Switch to English
Arte
Cine
Comida
Entretenimiento
Estilo de vida
Historia
Letras
Moda
Fotografía
Música
Viajes
Catar

ARTE

Los arrepentimientos de Velázquez: secretos que los años revelan de sus obras

Por: Gabriela Castillo28 de abril de 2022

Las razones por las que vemos caballos con patas extra o piernas “fantasma” en las pinturas de Diego Velázquez.

Las obras de Diego Velázquez son motivo casi infinito de análisis e interpretación, y los años le han dado a sus pinturas nuevos detalles y aspectos. Los arrepentimientos, o aquellas ocasiones en los que el pintor cambia de opinión a la hora de realizar su obra, aparecen constantemente en trabajos como el Retrato de Felipe IV o incluso en Las Meninas, con elementos que salen a la superficie en forma de piernas fantasmales o caballos con patas extra.

Sabemos que Diego Velázquez era un perfeccionista. Entonces, ¿cómo es posible que sus obras muestren estos “errores” a todas luces? La respuesta está en el tiempo que ha pasado desde su realización. Los “arrepentimientos”, un término que viene del italiano “pentimento”, pueden surgir a través de los años y asomar desde las primeras capas de pintura colocadas por el artista, o también pueden observarse con tecnologías actuales como los rayos X. Estos no son poco comunes: así como los escritores corrigen sus textos o los músicos reescriben sus partituras, los pintores también cambian de opinión y cubren elementos de sus pinturas para lograr algo diferente.

“Con el paso del tiempo las capas de abajo van aflorando”, explica en el Museo del Prado la restauradora María Álvarez Garcillán. “En Velázquez se ven con mucha frecuencia, muy claramente, porque él tenía una manera de pintar muy rápida, muy espontánea, buscando el momento más natural. Muchas veces vemos sus figuras y parece que están hechas como una instantánea”.

Uno de los arrepentimientos más famosos en la obra de Velázquez está en su obra más analizada, Las Meninas. En la parte inferior derecha se encuentra Nicolasito Pertusato, un enano italiano que trabajaba para la corte española:

Si observamos con atención, se nota una especie de sombra paralela a la pierna de Nicolasito. Eso implica que, originalmente, Velázquez colocó la extremidad en una posición que no le convencía: terminó por corregirla y moverla ligeramente a la derecha, posiblemente para darle más naturalidad a la postura.

El siguiente arrepentimiento de Las Meninas no puede ser observado a simple vista. Sin embargo, gracias a los rayos X sabemos que en el lugar que hoy ocupa el autorretrato de Velázquez se encontraba, originalmente, una figura femenina. ¿Quién era ella y por qué el pintor se arrepintió de colocarla? A las miles de interpretaciones que se han hecho de esta obra se suma lo que hoy nos revelan los arrepentimientos, con los que nuevas pistas salen a la luz.

Otro famoso “pentimento” de Velázquez está, como ya mencionábamos, en el Retrato de Felipe IV. El tiempo le ha dado a esta obra y a su protagonista una tercera pierna “fantasma”, que puede observarse en este acercamiento:

Como menciona Álvarez Garcillán, los arrepentimientos son comunes en la obra de Velázquez principalmente por su forma espontánea de pintar: “Esa manera de pintar requería pintar muy rápido y modificar algunas veces sobre la marcha hasta conseguir ese momento instantáneo que quería”. Por supuesto, el artista no se imaginó que, años después, los espectadores seríamos capaces de notar los pentimentos en su obra: sin embargo, estos nos dan más pistas de sus intenciones y del contexto histórico en los que se realizaron.


Recomendados: Enlaces promovidos por Taboola: