Switch to English
Arte
Cine
Comida
Entretenimiento
Estilo de vida
Historia
Letras
Moda
Fotografía
Música
Viajes
Catar

ARTE

Cómo utilizar tus obras de arte para viajar gratis por el mundo

Por: Rodrigo Ayala Cárdenas 7 de septiembre de 2017

Un buen día tomaste un lápiz, guiado por una fuerza que jamás habías experimentado, y comenzaste a dibujar sobre una hoja de papel. El resultado fue una sensación de placer en tu salón de clases y entre tus familiares cuando decidiste mostrarlo. Tu madre casi lo quería enmarcar y exhibirlo en la sala.

Un buen día decidiste tomar una guitarra y comenzar a imitar las canciones que escuchabas en la radio o en tu reproductor personal. Te diste cuenta de que se te daba bien aquello de interpretar piezas sin tomar clases y meses después, ya eras el líder de una banda de rock.

Un buen día tomaste la cámara fotográfica de tus padres y comenzaste a capturar lo que para ti era esencial: un charco de agua con renacuajos, una puesta de Sol, el rostro de tu abuela, tu colección de libros infantiles, todo aquello que te hacía sentir algo especial. Te diste cuenta de que la fotografía era tu lenguaje y tu mejor manera de expresar el mundo y sus misterios.

Un buen día te dieron ganas de escribir una historia basada en los sueños recurrentes que tenías. Al leerla, tu profesora le literatura te dijo que tenías un talento nato para la ficción. Sentiste que habías encontrado una vocación.

Así, con el paso de los años, los ensayos, el trabajo arduo y continuo, además de una pasión que no ha dejado de estar despierta, te han convertido en artista. La mayoría de las personas aman lo que haces, te alaban, te dicen que tienes un estilo muy propio y a ti te agrada escuchar eso; te eleva el ego y te da ánimos de seguir. Tus obras han formado parte de revistas, compilaciones, galerías y exhibiciones colectivas. Sin embargo, quieres que tu arte tenga repercusión no sólo entre tu grupo de allegados, también anhelas que en otras partes del mundo alguien sepa que tú eres una mente con deseos de traspasar fronteras. La solución para todos estos predicamentos se llama Artrvl.

Se trata de una aplicación destinada a artistas de todas las edades y todos los rincones del planeta que quieran viajar y hacer arte a cambio de un espacio para trabajar, alojamiento y comida por tiempo indefinido. Las personas que usan esta app son una especie de mecenas que ponen a disposición de los interesados sitios de su propiedad para que sean restaurados por expertos. Esta idea partió de la artista nacida en Hong Kong, Luanna Lee, cuando de viaje por África se quedó varada aguardando a que los tramites de sus pasaporte estuvieran listos para poder dirigirse a sus siguiente destino. Durante un trayecto en taxi conoció a la dueña de un hotel a la que le dijo de broma: «¿Me alojarías durante un mes mientras pinto el muro de tu hotel?».

Al recibir un sí como respuesta, Luanna Lee comenzó a trabajar de manera itinerante a cambio de comida y alojamiento mientras su obra encontraba nuevos retos y posibilidades. Entonces inauguró una nueva forma de vender y circular arte. El placer de hacerlo a cambio de conocer el mundo y satisfacer tus necesidades básicas. Artrvl nació para que todos los artistas emergentes encuentren una manera más inmediata de difundir su talento a cambio de experiencias no monetarias, pero que son igual o más útiles que una buena paga.

Las posibilidades son infinitas: los diseñadores gráficos o arquitectos pueden viajar a otro país para cambiar la apariencia de una casa o un edificio; los pintores pueden participar pintando un mural; los tatuadores pueden decorar la piel de los dueños de un despacho de diseño gráfico; los guitarristas o pianistas pueden participar como músicos de sesión... Todo está al alcance si se sabe buscar.

La aplicación ya tiene poco más de mil usuarios entre los que se encuentran artistas del graffiti, músicos, tatuadores, cineastas, pintores, artistas urbanos, etcétera. El lema de Artrvl, «Inspire and be inspired by the world of art and hospitality», nos deja clara su romántica intención: unir al mundo a través del intercambio humano y artístico. Ideal que suena excelente en el papel, pero que en la realidad nos conduce a pensar : ¿qué pasa con los artistas que desean obtener un salario con lo que hacen? ¿Acaso esta aplicación no provoca que el arte se malbarate y que los cientos de chicos que buscan abrirse camino en este mundo no obtengan lo que merecen? Como artista, ¿cuál es tu máxima aspiración, vivir de tu arte o vivir experiencias gracias a tu obra?

La creadora de esta herramienta es consciente de la incógnita que suscita para un artista “regalar” su obra a cambio de una remuneración tan limitada: «Fomentamos la apreciación mutua, no la compra/venta. Cuanto mejor valorados estén los anfitriones, más cosas ofrecerán a los artistas. Y cuanto mejor lo estén éstos, mejores obras de arte crearán. Además, alojar a artistas no es barato».

Cada artista tiene sus motivos y sus maneras muy personales de definir lo que buscan en el arte. Para algunos será vital la remuneración económica, mientras que otros serán movidos por los intereses meramente personales y espirituales. Es innegable que como boleto de entrada (y viaje) al mundo del arte, Artrvl es una gran oportunidad en el caso de que apenas comiences o no hayas tenido las debidas oportunidades. David Jumpa, un fotógrafo peruano que se ha beneficiado de esta herramienta digital, dice: «Puede ayudar a muchos artistas que están empezando y tienen talento, pero quizá no muchos recursos para enseñar sus trabajos en otros lugares. Puedes viajar y ahorrar muchísimo, a la vez que ganar experiencia y hacer networking».

Tu papel como artista es el de incentivar un cambio en las personas y la sociedad, dejando una huella de reflexión o emoción que haga que el mundo cambie en múltiples direcciones. En este sentido, la oportunidad de viajar, intercambiar experiencias culturales y adentrarte en universos que de otra manera se te negarían, hace que la experiencia de Artrvl sea una oportunidad atractiva para una mente como la tuya. Sin embargo, nunca pongas en riesgo ni en duda el hecho de que tu obra también merece verse beneficiada con ese motor (a veces) incómodo que mueve el mundo: el dinero.

Conoce todas las posibilidades de Artrvl en este enlace.

 

-

 

En tu papel como artista mereces que tu obra no sólo sea admirada sino que también reciba un estímulo económico. Por ello, ¿sabes cuánto cuesta tu obra de arte? Si tu respuesta es sí, entonces estás preparado para exponerla y saber cuánto reclamar por ella. Esto y la posibilidad de que puedas seguir tu carrera viajando por el mundo, te ayudará a no morir en el intento.


Recomendados: Enlaces promovidos por MGID: