INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

6 secretos de la sabiduría griega para tener una piel perfecta

14 de diciembre de 2017

Diego Cera

Olvídate de cremas milagrosas o procedimientos quirúrgicos, estos antiguos remedios son la solución a todos tus problemas en la piel.



Hace unas semanas una serie de fotografías le dio la vuelta al mundo debido a que, supuestamente, ponían en evidencia los horrores de las cirugías plásticas. A través de su perfil de Instagram, la joven iraní de 19 años, Sahar Tabar, perturbó a más de un usuario al mostrar un rostro demacrado que, a consideración de muchos, fue sometido a numerosas horas bajo el bisturí. Independientemente de la polémica entre el uso de programas de edición o la veracidad de las imágenes, gracias a éstas no fueron pocas las personas que optaron por abandonar su idea de quirófano para comenzar a buscar alternativas tanto naturales como efectivas. Sin embargo, lo que nunca se imaginaron fue que lo que siempre habían estado buscando no provenía de la tecnología presente, sino de la antigua Grecia.



Si algo podemos decir de los griegos es que les debemos al menos una tercera parte de todo lo que somos. Desde arte hasta filosofía, no podemos negar que se trata de una de las grandes cunas de la civilización occidental. El esplendor de esa civilización sigue encantándonos a pesar del tiempo, si alguien llegase a negar de su influencia, simplemente hay que caminar por las calles de cualquier ciudad para darnos cuenta de que al menos tres de los edificios en una sola cuadra recogen elementos propios de la arquitectura de este pueblo, pero ¿qué es lo que tiene para ofrecernos en cuanto al cuidado de la piel se refiere?



En realidad no se trata de secretos que contengan dentro de sí toda la ciencia del mundo, basta con aludir al conocimiento ancestral de ciertas sustancias para entender que los griegos no fueron nada menos que grandes maestros del conocimiento absoluto del mundo.


-

Aceite de oliva para humectar



No por nada este ingrediente natural fue considerado por Homero como "oro líquido". No es sólo su color dorado lo que le ha dado esa etiqueta, sino porque básicamente se puede usar para todo. Más allá de la cocina, muchas personas en la antigua Grecia lo utilizaron como humectante de piel y cabello, debido a que la aceituna está llena de antioxidantes y aminoácidos, aplicar una ligera capa de este aceite asegura salud y belleza.


-

Sal marina como exfoliante



Cuando te expongas al sol por un tiempo prolongado, no olvides exfoliar tu piel con una mezcla de sal mediterránea —o cualquier otra sal de mar— mezclada con aceite de oliva extravirgen. El proceso debe realizarse con cuidado para que la combinación de ambos ingredientes, al aplicarse sobre los codos y otras partes de cuerpo, puedan liberar sus propiedades desintoxicantes y suavizantes.


-

Mascarilla de aceite de oliva y miel



Cuando se utiliza miel de tomillo esta mezcla es mucho mejor, debido a que contiene vitaminas, aminoácidos y flavonoides, este tipo de miel provee a la piel un efecto antioxidante ideal para combatir todo tipo de imperfección y señal de envejecimiento. En conjunto con el aceite de oliva, esta sustancia liberar propiedades antibacterianas que mantendrán tu rostro libre de cualquier imperfección.

Para que la preparación sea perfecta es necesario que la mezcla se realice con porciones iguales de ambos productos combinados con agua tibia y aplicarla antes del baño dejando actuar 10 minutos.


-

Extracto de granada como antioxidante



No es gratuito que esta fruta sea vista como un símbolo de la belleza y la vida eterna en la literatura homérica. Casi sin saberlo, los griegos le otorgaron ese significado a una fruta rica en vitaminas A, C y E, mismas que en combinación con los taninos, y antocianinas tienen un efecto antioxidante tres veces más poderoso que el del vino tinto o el té verde, lo cual es una gran ventaja a la hora de impedir el envejecimiento prematuro de algunas células.


-

Baños de té para desintoxicar



Mientras los rumores apuntan a que en el antiguo Egipto, Cleopatra usaba baños de leche para mantener su piel sana; los griegos utilizaban flores y hierbas de sus jardines para preparar baños que les permitían relajar su piel y músculos; eso sin mencionar el efecto relajante que estas flores infundían en la mente de quienes las empleaban para limpiar sus cuerpos. Para tener uno de estos baños puedes usar bolsas de té verde y sumergirte en la tina durante 20 minutos, de inmediato sentirás el efecto antioxidante de este método.


-

Mascarillas de yogur



Otro clásico griego es el yogur; aunque generalmente lo disfrutamos con frutas y granola, en esta ocasión lo emplearemos para desintoxicar la piel. Su alto contenido de ácidos alfa hidróxidos es un método natural para liberar la superficie de tu rostro de cualquier señal de piel muerta que se pueda alojar ahí, estas sustancias ayudan a disolver de manera natural los residuos que cada día se acumulan en el cutis y que provocan imperfecciones.


-

Con esto nos damos cuenta de que el cuidado de la piel es un asunto que nos ha preocupado durante siglos. Lo único que nos queda es comenzar a buscar alternativas que, lejos de mejorar nuestro aspecto, terminen por destruirnos; sorprendentemente, el pasado nos ha demostrado ser mucho mejor que los métodos que algún día creímos lo mejor que nos pudo regalar "el futuro".


TAGS: Recomendaciones Recetas Consejos
REFERENCIAS: Byrdie

Diego Cera


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Actores que tuvieron que ir a terapia despues de acabar la filmación de tus películas favoritas Por qué creían que la sangre de la menstruación era venenosa en la Edad Media La razón por la que Friendly Fires escapó unas horas del Corona Capital 2008 Cómo descubrí que mi abuelo fue un nazi How To Choose The Right Partner, According To Psychology Robbie, indie y amor: 38 fotos de cómo se vivió el Corona Capital 2018

  TE RECOMENDAMOS