INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

HALO: la instalación que te permitirá experimentar el universo subatómico

June 21, 2018

Natalia Lomelí

El dúo de artistas "Semiconductor" y Audemars Piaguet presentan la instalación HALO en Art Basel 2018, una fusión entre el arte contemporáneo, la precisión de la Alta Relojería y la ciencia del universo subatómico.


En 2013 llegó a la gran pantalla el filme documental Particle Fever, el cual intenta comprender a la élite científica, principalmente para esclarecer y explicar los rumores sobre "La Partícula de Dios" y la existencia de un Gran Colisionador de Hadrones en Suiza, un acelerador de partículas que podría recrear las condiciones que existían momentos después del Big Bang, para entender por fin qué somos en el multiverso y de dónde venimos.



Como si fuese un relato de ciencia ficción, un acelerador de partículas es la máquina más grande que la humanidad haya construido. Es un túnel que utiliza campos electromagnéticos para provocar el choque de partículas a gran velocidad y así, generen nuevas a partir de las colisiones.


Estas investigaciones han originado descubrimientos maravillosos aplicados en la medicina para terapias de tratamiento del cáncer, desarrollo de radio fármacos y tratamientos láser para destruir tejidos dañados sin alterar los sanos. En otros campos como la protección medioambiental, se espera que en un futuro se puedan dividir los residuos nucleares, separándolos y transformando los desechos en una materia inofensiva, así como la obtención de energía "limpia" mediante reactores de fusión nuclear.



El ATLAS es uno de los siete detectores de partículas que existen, construido en el LHC Gran Colisionador de Hadrones, el acelerador de partículas del CERN Organización Europea para la Investigación Nuclear en Suiza. Este aparato detecta los productos de las colisiones protón-protón cuando en el centro de ATLAS dos haces de partículas (cada uno con 100 mil millones de protones) colisionan entre sí, tras haber sido acelerados en direcciones opuestas, en el LHC.


Estos intentos de la ciencia por comprender el universo subatómico responden al hecho de que todo el tiempo ocurren a nuestro alrededor fenómenos naturales más allá de los límites de nuestra percepción. Pero aunque la ciencia tiene mucho por revelarnos al respecto, en el proceso suele olvidarse del alma humana que la compone y que comparte con el arte al generar más preguntas filosóficas que respuestas.


Así, el experimento ATLAS ha sido inspiración de uno de los proyectos más ambiciosos de Art Basel 2018, el cual traduce a través del arte las partículas en algo visible y audible, para experimentar de manera consciente los choques energéticos que suceden a cada instante.



Halo es una instalación inmersiva curada por Mónica Bello y realizada por el dúo creativo Semiconductor conformado por Ruth Jarman y Joe Gerhardt. Es una obra a gran escala, de sitio específico, en torno a la naturaleza subatómica y los complejos fenómenos que se desarrollan en el Gran Colisionador de Hadrones LHC del CERN. En el interior de la instalación los visitantes pueden observar proyecciones caleidoscópicas de datos, generadas por una serie de colisiones de partículas subatómicas ralentizadas, que ocurren a la velocidad de la luz. Además, los datos también activan martillos que golpean los cables circundantes a la instalación, emitiendo una vibración para que los visitantes experimenten la naturaleza subatómica tanto acústica como visualmente.


"Nos interesa lo desconocido y descubrir quiénes somos como humanos a través de lo que no sabemos. Y lo hacemos a través de la ciencia. Esperamos que los visitantes de HALO se sientan honrados por el entorno inmersivo, que trascienda los objetivos científicos de los datos ". Semiconductor







Semiconductor ha trabajado con el laboratorio de ciencias espaciales de la NASA y sus obras se encuentran en colecciones permanentes alrededor del mundo, incluyendo el Hirshhorn Museum en Washington D.C. y el Centro Pompidou en París. Su mayor interés es convertir en experiencia la recuperación de los datos científicos que inciden en la realidad cotidiana sin que seamos capaces de percibirlo. Por más de veinte años, esta pareja de artistas británicos ha profundizado en lo desconocido, indagando en lo invisible para plasmarlo de manera tangible y seductora para los sentidos. Les interesa reflexionar acerca de quiénes somos como especie humana, a partir de cómo experimentamos la realidad para interpretarla y establecer relaciones entre el arte y el mundo natural.


Para ellos, la producción artística no debe aspirar simplemente a "copiar" la realidad sino que debe afectar nuestra forma de relacionarnos con lo que nos rodea al ser un traductor de manifestaciones. Por ello, su obra consiste en imágenes en movimiento que exploran la constitución material del medio para cuestionar cómo los humanos lo experimentamos y explicamos predominantemente con discursos generados por la ciencia y la tecnología.



No es la primera vez que Audemars Piguet incursiona en el arte contemporáneo, pues cada año, la firma colabora con un comisario o curador seleccionado y un artista emergente para realizar una obra que se estrene durante uno de los tres espectáculos internacionales de Art Basel, en un diálogo entre el arte contemporáneo, la ciencia y la tecnología. Además se invita a los creadores a la casa Audemars Piguet en Le Brassus (Suiza) durante el desarrollo de la obra de arte para pasar tiempo con los relojeros de la Manufactura y comenzar a conceptualizar la obra de arte.



Al proyecto de comisiones para las distintas sedes de Art Basel 2018, se suma el pabellón creado por el arquitecto chileno Sebastian Errázuriz y el artista italiano Davide Quayola, en un diseño influenciado por los materiales del Vallée de Joux en Suiza, destacando la riqueza de los bosques, el agua, el hielo y las rocas a partir de los cuales se puede extraer especialmente el hierro, esencial para la fabricación de los relojes. Entre cientos de rocas suspendidas, impresas en 3D, el montaje propuesto por Errázuriz alude al paisaje donde Audemars Piguet se ha establecido y a la sincronía cronométrica presente en el mecanismo de sus relojes.



Quayola por su parte, realizó imágenes digitales para recrear el ambiente donde se manufacturan las piezas de la marca, en el paisaje suizo que protagoniza la nueva serie fotográfica del artista quien explora las posibilidades de unir la estética característica de la firma de Alta Relojería con la poética visual de su propia producción artística, al compartir al visitante el entorno del valle donde todo se origina.



Y como el proyecto más ambicioso, Halo destaca las similitudes entre los talleres de relojería y los laboratorios del CERN Organización Europea para la Investigación Nuclear, en donde los artistas de Semiconductor participaron en una residencia artística en noviembre de 2015. El resultado final transmite de manera tangible la investigación, enfatizando el poder de las ideas innovadoras, la creatividad y la meticulosa labor que deriva en obras de arte extraordinarias. Esta instalación compartirá nuevas visiones de nuestro mundo desde las partículas invisibles que nos rodean y que no somos capaces de observar, en un ejercicio de cómo materializar en el lenguaje artístico una sensibilidad a partir de un dato científico para dar vida a la precisión y complejidad de la física nuclear que comparte muchas cosas con un taller de relojería:


"Ambos están operando al límite de lo que es física y humanamente posible; los relojes, a una escala minúscula, donde se necesita ayuda para ver las piezas requeridas, y en el CERN, en el otro extremo del espectro, donde las limitaciones se convierten en cómo maniobrar, instalar y ejecutar experimentos a gran escala ".





Audemars Piguet invita a los amantes del arte a dejarse cautivar, hallarse rodeados por millones de datos que traducen partículas recolectadas por un acelerador tan intrigante como imponente. Observar los patrones rítmicos que originan la vida y permitirnos admirar la belleza de lo que nos sobrepasa, del universo, en la sublime experiencia de la ciencia que sólo la tecnología y el arte unidos pueden expresar.


Esta Cuarta Comisión Artística de Audemars Piguet se presenta en Art Basel 2018 del 13 al 17 de junio vinculando el arte y la ciencia en instalaciones vanguardistas con científicos y artistas trabajando en conjunto con la marca de Alta Relojería, inspirándose y cuestionando las perspectivas desde las cuales nos apropiamos de la realidad para sincronizarnos con el mundo.



-

La relación entre arte y ciencia es mucho más cercana de lo que solemos imaginar, como lo demuestran los siguientes 6 ejemplos de cómo el arte puede explicar la ciencia y las obras del Bioarte, el impulso cultural de la ciencia.


TAGS: Ciencia Instalación arte contemporáneo
REFERENCIAS: CLOT Espaciociencia.com Revista AD

Natalia Lomelí


Coordinadora Cultural

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Por qué los sonidos binaurales se podrían convertir en el mejor aliado de tu cerebro Los 10 grupos de K-pop que debes conocer para amar este género musical Pretty In Pink: Step Into The Most Instagrammable Coffee Shop In Seoul Bandas favoritas de Gustavo Cerati que cambiaron su vida This Is The Scientific Reason Why Women Moan During Sex Franco Escamilla, y otros stand-ups en Netflix

  TE RECOMENDAMOS