INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Razones por las que la saturación de información hará que tomes una mala decisión electoral en 2018

4 de diciembre de 2017

Hervey Arteaga

El impacto que genera la saturación de información durante el momento de la toma de una decisión electoral influirá en nuestra vida...


Vivimos tiempos de incertidumbre; la saturación de información a la que estamos expuestos nos hace tener más herramientas y oportunidades; sin embargo, el exceso de la misma a través de los diversos canales de comunicación, provocan que la toma de decisiones sea prolongada o nula.


En 2017, la empresa Hipercubo realizó una investigación de neuromarketing con la técnica electroencefalografía (EEG), la cual permitió conocer el impacto que genera la influencia de la saturación de información durante el momento de la toma de una decisión electoral.


El estudio realizado partió de dos hipótesis:


—La influencia que genera la saturación de información en el ciudadano, motiva a que tome más decisiones basadas en experiencias emocionales en vez de racionales.

—A mayor saturación de información a la que está expuesto un ciudadano, menor será su participación en la toma de decisiones electorales.



La muestra seleccionada fue de 120 ciudadanos mexicanos, que representaron los diversos contextos económicos, políticos y sociales de la ciudadanía, todo esto con la finalidad de recabar valoraciones plurales.


A los ciudadanos seleccionados, se les saturó por medio de diferentes canales de comunicación sobre el acontecer político, económico y social que viven día a día —spots, Internet, campañas en medios, redes sociales, comentarios, medios impresos, rumores, prensa internacional, entre otros—; con el fin de ejemplificar el impacto al que están expuestos, y así, a través del un dispositivo EEG, que es un sistema de detección neuroeléctrica que capta y amplifica ondas cerebrales generadas por diferentes acciones mentales, poder analizar seis métricas cognitivas: estrés, compromiso, interés, excitación, enfoque y relajación; y las variables: voto y tiempo.


Estos fueron los resultados de la investigación:


—Estrés: midió que tan incomodo se sentía el participante al tomar un decisión. En una escala de cero a 100, en el que 100 es el número más alto de estrés, el promedio de los 120 participantes fue de 60.16 %.


—Compromiso: midió que tan inmersos se encontraban los participantes, cuando tomaban la decisión; 75.58 % fue el nivel promedio.


—Interés: visualizó si le gustó o no tomar la decisión; de esto se obtuvo que a un 58.25 % sí le gustó.



—Excitación: calculó el nivel de excitación emocional que tenía el participante a la hora de tomar la decisión; el promedio de los 120 fue de 42.35 %.


—Enfoque: la capacidad de concentración de los involucrados mientras tomaban la decisión; 56.25 % fue el promedio.


—Relajación: midió la capacidad del participante de alcanzar un estado mental tranquilo cuando elegía; el promedio fue de 33.41 %.


—Voto: de los 120 participantes sólo el 58.3 % tomaron la decisión de votar y el 41.7 % anularon su voto.


—Tiempo: 11 segundos fue el tiempo más corto en tomar una decisión electoral y 56 segundos el tiempo más largo. La toma de decisión promedio se realizó en 28.2 segundos. El tiempo promedio de los participantes que votaron fue de 36.5 segundos y el de los participantes que no votaron fue de 16.6 segundos.


La investigación realizada determinó lo que sucede cuando existe saturación de información en el momento en que un ciudadano toma una decisión electoral. Se identificaron los siguientes escenarios del votante:


—Votar estresado.

—El compromiso con tomar la decisión es alto por los factores económicos, políticos y sociales, y cómo éstos repercuten hacia él o ella.

—No encuentra interés en tomar decisiones electorales debido a sus experiencias emocionales.

—Motivaciones escasas, hacen que sea más proclive a no votar.

—Su cerebro interpreta que no es una decisión prioritaria ni de gran relevancia.

—Tomar una decisión electoral baja los niveles de relajación.

—Entre mayor información tenga el cerebro para procesar, relacionará su decisión con emociones y sensaciones de forma rápida, sin esfuerzos y de manera inconsciente.



Esta investigación fue una aportación a las pocas existentes sobre la toma de decisiones electorales y un preámbulo para predecir la intención del voto a través de conocer cómo nuestro cerebro toma decisiones importantes.



**


Si quieres conocer más cómo es que tomamos malas decisiones en la vida, aquí te compartimos la razón por la que esto afecta tu vida, según la ciencia.



TAGS: Cerebro Eleccion presidencial Mexico elecciones de 2018
REFERENCIAS:

Hervey Arteaga


Columnista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Trucos de maquillaje si tienes párpados caídos Fotografías de John Moore de la migración en la frontera entre Estados Unidos y México 8 pasos para identificar si eres egoísta durante el sexo Fotografías de Omar Martínez Noyola de cómo viven los haitianos en Tijuana Las 10 ciudades con más infieles en México Gisella Perl usó el aborto para salvar a las mujeres de los nazis

  TE RECOMENDAMOS