Switch to English
Arte
Cine
Comida
Entretenimiento
Estilo de vida
Historia
Letras
Moda
Fotografía
Música
Viajes
Catar

ARTE

Pintoras francesas de las que nunca habías oído y se volverán tus favoritas

Por: Carolina Romero 14 de septiembre de 2017

«Mujer de Octavio Paz, amante de Bioy Casares, inspiradora de García Márquez y admirada por Borges» se leía en las fajas de Reencuentro de personaje, de Elena Garro. Los creadores de dicha publicidad, no contaban con lo que esa frase implicaría: una justificada ola de críticas hacia el enunciado asquerosamente machista.

¿Esos fueron sus logros?, ¿su valor radicaba en los hombres que la rodeaban? Para la misoginia de la editorial que se le ocurrió tan estúpida idea, sí. Lo peor, es que ese pequeño cinturón de papel fue el reflejo de una sociedad atascada de misógina como la nuestra.

 

Este mal no es nuevo en lo absoluto ni pertenece sólo al ámbito de la literatura. La historia del arte también se ha encargado de enterrar en el olvido a mujeres pintoras cuyo trabajo nada pide al de los varones que sí son reconocidos. Las siguientes son pintoras francesas extraordinarias que no conoces porque la propia historia oficial del arte se ha encargado de ocultarlas. Pero después de conocerlas, se volverán tus favoritas:

-

Séraphine Louis (1864–1942)

La desgracia la persiguió desde su niñez. Cuando tenía apenas un año, su madre murió. Luego de unos pocos años, su padre también falleció. La joven huérfana tuvo que comenzar a laborar para mantenerse; fue desde pastora hasta criada en casas de personas adineradas.

Esta ardua vida le impidió estudiar. Sin embargo, de manera autodidacta comenzó a crear sus obras con materiales que, de manera intuitiva, recogía. Según sus biógrafos, pasados los años fue ingresada a un hospital psiquiátrico donde murió de hambre.

-

Marie Bracquemond (1840 -1916)

De una vida mucho más afortunada, Marie Bracquemond sí pudo estudiar. A la edad de 29 años, ingresa al taller de Ingres. Con una clara influencia del impresionismo francés se inspiró para realizar sus obras.

Sin embargo, el matrimonio que mantuvo con el grabador y pintor Félix Bracquemond hizo que truncara su carrera y dejara de pintar por “sugerencia” de él. En realidad, se trataban de sentimientos de envidia y celos, pues las obras de la pintora tenían mucho mejores críticas que las de él.

-

Rosa Bonheur (1822-1899)

El arte de la pintura lo aprendió desde pequeña, debido a que su padre —un poderoso comerciante— le inculcó el amor por los pinceles. Durante su juventud, fue muy criticada por no obedecer las normas que se pretendían que una “señorita” siguiera y, sobre todo, por ser lesbiana.

Debido al machismo imperante en las provincias francesas, la pintora tenía que pedir permiso para vestir de pantalones para asistir a las exposiciones de ganado y poder sacar inspiración para sus pinturas.

-

Eva Gonzalès (1849-1883)

La historia del arte fue sumamente injusta con su memoria, pues preponderó su actividad como modelo mucho más que como la artista que fue. Era de ascendencia española, su padre que era redactor y novelista y monegasca, su madre que era músico.

Gracias a ello nunca tuvo problema con incursionar en las artes y estar rodeada de la élite parisina más prestigiada. Su carrera terminó de manera abrupta cuando dio a luz a una pequeña niña; durante el parto sufrió una embolia y murió.

-

Adrienne Marie Louise Grandpierre-Deverzy (1798 -1869)

Bajo la influencia del estilo “trovador” esta pintora reflejaba en sus lienzos momentos importantes de la historia de París. Debido a su estimable posición económica, pudo exponer de manera regular en los Salones de la Ciudad de la luz.

 

Además de sus obras pictóricas, se dedicó a la enseñanza; instruyó a muchas otras mujeres en el arte de la pintura y fue un referente indudable.

-

Céline Marie Tabary (1908 – 1993)

Su infancia marcó su destino; al ser hija de un arquitecto, su niñez se construyó con conocimientos sobre el arte y la geometría. Luego de estudiar en Le Académie Julian en París, trabajó como maestra de arte para niños.

Fue una asidua defensora del arte afroamericano. Su exposiciones rebasaron las fronteras y llegaron hasta Washington y algunas ciudades europeas.

-

Desde las formas hasta el uso del color, desde la perspectiva hasta la temática, todas estas pintoras son francamente impresionantes. En cualquiera que posemos los ojos, nos encontramos con un talento absoluto, acompañado de una sensibilidad hipnotizante. Sobre su vida personal, lo hemos visto, son mujeres que tuvieron que atravesar por dificultades, prejuicios y dogmas. Aún así, crearon arte sumamente valioso.

¿Qué le pide cualquiera estos cuadros a un Degas, Monet, Cézanne o Coubert?, ¿de qué carecen estas pinturas para no estar consideradas en las enciclopedias de arte más populares o en las principales salas de Louvre y Orsay? ¿Por qué incluso en Internet, al buscar "arte francés" los resultados que arrojan son nombres de hombres y sólo de hombres? La respuesta es obvia y repulsiva.

**

Si quieres conocer más sobre arte, descubre los datos que necesitas conocer para encontrar y comprender la proporción áurea y conoce los 10 performances desnudos que demuestran que el cuerpo es el mejor instrumento para el arte.


Recomendados: Enlaces promovidos por MGID: