INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

El perturbador álbum familiar que no te dejará dormir esta noche

26 de julio de 2018

Diego Cera

A través de las fotografías que componen la serie "Dolls and Masks", Ralph Eugene Meatyard logró capturar una de las facetas más perturbadoras del ser humano.


Nadie, sin importar su sexo o edad, muestra su verdadera faceta al mundo que le rodea. Una de las características más naturales en el ser humano es su capacidad de mentirse incluso a sí mismo para protegerse de cualquier peligro que gire en torno a él; lo cual resulta en una defensa realmente efectiva, pues no hay nada que pueda hacerle más daño a un individuo que el hecho de mostrarse vulnerable ante los demás.








Gracias a esto podemos decir que nuestra sociedad está repleta de seres enmascarados y temerosos de un mundo que podría destruirlos desde sus rincones más profundos. La pregunta necesaria aquí es ¿cuáles son y dónde se encuentran esos puntos tan vulnerables del ser humano? Es entonces cuando el trabajo del fotógrafo Ralph Eugene Meatyard entra a escena; pues a través de sus imágenes, todos estos espacios sensibles en el ser humano son puestos en evidencia para dejarnos ver que hace mucho dejamos de ser la especie más fuerte sobre este planeta.








Eugene Meatyard pasó buena parte de su vida trabajando con cristales para gafas. Era lógico entonces que, bajo la visión de un óptico por vocación, su trabajo se centrara en la manera en que la sociedad se percibe a sí misma. De esta manera, cada imagen que conforma la serie Dolls and Masks es una manera de interpretar un mundo que va más allá de los roles sociales, dejando a los espectadores con una imagen cruda pero sincera del mundo que le rodea.








Para darle un poco más de intimidad a las fotografías, Ralph utilizó como modelos a familiares y amigos a quienes creía conocer a la perfección. Los mismos a los que, valiéndose de máscaras y manos de goma, cambió por completo para demostrar que incluso cuando las personas son cercanas a alguien, éste nunca termina de conocerlas por completo y de que es probablemente ahí donde reside el sentido de la existencia humana. El nunca dejar de sorprendernos por todo lo que nos rodea y las múltiples posibilidades que tiene una persona de transformarse a sí misma.








Si se asume esta visión un poco más elaborada acerca del trabajo de Ralph Eugene Meatyard, cada quien se dará cuenta de que, más allá de ser un álbum de imágenes privadas, ésta bien podría ser una colección de fotografías de toda la humanidad. Al carecer de un rostro verdadero, los cuerpos de los personajes retratados podrían ser los de cualquiera y tendrían la posibilidad de adoptar actitudes e interpretaciones diferentes en función de cada persona que los observe.








Inspirado en referentes populares de la paz y la libre interpretación como el jazz o el budismo, Ralph Eugene Meatyard ideó esta manera de observar al mundo a través de un enfoque capaz de abarcar a una buena parte de la sociedad, partiendo del supuesto de que todos en cualquier momento de su vida se han refugiado detrás de una personalidad que no es precisamente la suya.


TAGS: fotografía en blanco y negro serie fotográfica Fotografía Kitsch
REFERENCIAS: Design You Trust

Diego Cera


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Is Blue The Warmest Color?: How "The Unsent Project" Shows The Pigments Of Closure El niño que luchó contra el VIH e inspiró una canción de Michael Jackson Here's Why Claudia Romo Edelman Believes You Can Change The World 4 consejos para convertirte en viajero si tienes un trabajo muy demandante Pinturas de Philip Barlow que demuestran cómo ve el mundo la gente con miopía Ideas para tus selfies cuando no sabes cómo posar

  TE RECOMENDAMOS