INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Ilustraciones de Iurhi Peña para las mujeres que están cansadas de tener que ser bellas

10 de abril de 2018

Natalia Lomelí

Iurhi Peña cuenta por qué las mujeres están cansadas de tener que ser bellas y cómo inspiró su nueva exposición, "Primitiva", que las retrata salvajes y libres



El mundo necesita más mujeres que confronten la realidad, que sean sensibles, dinámicas, fuertes y "rasposas"; tal como Iurhi Peña describe a las protagonistas de sus ilustraciones. Esta artista alza la voz a través del dibujo, porque aunque en ocasiones no tiene la fuerza necesaria o el coraje de las mujeres que expone, al hacerlo le gusta reflejar aquello que le gustaría resolver con el carácter de sus personajes para manifestar todo aquello que en la vida real a veces no logra expresar.



Las protagonistas de su gráfica están inconformes con lo que las rodea y tienden a ser políticamente incorrectas al decir lo que otros prefieren callar. Iurhi comparte con ellas el deseo de cambiar la desigualdad de género y cualquier situación que genera violencia y diferencias, como el capitalismo. La ilustración se convierte así en una salida emocional cuando se siente triste, enojada o decepcionada frente a la situación del país. Más que anecdotario, su obra refleja su sentir y estado de ánimo en un momento específico.



La música es aliada en su proceso creativo, el cual acompaña con pop de los 90, reggaeton y punk. Su gusto por el baile la inspira a hallar el dinamismo necesario para que sus dibujos se muevan y reflejen la energía que busca. Inicia plasmando la imagen en su mente y recurre muy poco al boceto. Después invierte horas de investigación para decidir el tema que quiere abordar y desde dónde va a hacerlo, hasta que se decide a hacer el primer trazo que posteriormente llena de color.

La ilustración le resulta más emocionante que otras artes, porque sabe que la gente reacciona de manera específica e inmediata a su narrativa gráfica. Si ves una imagen en Internet la reacción tiende a ser más potente que con un texto, no porque sea un mejor lenguaje, sino porque es un encuentro inmediato, sobre todo en la era del Internet y las redes sociales.



Al scrollear todos los días nuestras páginas de inicio en redes sociales, sin darnos cuenta estamos recibiendo un montón de estímulos y es una manera tramposa e imposible de evitar de que un mensaje llegue a más miradas. Incluso, Iurhi ha descubierto que algunas veces las personas comparten sus ilustraciones sin llegar a notar la carga política implícita en sus formas, mientras que otras veces no lo comparten o no lo entienden, incluso les molesta el discurso, pero el dibujo les llama la atención y los atrae.

Por ello ha utilizado la ilustración como medio para compartir poderosos mensajes feministas, como denuncia de su experiencia personal en el mundo del arte, al darse cuenta de que en las exposiciones de cualquier disciplina siempre se incluyen más trabajos de hombres, junto con el de la novia de alguno de ellos.



Por otro lado, al retratar la figura femenina en su obra, Iurhi reconoce lo necesaria que resulta la vivencia libre del cuerpo para un artista: entenderlo, observarlo, conocerlo y sentirlo para poder transmitir su riqueza y potencia.

En su estética, el género equivale a una desigualdad o imposición que afecta a todas las personas de diferentes maneras, pero a las mujeres particularmente de una forma violenta y radical. La belleza en su universo pictórico es entendida como ese aparato de control del cuerpo femenino, concepto al que a veces le damos demasiada importancia y que ha sido una manera de colonizar y sujetar al cuerpo. Porque no hay nada más violento que el hecho de pensar siempre en términos de encasillarnos como "bellas", porque eso significa que sólo estamos viviendo para que alguien nos observe, como si de ello dependiese la concepción que tenemos sobre nosotras mismas.




Al acostumbrarnos a esa presión innecesaria por sentirnos y vernos guapas, no nos damos cuenta de que la belleza es únicamente para que alguien más la aprecie —es decir para el consumo de un "otro"— y cuando cambiemos esa concepción, y dejemos de darle tanta importancia a cómo nos miran, ya no pensaremos en el cuerpo femenino como "algo" para que los demás disfruten y entenderemos entonces que la "belleza" es simplemente una característica —entre tantas otras— que no nos define, pues somos más que una banal y superficial apariencia.



A partir de esta reflexión surgió en ella el interés por recuperar lo salvaje del cuerpo, lo primitivo, entendido como una reivindicación, porque muchas personas utilizan como sinónimos de lo "grosero", "violento" o "naco" al término "neandertal" o "indio", cuando en realidad en la antropología hay situaciones en las que las mujeres "primitivas" de las civilizaciones y culturas antiguas tenían un poder político y una presencia para actuar en su comunidad, eran dueñas de sí. Así que lo primitivo para Iurhi tiene una carga positiva, de la cual pueden recuperarse muchas ideas acerca de la libertad para reconciliar a la mujer contemporánea con su propia capacidad corporal e intelectual.



De la mano de esta idea surge su más reciente proyecto, un mural en la exposición PRIMITIVA, organizada por la plataforma Periferia, en la cual exploró la idea de la mujer y su relación con la naturaleza, pero no como la conexión con la maternidad como si eso fuera lo único que nos conecta con el mundo, por ser la función "natural" de la mujer, un "deber ser" que hemos llegado a normalizar. En contraposición, la mujer "natural" para esta ilustradora es aquella capaz de desconectarse de los discursos y juicios civilizatorios impuestos y ajenos a lo genuinamente orgánico e instintivo.




Para esta exposición se inspiró en las letras de Clarissa Pinkola y Silvia Federici, a fin de presentar a la mujer salvaje que enfrenta cara a cara los obstáculos del mundo que la rodea. Una mujer que recupera la intuición como parte vital del instinto y se reapropia de su cuerpo. Una guerrera, pues además le interesa pensar nuestra relación en el imaginario colectivo con las flores desde el punto de vista de la herbolaria y la energía femenina en relación con su labor médica-mágica como las brujas y curanderas.

Así las mujeres que nos presenta Iurhi Peña son una inspiración para desafiar y cambiar todo aquello que nos mantiene presas en la inconformidad, y obedecer sólo al instinto salvaje y animal de protección en una situación de violencia. Ese sentido de supervivencia que muchas veces ignoramos en la cotidianidad porque la sociedad nos obliga a hacerlo cuando nos hace creer que no es violencia la presión de visualizarnos sólo como madres y esposas —como si eso fuera nuestra única opción—. Sus ilustraciones nos invitan a defendernos, alzar la voz y utilizar medios como la ilustración para vivir bajo nuestras propias leyes y expectativas, obedeciendo sólo a nuestros instintos más genuinos sin responder a la sociedad que nos exige ser "bellas", como si ello significara ser felices.




Conoce más de su obra en su cuenta de Instagram y no te pierdas la exposición de su obra e intervención de muros PRIMITIVA, con la participación de Daniela Santaella "Skullflower", organizada por la plataforma de gestión cultural Periferia, del 31 de marzo al 11 de junio de 2018 en Jardines de México.




-

Iurhi Peña se inspira en todas las mujeres sin miedo a decir lo que piensan aunque todos estén en su contra , pero hay otras artistas que también construyen mensajes feministas a través de los trazos, como las piezas de Frances Cannon, que nos muestran que la verdadera belleza la encontramos al mandar al diablo lo que otros imponen.


TAGS: Ilustraciones Nuevos artistas Artistas mexicanos
REFERENCIAS:

Natalia Lomelí


Coordinadora Cultural

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

¿Anna Wintour deja Vogue? 32 fotografías de Arnold Veber que muestran la decadencia de un club nocturno en Rusia When You Stop Trying To Define Your Cultural Identity: 4 Things I've Learned Along The Way Películas en Netflix para hombres enamorados Errores que cometes al maquillarte con colores naturales y nude Los cuernos de Satán, el 666 y el origen de otros signos malignos que creó la Iglesia

  TE RECOMENDAMOS