INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

¿Por qué la imagen de la Virgen de Guadalupe parece una vagina?

2 de febrero de 2018

Alejandro I. López

El parecido de distintas manifestaciones marianas con una vulva y su comparación distan de ser recientes, pero ¿qué tienen en común?



Una figura esbelta envuelta en un manto que le cubre de arriba abajo con sumo cuidado, especialmente en su parte superior, donde esconde su órgano más sensible. Pliegue tras pliegue sus bordes delinean una imagen tan sagrada como milagrosa, que a nadie le resulta ajena.


Se trata de la vulva y su adoración desde la Antigüedad no es para menos: es la parte exterior más visible de la vagina, órgano que contiene el mecanismo de reproducción y resguarda la formación de un nuevo organismo dentro de sí.



El parecido de distintas manifestaciones marianas con una vulva y su comparación distan de ser recientes; sin embargo, durante siglos se trató de un tema tabú, tanto al interior de la Iglesia como en el análisis de la iconografía religiosa, pero ¿por qué las vírgenes se parecen tanto a una vulva?


Para responder a la cuestión anterior es necesario partir del mejor ejemplo: Nuestra Señora de Guadalupe, una manifestación mariana que data del siglo XVI, conocida y adorada en todo México y Latinoamérica.



-

La figura femenina y la creación


Una de las deidades más antiguas de las que se tiene registro es Isis. La diosa egipcia, representada como una mujer (un hecho particular para un panteón que se distinguía por dioses mixtura entre humanos y animales), era la madre de las demás deidades, además de símbolo inequívoco de la fuerza fecundadora de la naturaleza y diosa del nacimiento.


Es probable que el incipiente cristianismo adoptara la figura de Isis como inspiración para las primeras manifestaciones de María, dada su representación romana y la exposición de la deidad en el mundo entonces conocido, forjando la iconografía que conocemos como símbolo de pureza. Estos vínculos entre la capacidad divina para procrear y su simbolismo en el mundo antiguo influyeron de forma determinante en las vírgenes católicas, todas representación de María.



De forma paralela y en el caso particular de esta manifestación, no es ningún secreto que María de Guadalupe es producto de un sincretismo entre la tradición católica de la evangelización y Tonantzin-Cihuacóatl, deidad del panteón azteca, madre de los dioses y creadora de la humanidad. Basta aludir a las crónicas novohispanas para confirmar que siglos antes de convertirse en el principal punto de adoración a Guadalupe y sitio de sus apariciones, el Cerro del Tepeyac era un sitio sagrado en nombre de Tonantzin, diosa de la fertilidad igual que Isis.




-

El culto a la fertilidad



El Sol y la Luna, dos elementos antagónicos reconocidos por el grueso de culturas antiguas aparecen plasmados en la Virgen de Guadalupe, y siguiendo el canon de la iconografía flamenca-alemana, hacen alusión directa a la fertilidad. Esta imagen parte de los principios de representar a una mujer celestial que, al mismo tiempo, simboliza la lucha del bien contra el mal y carga en su vientre al hijo de Dios.


La aureola que rodea a algunas representaciones marianas –y resulta especialmente visible en la Virgen de Guadalupe– es parte de la tradición iconográfica de la mulier amicta sole (mujer rodeada del Sol) que une a la figura femenina con el Sol. La Luna es un elemento más que representa a la fertilidad en un sinfín de culturas de la Antigüedad. El vínculo entre el satélite natural de la Tierra y la creación de vida surgió casi de forma unánime por una sencilla razón, el periodo menstrual y su coincidencia sincrónica con el ciclo lunar.


Carentes de una explicación contundente sobre los cambios en el cuerpo femenino adulto a lo largo de 28 días, las transformaciones de la Luna en la bóveda celeste parecían proveer pistas sobre el sexo, la fecundidad y el origen de la vida. En la Virgen de Guadalupe, una Luna creciente aparece sobre sus pies, completando el cuadro de la mulier amicta sole.



-

El culto a la vulva es una adoración al origen de la vida y al mismo tiempo, al sexo y todas sus consecuencias. Un impulso biológico y evolutivo dotado de trascendencia para una especie que recientemente adquirió conciencia de sí y trató de explicar los fenómenos que escapaban de su raciocinio a través de entidades supremas. El más importante de ellos (en contraposición a la muerte) es uno: la creación de vida, un hecho mágico y ritual, cargado de simbolismo. No sería extraño entonces –y mucho menos atentaría contra su halo de divinidad– que la Virgen de Guadalupe cargara con esta herencia de adoración a la vida que compartieron los primeros humanos y que de pies a cabeza, su imagen simulara una vagina.


TAGS: Historia mundial Historia del arte Artistas mexicanos
REFERENCIAS: von Woebser, Gisela, Antecedentes iconográficos de la imagen de la Virgen de Guadalupe, IIE, UNAM. García Mahíques, Rafael, Perfiles Iconográficos de la mujer del Apocalipsis como símbolo mariano, Universitat de Valencia

Alejandro I. López


Editor de Cultura

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Juan José "El Azul" Esparragoza Moreno, el narco conciliador que se desconoce si aún vive Todo lo que tienes que saber del Corona Capital Cómo tener dinero fácil y rápido, según tres criptomillonarios 25 canciones indie perfectas para escuchar con alguien más 8 Things To Do In Mexico City If You Already Had Tickets To The Chiefs-Rams Match Alfonso Dosal, Benjamín Arellano Félix en la serie ‘Narcos’ de Netflix

  TE RECOMENDAMOS