INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Los cuadernos secretos de Guillermo del Toro que revelan su oscura creatividad

15 de febrero de 2018

Rodrigo Ayala Cárdenas

En ellos se revela la mente de un alquimista que usa la imaginación como principal elemento para preparar fuertes dosis de fantasía siniestra.


–¿Qué es ese ruido?

–No es nada, hija. Es el viento. Las noches aquí son muy distintas a las de la ciudad. Ahí se oyen los coches, los tranvías. Aquí las casas son viejas. Gruñen, hasta parece que hablan.


—El laberinto del fauno (2006)

Guillermo del Toro



Nadie ama tanto a los monstruos como Guillermo del Toro.


H. P. Lovecraft los utilizó para someter a la humanidad a la fuerza de un grupo de entidades superiores y con ello demostrar su debilidad. Edgar Allan Poe metió a los monstruos en la mente y el alma de sus protagonistas para llevarnos por los oscuros laberintos de la locura y la melancolía. Richard Matheson y Stephen King, los metieron en refrigeradores, perros amistosos, autos, supermercados o vecindarios de clase media para advertirnos que el miedo está presente por doquier, en la "seguridad" de la vida cotidiana.




En cambio, Del Toro los ha usado de forma romántica, rayando lo poético, a tal grado que tiene una casa, Bleak House, llena de memorabilia, figuras, libros y películas de terror que forman una colección que impresionaría y haría morir de envidia a cualquier fanático de lo sobrenatural en la literatura y el cine. El realizador mexicano ha dedicado su vida entera a las criaturas que habitan en su imaginación desde su niñez más temprana, plasmando esa pasión y amor a través de sus cintas, guiones y novelas que han hechizado la mente de miles de espectadores.




Toda idea brillante o no (en el caso del director mexicano, en su mayoría ideas geniales) nace de una visión que se plasma sobre el papel, se bosqueja con una lluvia de ideas que vislumbran la posibilidad de hacerlo y determina las primeras características de un proyecto. Del Toro es un hombre polímata que, a la usanza de Leonardo da Vinci, plasma todo lo que bulle en su cabeza en cuadernos que son el antecedente al producto final que vemos en sus libretos, relatos y películas.




Es en la intimidad de Bleak House, donde gran parte del trabajo del nacido en Jalisco, el 9 de octubre de 1964, se gesta. En este paraíso victoriano del horror –rodeado de figuras de cera, libros antiguos de literatura, biología y anatomía–, Del Toro da rienda suelta a sus hermosas pesadillas: lee, ilustra, escribe y plasma en las páginas de sus cuadernos las semillas para sus siguientes proyectos. Resaltan en sus obras cinematográficas el cuidado visual de cada escena, plano y ángulo. Además es célebre por la creación de criaturas aterradoras, oscuras y al mismo tiempo tiernas.




Todo ello se logra a través de largas sesiones de dibujo, escritura y pensamiento. En estos cuadernos secretos se revela la mente de un alquimista que usa la imaginación como principal elemento para preparar dosis de fantasía siniestra. Si el mundo se terminara en este momento y siglos después una raza encontrara los dibujos y los libros de nuestro personaje, tal vez resultarían tan indescifrables como aquellos famosos libros incomprensibles hasta el presente: Codex Gigas o "La Biblia del Diablo", misterioso libro de la Edad Media que contiene ilustraciones siniestras; sobre todo aquella en la que un demonio hace acto de presencia sin saberse aún cuál es el significado de esta obra.




En estos bosquejos reunidos en el libro Guillermo del Toro Cabinet of Curiosities: My Notebooks, Collections, and Other Obsessions podemos encontrar referencias gráficas y literarias a cintas como Hellboy, El laberinto del fauno o los vampiros de sus novelas Nocturna, Oscura y Eterna que dieron paso a la serie The Strain. Los dibujos son algo más que simples borradores o ideas planificadas: cada una resulta una muestra inmejorable del talento de un hombre cuya mente viaja constantemente a los bellos pero peligrosos terrenos del terror y la fantasía.




Muchos de los dibujos contenidos en esta obra nos cuentan acerca de aquellos proyectos que el director mexicano no pudo llevar a su realización pero que aguardan la hora adecuada para nacer. Una mente tan inquieta como la de este hombre es una máquina que está en constante movimiento.


Hay una anécdota curiosa respecto a los dibujos de Guillermo del Toro: sus hijas Mariana y Marisa los encuentran aterradores, al igual que Bleak House, el laboratorio donde su padre se dedica a crear monstruosidades. Su padre ha llevado a cabo este cuaderno de notas e ilustraciones no sólo para ordenar sus ideas sino como un regalo para sus hijas. Paradojas como ésta nos enseñan que los seres humanos siempre serán los auténticos dueños de sus ideas aunque deseen heredarlas a su sangre misma.




Por ello es que nadie ama más a los monstruos como Guillermo del Toro.


-


Como un creador y amante del terror, Guillermo del Toro da una cátedra sobre cómo los monstruos son un elemento inseparable de los miedos y la imaginación en todos los seres humanos. Por ello es que sus criaturas fantásticas ilustradas han captado la atención de los espectadores con el mismo entusiasmo que con sus mágicas películas. El sujeto ha logrado crear una comunión entre lo terrorífico y lo dulce que pocos han conseguido llevar a cabo.

TAGS: Ilustraciones Grandes artistas Dibujo
REFERENCIAS: Independent Parka Blogs Nation

Rodrigo Ayala Cárdenas


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

¿Qué significa soñar con sexo? Cosas que le pasan a tu cuerpo cuando empiezas a envejecer Pentotal sódico: la historia de la droga que te hace confesar la verdad Cartas de amor perfectas para dedicar si no encuentras inspiración Mielitis flácida aguda, una enfermedad que está afectando a muchos niños Surfing: la forma más efectiva de alargar los orgasmos

  TE RECOMENDAMOS