111 piezas fueron recuperadas, mientras que Ramón Sardina se dio a la fuga con siete piezas. Una vez más, así como la velada del 25, Carlos había mantenido las piezas ocultas en el clóset de su nuevo domicilio. Los detenidos del caso fueron el propio Perches, su hermano Luis, la Princesa Yamal, Gari Nathan Clevenger, Juan Castillo Carriles, Hugo Ricardo Pérez Radilla y Cristina Gloria González.


-

El rescate


Después de la detención de Perches y compañía, 111 piezas volvieron a la custodia del Museo Nacional de Antropología el 14 de junio de 1989, bajo la mirada atenta de una nación que había tomado el caso a partir de su difusión mediática en diarios y televisión, así como del entonces presidente Salinas de Gortari, quien ordenó robustecer la investigación en un intento por recuperar el prestigio con el que llegó al poder.



De acuerdo al Semanario Proceso, el entonces director del INAH declaró:

«Faltan algunas laminillas de oro, algunas cosas de joyería muy sencilla, casi todo de oro y cuatro o cinco piezas notables, entre ellas tres de hueso y concha (de acuerdo con el catálogo hay una figurilla miniatura de hueso y una escultura, de la cultura maya) y alguna de jade, pero en términos generales fue maravillosa la recuperación».


Al tiempo que la mayoría de las piezas fueron restauradas de inmediato, dado al manejo inadecuado y la simple falta de manutención.

-

Los motivos: un misterio


Al día de hoy el motivo de este gran robo permanece como un misterio, en especial cuando se pone en consideración que una vez realizado el robo mantuvieron las piezas ocultas en un clóset, cuando pudieron incluso exhibirlas en su propio domicilio.



Es posible que Carlos y Ramón las mantuvieran en secreto puesto que el robo fue una noticia internacional y los gobiernos del mundo, en especial de Europa, fueron puestos en alerta, lo cual impidió que cualquier coleccionista que comprara las piezas en el mercado negro las exhibiera. También cabe la posibilidad que prefirieran ocultarlas en un clóset porque su plan no tuvo tal alcance o bien, jamás dimensionaron que estaban realizando el gran robo del siglo en México y no sólo hurtaron piezas “sin valor”.


[La princesa Yamal.]


-

La adaptación


A inicios del 2018 se estrenó la película “Museo” en el Festival de Cine de Berlín, la adaptación cinematográfica del robo, dirigida por Alonso Ruizpalacios —director de GÜEROS— y protagonizada por Gael García Bernal, Leonardo Artizgris, Alfredo Castro y Simon Russell Beale. Aunque no fue grabada en el Museo de Antropología, el filme cuenta con un gran trabajo detallado para replicar sus salas y sus objetos, a tal punto que las reproducciones fueron realizadas por restauradores oficiales del museo y están registradas ante el INAH.



-

La verdad detrás del robo seguirá siendo un enigma, puesto que Ramón nunca fue encontrado y Carlos falleció tiempo después sin sus intenciones y el móvil que motivó a dos jóvenes a robar el Museo Nacional de Antropología.


*

También te puede interesar:


La colección secreta de falos prehispánicos del antiguo Museo de Antropología

¿Qué es el Expolio Arqueológico y Artístico?


TAGS: Cine mexicano historia de méxico
REFERENCIAS: El Universal, "El museo que robaron dos estudiantes de veterinaria". El País, "El robo de 140 joyas arqueológicas supone el mayor despojo del patrimonio artístico de México". Proceso, "Falta saber el motivo del robo en Antropología y por qué los ladrones guardaron todo, dice Josue Saenz". Cine para llevar, "Cinépolis distribuirá Museo, con Gael García Bernal". El País, "El rey maya que se escondió en un clóset".

Beatriz Esquivel


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Cuántos pasos necesitas hacer en un día para perder peso, según la ciencia Insultos entre famosos que puedes usar todos los días 19 cosas que le suceden a tu cuerpo cuando tienes sexo Cuál es el precio de las drogas más comunes en México Por qué los sonidos binaurales se podrían convertir en el mejor aliado de tu cerebro Los 10 grupos de K-pop que debes conocer para amar este género musical

  TE RECOMENDAMOS